Ruido de sables en el PSOE andaluz

Susana Díaz y Juan Espadas

“Díaz volverá a intentarlo con nuevas normas y, por primera vez, con el aparato que dirige Pedro Sánchez en su contra”.

El periodista Ramón Triviño escribe sobre el próximo congreso de los socialistas en Andalucía: “La que sí parece abrirse paso entre los mandarines del sanchismo andaluz es la candidatura del sevillano Juan Espadas, alcalde de la capital andaluza, y con una larga trayectoria profesional en la administración pública y colaborador del PSOE en materia de medio ambiente desde 1990 y militante desde al año 1997, lo que le otorga un conocimiento amplio de los entresijos del partido».

por Ramón Triviño

 

Hay que partir de la premisa de que aún se desconoce la fecha para la celebración del próximo congreso de los socialistas de Andalucía. Teniendo en cuenta que el PSOE a nivel federal celebrará su 40º congreso probablemente en la segunda quincena de octubre, ya que ha sido aplazado por la  pandemia y no tendrá lugar en junio, como marcan los estatutos del partido, por lo que la cita del cónclave regional no se celebraría, posiblemente, hasta noviembre.

Un largo plazo que vendrá bien a los dos principales sectores en liza, susanistas sanchistas, para tratar de aunar a sus huestes y engrasar la maquinaria de la carrera electoral interna, las elecciones primarias que deberán preceder al congreso del PSOE de Andalucía (PSOE-A).

La actual secretaria general, Susana Díaz, ya ha reiterado en diversas ocasiones su voluntad de concurrir a los citados comicios internos para tratar de revalidar su anterior victoria. Susana Díaz ya superó un proceso de primarias en su ascenso al liderazgo del PSOE andaluz. Fue en el verano de 2013 frente a Luis Planas, actual ministro de Agricultura y entonces consejero de la Junta, que no consiguió el elevado número de avales entonces exigido, por lo que Díaz fue proclamada sin necesidad del respaldo de las urnas.

Susana Díaz había llegado a aquella pugna con el apoyo de todo el aparato del PSOE-A lo que le permitió hacerse con el liderazgo con facilidad. Cuatro años después, en 2017, volvió a presentarse a unas primarias a nivel federal con el apoyo de la mayoría del aparato y de relevantes militantes históricos del partido, pero sufrió una estrepitosa derrota. Tras cuatro años más, Díaz volverá a intentarlo con nuevas normas y, por primera vez, con el aparato que dirige Pedro Sánchez en su contra.

Pero a pesar de que el horizonte electoral interno se divisa lejano ya se ha comenzado a escuchar el ruido de sables en el seno del PSOE andaluz. De hecho, desde hace pocas semanas, la actual secretaria general ha lanzado su precampaña multiplicando su presencia en actos públicos y en medios de comunicación.

Díaz se dejará la piel, como ha hecho siempre y si nadie la convence antes de lo contrario. Volverá a patear las agrupaciones locales y tratará de averiguar el número de desafecciones entre su guardia pretoriana durante los últimos meses. Aquí puede haber grandes sorpresas. La posibilidad de quedarse sin algún bocado del pastel puede dejar un sabor amargo.

Enfrente, todavía no se dibuja la cara del principal oponente, el representante del sanchismo. La candidatura del diputado jienense Felipe Sicilia se ha ido diluyendo con el paso del tiempo, ya que su nombre se reservaría para un futuro más o menos lejano.

Las mismas fuentes recalcan que las primarias en Andalucía elegirán a un secretario general y no al candidato a la presidencia de la Junta, lo que también parece descartar la candidatura de la ministra de Hacienda y portavoz, María Jesús Montero, que rechaza el cargo diciendo que su nombre es «muy socorrido cuando interesa construir una noticia».

La que sí parece abrirse paso entre los mandarines del sanchismo andaluz es la candidatura del sevillano Juan Espadas, alcalde de la capital andaluza, y con una larga trayectoria profesional en la administración pública y colaborador del PSOE en materia de medio ambiente desde 1990 y militante desde al año 1997, lo que le otorga un conocimiento amplio de los entresijos del partido, en donde además colaboró con los equipos de Joaquín Almunia y José Luis Rodríguez Zapatero coordinando las políticas sectoriales de medio ambiente y ordenación del territorio. Lo dicho, se escuchan ruidos de sables en el PSOE-A.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.