Real Decreto ante la escasez de mano de obra en el campo, una nueva oportunidad perdida

Secretariado Permanente de CGT Huelva

Desde CGT Huelva somos conscientes de que actualmente y debido a la crisis del COVID-19 nos encontramos ante un escenario nunca imaginado. Somos conscientes de la situación a la que se enfrenta un sector como el agrícola por la falta de mano de obra, con miles de familias afectadas por la imposibilidad de acudir al campo a realizar sus labores habituales.

El gran error de este decreto es el olvido de esos miles de personas que se encuentran en los asentamientos de nuestra provincia, a los que nuevamente se les invisibiliza y olvida
A este sindicato le ha sorprendido los términos en los que se ha producido el Real Decreto 13/2020 en el que se adoptan medidas para paliar esta escasez de empleo agrario, que entendemos insuficientes, irreales, y que más bien responden a peticiones de una sola de las partes, la del empresariado que necesita la mano de obra, pero que en absoluto recoge la realidad de la clase trabajadora de nuestra provincia, obviando realidades que están presentes en los campos de nuestra tierra onubense.

Resulta significativo el establecimiento de la contratación a personas migrantes en situación regular de hasta 21 años, algo que nos resulta incomprensible y discriminatorio
La realidad vivida en CGT, con constantes denuncias por parte de trabajadores y trabajadoras ante la falta de medidas de prevención ante el COVID-19, se resume en la dejadez de una buena parte de la clase empresarial en cumplir con su deber de proteger la salud de los trabajadores, así como una ineficaz labor de inspección por parte de la Administración a través de un cuerpo de Inspección del Trabajo insuficiente. La pregunta que nos hacemos desde este sindicato es ¿qué medidas se van a adoptar por parte del empresariado para ahora proteger la salud de los trabajadores, cuando se supone que van a acudir miles de trabajadores más y antes no se cumplía? ¿Va a actuar la Inspección de Trabajo con un aumento de efectivo y con obligación de que las cancelas de los campos permanezcan abiertas para que puedan hacer efectivas esas actuaciones? Si no hay nada que esconder no debieran cerrarse las puertas.

Al igual que en lo anterior, este Real Decreto muestra un grado importante de improvisación al no prever la dificultad de movilidad que van a tener que sortear esos miles de trabajadores y trabajadoras que deben hacer bastantes kilómetros, en muchos casos, para llegar a sus puestos de trabajo, y generalmente se hacen en vehículos compartidos, lo cual está expresamente prohibido por las restricciones a la movilidad.

Este Decreto ha sido emitido para contentar, fundamentalmente, a la clase empresarial, olvidando nuevamente a la clase trabajadora, y sin solucionar la deuda histórica con los trabajadores «sin papeles»
Otra cuestión que nos resulta significativa es el establecimiento de contratación a personas migrantes en situación regular de hasta 21 años, algo que nos resulta incomprensible y discriminatorio. Y por supuesto, lo que nos parece el gran error de este decreto es el olvido de esos miles de personas que se encuentran en los asentamientos de nuestra provincia, a los que nuevamente se les invisibiliza y olvida; perdiendo una oportunidad de oro para llevar a cabo las medidas de regularización que se llevan esperando para este colectivo de migrantes desde hace décadas. No se entiende que no haya sido tenida en cuenta la petición que muchos colectivos hemos realizado y que en concreto CGT elevó al Gobierno, en la que se dejaba clara la situación del colectivo de migrantes en nuestra tierra, y la solución que pasa por una regularización inmediata, del mismo modo que se ha adoptado en otros países, así como la sustitución de la mano de obra que no va a llegar procedente de otros países por estos trabajadores previa regularización, permitiendo que se puedan adoptar medidas de urgencia como son el uso de los alojamientos que ahora permanecen vacíos debido a la falta de las trabajadoras con contrato en origen que no los pueden ya utilizar.

Desde CGT Huelva concluimos que este Decreto ha sido emitido para contentar, fundamentalmente, a la clase empresarial, olvidando nuevamente a la clase trabajadora, y sobre todo, habiendo perdido la oportunidad de solucionar una deuda histórica con esos trabajadores sin papeles que llevan años sacándoles las castañas del fuego al empresariado agrícola a pesar de la invisibilidad a las que se les somete. Ante esto solo nos queda por hacerle una pregunta a los responsables del gobierno, ¿qué van a hacer para aportar una solución a esos seres humanos que mantenemos invisibles? Desde CGT Huelva, ante este problema que se nos venía encima, enviamos hace unos días un informe al Gobierno en el que le narrábamos la situación de los asentamientos de chabolas de nuestra provincia, y en el que dejábamos claro que una solución para el problema que se venía de falta de mano de obra y de alojamientos para estos trabajadores era adoptar una regularización exprés que cubriera esos puestos de trabajo que no iban a ser cubiertos por las trabajadoras marroquíes contratadas en origen, y que se procediera a proporcionarles los alojamientos que actualmente se encuentran vacíos ante la falta de la mano de obra procedente de Marruecos. Al parecer desde este gobierno han preferido seguir manteniendo la invisibilidad y la irregularidad.

Acerca de La Mar de Onuba 3528 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.