Sin alas pero con luz

La habitación era húmeda y casi siempre, solitaria.

En un rincón, el muñeco de trapo, colocado, mirando continuamente en la misma dirección. Del techo, colgando la  cruceta de la marioneta. Y el muñeco, inmóvil, la miraba. Ella esperaba a que llegase aquel momento en que entrasen esas manos y la hiciesen volar y vibrar. El muñeco a veces se envolvía en su inmovilismo pero no se dejaba ganar por la tristeza, porque sabía que su amiga, estaba siendo manejada, manipulada… si no fuera por las cuerdas, sería al igual que él, un muñeco de trapo sucio y descolorido…

El tiempo pasaba. La marioneta despertó una mañana con la absurda idea de ser libre. Y miró sus cuerdas, sin caer en la cuenta de que, esas cuerdas, eran la única posibilidad de tenía de adquirir un poco de vida… pero las quiso romper. En un macabro balanceo, empezó a tirar. Primero suavemente. Después con movimientos más bruscos hasta que… finalmente, arrancó las cuerdas y vio en lo alto, la cruceta girando en el infinito.

Quedó en el suelo, sola, rota, descolorida, sin movimiento. Fue entonces… la tormenta rugía fuera… el muñeco de trapo se arrastró y llegó hasta ella. La abrazó… estaban de igual a igual. La marioneta suspiró. Al romper sus cuerdas había encontrado la libertad. Tenía a su lado al muñeco que la abrazaba… y toda esa escena, rodeada de un silencio sepulcral, hizo brillar la luz de sus corazones.

La habitación se iluminó… cuando el muñeco dijo: “aunque te hayan hundido, yo te quiero. Incluso más”.

 

María Ángeles Solis, colaboradora de La Mar de Onuba, es escritora. Ganadora del premio de poesía Federico Mayor Zaragoza en el año 2003; socialdemócrata y socialista. También colabora con otros medios digitales, como Diario Progresista.

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.