Salarios mínimos, despidos arbitrarios, explotación laboral… el otro relato del campo denunciado por una jornalera onubense alumna de Educación para Adultos

“Muchos culpan a la ‘vagueza’ del español de que se queden sin cubrir más de tres mil puestos, pero la realidad del sector agrario esconde algo más”, desvela la trabajadora en un comentario de texto.

No es oro todo lo que reluce en el sector agrícola español; tampoco en el onubense. Así se desprende del relato que este lunes ha publicado la profesora onubense Luisa Palma a través de su perfil en la red social Facebook. “Soy profesora de adultos y tengo alumnos de más de 25 años. Entre ellos hay trabajadoras del campo”, cuenta Palma en su muro. “La semana pasada les introduje en el comentario crítico de un texto proponiéndoles que elaboraran una especie de artículo de opinión. Debían elegir el asunto que más les apasionara y argumentar al respecto”.

La profesora se vio sorprendida por el texto entregado por una de sus alumnas, de la que preserva su identidad porque ella misma le ha asegurado que “tiene miedo”. La estudiante trabaja en el campo onubense, es jornalera. De su trabajo asegura que “es un hecho que el campo es duro y sufrido, pero aún más sin obtener unas condiciones justas al derecho del trabajador”.

Una aseveración tras la que pasa a denunciar hechos que ella misma ha vivido y conoce de primera mano. “Los seguros son mínimos, sólo la entrada por salida, olvidando la hora de antes y después del trabajo”. Sobre los sueldos que realmente cobran los jornaleros, la alumna  asegura que “son mínimos; y si no sacan la media estipulada, te echan sin previo aviso”. También denuncia el trato que en algunos campos reciben los jornaleros: “es pésimo, no se permite ponerse malo, ni ir al médico; no tenemos seguridad laboral, se consumen drogas, hay  falta de material y de seguridad, etc.”. También denuncia que el campo desconoce los asuntos propios y los descansos, y se queja de que se siguen sufriendo “humillaciones y faltas de respeto”, y que “no agradar al superior” es motivo para que te dejen parado, “haciéndonos regresar hacia un estado de esclavitud”. Como colofón a su relato, la alumna concluye que “si este abuso no lo paramos, el campo no nos ofrecerá oportunidad para vivir.”

El trabajo escolar propuesto por Palma proponía también trabajar los textos argumentativos, el desarrollo de propuestas para el cambio. Estas son algunas que la profesora ha resaltado: “Unión de de los trabajadores, venciendo el miedo a hablar, con manifestaciones, piquetes, etc.”. “Dar a conocer a los sindicatos agrarios lo que está ocurriendo, protegiendo a estos y pidiendo una intervención exhaustiva hacia el control y ordenanza agraria”. “Obligar a los empresarios a contratar un % de personal español”. “Incrementar las visitas de Inspectores de Trabajo sin horarios concertados y poniendo más hincapié en las temporadas de campaña”. “Controles más exhaustivos sobre la normativa, seguridad laboral y social”.

El post de Luisa Palma ha abierto un debate en su perfil de Facebook, en el que la profesora ha destacado que las propuestas de sus alumnos se escriben en “mayúsculas”, y que “por algo será”. “Como si la Historia comenzara de nuevo”, concluye.

Acerca de La Mar de Onuba 1014 Articles
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*