Siete artistas onubenses interpretarán la tradición de las salinas de Huelva en ARCOMadrid 2020

De Fanattiq - Trabajo propio, CC BY 3.0

Carmen F. Sigler (Ayamonte), Eva Toro (Aracena), Lirian Ruciero (Huelva), Alfonso Baya (Huelva), Manuela Valle (La Nava), Fran López Reyes (Huelva) y Pablo Caspe (Huelva-Argentina) interpretarán el poder cultural, ecológico y económico de la sal, y el relevante papel que desempeña la mujer en su producción

El valor cultural, ecológico y económico de la sal en la provincia de Huelva y el papel que a lo largo de la historia ha desempeñado la mujer en su producción, protagonizarán el proyecto expositivo que la Diputación de Huelva llevará a la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCOMadrid 2020.

“Yo soy tu biopoder” es el título de la propuesta, que recogerá el trabajo de los artistas onubenses Carmen F. Sigler (Ayamonte), Eva Toro (Aracena), Lirian Ruciero (Huelva), Alfonso Baya (Huelva), Manuela Valle (La Nava), Fran López Reyes (Huelva) y Pablo Caspe (Huelva-Argentina), y se materializará en el stand de la Diputación en una de las Ferias de arte contemporáneo más importantes de Europa. El término ‘Biopoder’, fue acuñado por Michel Foucault en la última sección del primer tomo de su Historia de la sexualidad, de 1976, «y se revela hoy como un concepto absolutamente actual y contemporáneo. El biopoder es el resultado del control administrativo sobre la sexualidad, la higiene, la educación, el control demográfico, la gastronomía», según explican los comisarios del proyecto, los artistas de Isla Cristina Rocío López Zarandieta y Miguel Ángel Concepción.

«El biopoder moldea al individuo para integrarlo a la sociedad a través del capitalismo –incluyendo el cambio climático- y sus representaciones de autogestión. El biopoder es una respuesta a la degradación del planeta y al cambio climático mediante la conservación ecológica, biodegradable, sostenible y autogestionable», argumentan. La producción de la sal, tan presente en la provincia de Huelva y en cuyo proceso juega un papel fundamental la mujer, es una metáfora del biopoder.

En un mundo complejo como el actual, que exige una mayor sofisticación en los productos que consume,  la provincia de Huelva atesora una tradición secular en la obtención de sal, elemento muy apreciado desde la antigüedad. Las salinas no solo suponen un atractivo turístico, son también lugares de un extraordinario valor ecológico para las aves. Las  sales contienen un gran potencial terapéutico, más allá de sus diversos usos para la gastronomía y de la conservación y secado de varios de los productos más señeros de la capital, como el cerdo (jamón, principalmente, pero también otros productos) y el atún (mojama, principalmente).

En la investigación del proyecto se indica que pueden extraer tres tipos de sal: la que se forma en superficie (flor de sal o sal de espuma), la que flota en el agua y la sal en escamas. Finalmente, la que se precipita al fondo del cristalizador es la sal virgen, la habitual en el consumo culinario. Tras la obtención de esos tres tipos de sal, se obtiene una sal rica en magnesio, con grandes propiedades terapéuticas. La provincia de Huelva cuenta con varias piscinas de magnesio para el uso y disfrute terapéutico de miles de personas, siendo las más importantes las Salinas del Alemán o Biomaris en Isla Cristina.

Según el investigador de la UHU José Ariza “El magnesio tiene propiedades de cara a la salud muy apreciadas, sobre todo para la piel. De hecho, es muy aconsejable para personas que padecen psoriasis”. La disolución de cloruro de magnesio -densa y de tacto viscoso- resulta muy valorada los turistas que visitan el Mar Muerto, pues “aparte de experimentar la agradable sensación de flotar sin hundirse, gozan de sus cualidades terapéuticas. Esa salmuera final podría tener utilización en hoteles o spas, ya que se trata de un producto inocuo que son beneficiosas para la salud”.

“Yo soy tu biopoder” también apela con cierto sentido del humor a la famosa frase de Darth Vader, el villano de la famosa saga cinematográfica de La Guerra de Las Galaxias. Al igual que las películas de George Lucas, nuestro proyecto también encierra tintes vanguardistas.

Artistas y comisarios

El proyecto “Yo soy tu biopoder” está comisariado por Rocío López Zarandieta y Miguel Ángel Concepción, ambos de Isla Cristina. En nombre propio o de su colectivo Atlántida Welcome, atesoran una trayectoria de diez años organizando, comisariando y dirigiendo proyectos internacionales de videoarte como Atlantica Visual-Art, Festival Internacional de Videoarte Bajo la Luna y las Estrellas del Festival Internacional de Cine Islantilla Cineforum, Ciclos de Videoarte En Huelva (Diputación de Huelva), FILM#MAR, noche de videoarte en la playa de Isla Cristina o Road Video (Puerto de las Artes, Huelva), Matadero(Madrid).

Biopoder
Michel Foucault y Jean Genet

Biopoder es un término originalmente acuñado por el filósofo francés Michel Foucault para referirse a la práctica de los estados modernos de «explotar numerosas y diversas técnicas para subyugar los cuerpos y controlar la población». Foucault introdujo este concepto en La volonté du savoir, el primer volumen de su Histoire de la sexualité. Otros pensadores han tomado este concepto y dado su interpretación particular.

Michael Hardt y Antonio Negri reescriben este concepto en el marco teórico marxista. Para ellos, tanto el biopoder como la biopolítica «son la contribución especial que marca el discurso del terrorismo, el cual debería en realidad ser llamado discurso de la globalización». (Imperio (2000), y su secuela Multitud, 2004). Tanto en Imperio como en la teoría del operaísmo el biopoder y la biopolítica son pensados en términos positivos, son fuerza de vida, potencia constitutiva y ontológica.

Por su parte, Giorgio Agamben define el concepto clásico de soberanía como integrador, desde sus inicios en la antigua Grecia, de biopoder, término que interpreta como la emergencia histórica de un cierto tipo de «tecnología de poder.»

Paolo Virno aplica la dimensión marxista al concepto de biopoder. El capitalista necesita controlar la fuerza productiva; al ser esta una potencia abstracta e inmanente en el sujeto productivo, el cuerpo del trabajador se vuelve de especial interés para el capitalista, el cual necesita controlarlo y reproducirlo.

Fuente: Wikipedia

Huelva en La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 2942 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.