¿Se pueden curar las adicciones?

Shutterstock / Lightspring
por Sergio Fernández-Artamendi

 

Domingo, 24 de octubre de 2021. Sí, las adicciones se pueden “curar”. Aunque quizás el concepto “curar” no es aquí el más adecuado, pues no hablamos de una enfermedad como tal sino de un problema psicológico complejo producto de diversos factores personales y sociales. Diríamos por tanto, más bien, que el tratamiento y la recuperación sí son posibles.

Los modelos de adicción más tradicionales, de corte estrictamente biológico y por tanto reduccionista, entendían que la adicción era una enfermedad cerebral crónica e incurable.

Con esta idea, el consumo de la sustancia alteraría de tal forma el sistema de recompensa cerebral, entre otras estructuras, que inevitablemente la persona adicta lo sería para siempre.

Esta perspectiva no solo es errónea desde un punto de vista científico sino que es estigmatizante para el individuo y dificulta las posibilidades de recuperación.

La dependencia física no es lo único que determina una adicción

Frente a ese modelo obsoleto, hoy sabemos que en la adicción intervienen diversos factores biológicos, pero también psicológicos y sociales que contribuyen a la génesis y al mantenimiento de la adicción a través de un proceso interactivo. Pensemos que incluso la emblemática dependencia física no es siquiera determinante para que exista una adicción o para imposibilitar su tratamiento.

Desde el modelo biopsicosocial de la adicción se ofrece un marco contextual que permite analizar estas interacciones y dar una explicación más completa y comprensiva de las conductas adictivas.

En este proceso destacarían principalmente los efectos de la sustancia, los factores contextuales, la vulnerabilidad del individuo y los procesos de aprendizaje.

Por tanto, la conducta adictiva hace referencia a un amplio abanico de conductas que oscilan en un espectro dimensional de gravedad. Estas van desde el uso esporádico hasta el abuso y la dependencia grave, tanto de consumo de sustancias como de otras conductas adictivas sin sustancia (por ejemplo, juegos de azar).

Las adicciones leves pueden curarse espontáneamente

Hoy sabemos que es posible recuperarse de un problema de estas características mediante abordajes psicológicos y otros tratamientos que procuren los cambios necesarios (biológicos, psicológicos y sociales) en la vida de las personas.

Tanto es así que no es inusual que, en determinados momentos de la vida de las personas, sus conductas adictivas vayan cambiando. Incluso los individuos se pueden recuperar de forma espontánea, es decir, sin necesidad de tratamiento psicológico.

Por ejemplo, ¿ha dejado usted de fumar ante su próxima paternidad o maternidad? ¿Ha logrado reducir su consumo de alcohol? ¿Ha apostado por una alimentación más variada y por practicar ejercicio físico? Estos serían ejemplos cotidianos de recuperación espontánea. Sin embargo, no es lo común cuando los problemas son más graves.

Las adicciones no son crónicas por naturaleza

Una de las conclusiones que podemos extraer tanto del fenómeno de la recuperación espontánea como de las personas que se recuperan tras el tratamiento es que las adicciones no son crónicas por definición. Ahora bien, es posible que, en los casos más graves o sin el tratamiento adecuado, éstas se cronifiquen.

Por otra parte, recuperarse de una adicción no implica necesariamente que desaparezca la posibilidad de recaer en el futuro (piense por ejemplo en ese exfumador que vuelve a dar unas caladas tras varios años de privación). No obstante, esta vulnerabilidad que provoca recaídas es habitual ante circunstancias o momentos difíciles.

El tratamiento psicológico es el más efectivo

¿Cómo podemos tratar entonces las conductas adictivas de forma efectiva? Uno de los conceptos clave de este modelo biopsicosocial es que los problemas de adicción son diferentes en cada persona. Sin embargo, estarían sujetos a las mismas leyes psicológicas o principios de aprendizaje que rigen el resto de conductas.

Actualmente, los tratamientos más eficaces y de primera elección para las conductas adictivas son los tratamientos psicológicos. Estos incorporarían también tratamiento farmacológico cuando fuese necesario y se realizarían desde una perspectiva multidisciplinar. Ello incluye la cooperación con médicos, trabajadores y educadores sociales.

El objetivo principal de estos tratamientos es realizar un análisis individualizado. Esto permitiría entender qué función están cumpliendo las conductas adictivas en la vida de la persona y qué elementos contribuyen a su mantenimiento.

Posteriormente, se formulan y se realizan las modificaciones necesarias para que dicha conducta deje de ser tan reforzante para el individuo. Al mismo tiempo, otras conductas más saludables se convierten en la principal fuente de satisfacción. ¿Recuerda el ejercicio físico del que hablamos antes? Ese sería un ejemplo de hábito saludable.

Un cambio del contexto puede producir un cambio en la conducta

Principalmente, se trata de intervenciones cognitivo-conductuales y manejo de contingencias, enfoques motivacionales y aproximaciones de reforzamiento comunitarias.

En este sentido, sabemos que determinados factores sociales pueden ser determinantes para facilitar (o impedir) la recuperación de la conducta adictiva. Es un clásico lo sucedido con los veteranos de Vietnam tras pasar años destinados en territorio de guerra. En aquel caso muchos soldados americanos adictos a los opiáceos se recuperaron de su adicción espontáneamente nada más regresar a su entorno familiar.

Este pequeño “experimento natural” ofrece un claro ejemplo de cómo un cambio radical del contexto puede producir un cambio, también radical, en la conducta.

Algunas adicciones pueden volverse crónicas

¿Son siempre eficaces estos tratamientos? No. En ocasiones, el tratamiento psicológico, incluso combinado con intervenciones farmacológicas y otras intervenciones psicosociales, puede no ser suficiente para lograr la recuperación de una conducta adictiva.

Como seguramente ya sabrá, uno de los problemas habituales en el abordaje de las adicciones son las recaídas y los problemas resistentes al cambio. Si bien esto es una parte consustancial a todo proceso de tratamiento psicológico, determinadas situaciones pueden, en efecto, cronificarse.

De hecho, aunque la modificación de algunos factores sociales puede ayudar a la recuperación, en muchas ocasiones se escapa al control de los profesionales y puede dificultar el proceso de intervención y recuperación.

Tal sería el caso del fácil acceso a determinadas drogas, la elevada presencia de casas de apuestas o su publicidad constante e invasiva, el nivel económico del individuo, las condiciones macroeconómicas, etc.

Por tanto, sin la colaboración de las instituciones, las iniciativas legislativas, la responsabilidad corporativa y el conjunto de la sociedad, las adicciones son un problema un poco más difícil de “curar” (o, en palabras de la Real Academia Española, “hacer que un sufrimiento desaparezca”).

Por otra parte, el desarrollo de estrategias preventivas basadas en la evidencia, la atención psicológica temprana y el acceso a los tratamientos psicológicos eficaces resultan fundamentales para abordar de forma eficaz los problemas de adicción.

Sergio Fernández-Artamendi es Licenciado en Psicología y Doctor Internacional en Psicología por la Universidad de Oviedo. Desarrolló su carrera investigadora como doctorando en el Grupo de Investigación en Conductas Adictivas de la Universidad de Oviedo, donde colabora actualmente. Ha trabajado también como profesor ayudante interino en la Universidad de Oviedo y actualmente es profesor titular en el Departamento de Psicología de la Universidad Loyola en Sevilla y Córdoba, y Secretario de Departamento.
¿De qué depende la adicción a las drogas?

Para mí la adicción es una enfermedad y yo tengo una enfermedad, soy un adicto. Pero en esta sociedad no se reconoce como una enfermedad. Se conoce la diabetes, el cáncer… Pues es lo mismo. La adicción es una enfermedad obsesiva, compulsiva, que te lleva a meterte aunque sepas que te estás matando.

por Ana Polache Vengut

Estas son las palabras con las que el célebre cantante Manolo Tena definió la adicción durante la grabación de un documental.

Esta misma idea la expresó la doctora Nora Volkow, actual directora del National Institute on Drug Abuse (NIDA) y una de las más fervientes defensoras de esta visión médica. Ella indica que la drogadicción es una enfermedad del cerebro que se puede tratar. A día de hoy, ya hay infinidad de evidencias científicas que lo demuestran, por lo que podemos evitar hablar de conceptos erróneos y mitos infundados científicamente que explicaban que la adicción era solo una excusa para seguir consumiendo.

La adicción a las drogas se considera un trastorno biopsicológico. Es muy complejo y, por tanto, muy difícil de cuantificar o medir. Pero en las últimas décadas, gracias a la investigación y a los avances tecnológicos, se ha incrementado exponencialmente nuestro conocimiento sobre la funcionalidad del cerebro y el efecto de las drogas en él.

La investigación neurobiológica apoya la idea de que el consumo continuado de la droga produce unos cambios duraderos en la anatomía y en la función cerebral. Consecuentemente, estos cambios convierten a la adquisición de la droga en una preocupación central frente a otras tan importantes como la familia y el trabajo y socavan la capacidad del individuo para abstenerse de ellas.

¿Cuándo se considera que una persona es adicta a una sustancia?

Shutterstock / Majom

Tal vez la manera más exhaustiva de abarcar todo el complejo de síntomas conductuales que caracterizan la adicción a las drogas sea a través de los criterios diagnósticos empleados en el manual DSM 5.

Según este sumario, utilizado ampliamente para el diagnóstico de esta enfermedad, se trata de una patología conductual continua que evoluciona desde el consumo inicial hacia el Trastorno por Consumo de Sustancias (TCS).

Podemos decir que la adicción es el estadio más grave o severo de la enfermedad. Así pues, en el caso del alcohol, se indica que los sujetos con Trastorno por Consumo de Alcohol son aquellos que se ven afectados por esta patología en distintos grados. Se habla de trastorno ‘moderado’ en el caso, por ejemplo, del “atracón” habitual de los jóvenes que cumplen dos criterios:

  1. El alcohol se consume con frecuencia en cantidades mayores o durante un periodo más largo de lo que inicialmente se pretendía.
  2. Existe un deseo persistente o esfuerzos infructuosos de controlar o interrumpir el consumo del alcohol.

Por su parte, se considera trastorno ‘severo’ en el caso de que una persona alcohólica cumpla seis o más criterios diagnósticos como los siguientes:

  1. Se emplea mucho tiempo en actividades relacionadas con la obtención de la sustancia, en el consumo de la sustancia o en la recuperación de los efectos de la sustancia.
  2. Se produce una reducción importante de las actividades sociales, laborales o recreativas debido al consumo de la sustancia.
  3. Se continúa tomando la sustancia a pesar de tener conciencia de problemas psicológicos o físicos recidivantes o persistentes, que parecen causados o exacerbados por el consumo de dicha sustancia.

¿Por qué unas drogas son más adictivas que otras?

En general, el potencial de adicción de la droga depende de las propiedades intrínsecas del compuesto. Por ejemplo, sus propiedades determinan la posibilidad del desarrollo de la adicción, la cual aumenta en el caso de las sustancias más euforizantes como la cocaína.

También son importantes las propiedades farmacocinéticas. Así, la rapidez y la intensidad con la que comienzan los efectos farmacológicos de una droga condicionan el potencial adictivo de esta.

En general, las vías de administración de la droga que permiten una llegada rápida al cerebro favorecen el potencial adictivo de la droga. Este es el caso del tabaco administrado por vía oral (mascado) o consumido en forma de cigarrillo (vía pulmonar). En este último caso, la nicotina llega más rápidamente al cerebro y aumenta el potencial adictivo.

Por otro lado, si una sustancia se elimina rápidamente o sus efectos desaparecen bruscamente, la abstinencia se manifiesta de manera más rápida, lo cual obligará a una administración aún más repetida. Es el caso de la heroína, que se elimina rápidamente del cerebro y, por tanto, produce síntomas de abstinencia muy abruptos e intensos y facilita la posibilidad de sobredosis.

Por el contrario, el cannabis, por ejemplo, se elimina muy lentamente y, por ello, no provoca un síndrome de abstinencia tan intenso como la heroína, lo que previene, además, la posibilidad de sobredosis.

Pero es importante matizar que el mayor o menor potencial adictivo de la droga no es el único factor que condiciona que la persona desarrolle una adicción a la droga.

Probabilidad de volverse adicto tras el consumo de drogas

Si el consumo continuado de drogas provoca cambios funcionales y estructurales en los cerebros, cabría preguntarse por qué algunas personas que consumen drogas se vuelven adictas y otras no.

Si se preguntara en un determinado foro cuánta gente ha consumido alguna droga en las dos últimas semanas (recordemos que el tabaco y el alcohol son drogas aunque sean legales) probablemente entre un 70 y un 80 % de los presentes responderían afirmativamente. No obstante, probablemente pocos o ninguno de los consumidores se podría considerar adicto.

Como ocurre en otras enfermedades, la probabilidad de convertirse en adicto varía en función de la persona (un 40 % del riesgo es de tipo genético) y hay grandes diferencias individuales en función del patrón de consumo.

De hecho, solo un porcentaje reducido de la población (entre un 15 y un 20 %) que hace un uso experimental y social de las drogas progresa hasta el uso intenso y finalmente compulsivo que caracteriza la adicción.

El consumo continuado no es el único factor de riesgo

No obstante, en la actualidad está plenamente reconocido que las personas adictas representan un grupo muy heterogéneo y que no solo la capacidad adictiva de la droga conduce al trastorno adictivo.

Es decir, además del tipo de administración y su vía de administración, los factores ambientales y biológicos que conducen a la adicción son múltiples, como ocurre con otras enfermedades o trastornos.

Como todos estos factores no pueden ser catalogados propiamente como etiológicos o causales, prefiere hablarse de tres grandes grupos de factores de riesgo.

  1. Los factores biológicos: la edad o etapa de desarrollo en la que se encuentra la persona, el sexo, la genética, los trastornos mentales.
  2. Los factores ambientales: vivir en un hogar caótico, problemas de consumo por parte de los padres, influencia de los compañeros, actitud de la comunidad, bajo rendimiento académico.
  3. Las propiedades farmacológicas de las drogas.

Factores que pueden evitar que el consumo desemboque en adicción

Factores de riesgo que fomentan el consumo de drogas y factores de protección que pueden actuar como prevención / Ana Polache. Author provided

En general, cuantos más factores de riesgo se asocien a una persona, más posibilidades existen de que el consumo inicial de drogas le lleve al consumo compulsivo y a la adicción.

Sin embargo, también existen los llamados factores de protección que evitan el progreso hacia la etapa final de la adicción. Es decir, reducen el riesgo.

Entre ellos encontramos el buen estado de salud y el desarrollo neurológico, el apoyo y la vigilancia parental, la seguridad física, la inclusión social y un entorno escolar de calidad. Recordemos que tanto los factores de riesgo como los de protección pueden ser ambientales o biológicos.

En resumen, la investigación ha mostrado que la adicción es una enfermedad crónica recurrente muy compleja que se manifiesta en forma de conductas compulsivas y que afecta tanto al cerebro, alterando diversos sustratos neurales, como a la conducta del individuo.

Un mayor entendimiento de las bases de la adicción puede ofrecer a las personas el poder necesario para que tomen decisiones informadas en su propia vida pudiendo, de esta manera, evitar la evolución hasta la adicción.

Ana Polache Vengut, es Catedrática de Universidad. Departamento de Farmacia y Tecnología Farmacéutica y Parasitología, Universitat de València 

Contenido bajo Licencia Creative Commons

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.