Tres tenores y desafinando

Por Antonio Varflora.

Así no, Moreno, mintiendo no. Menos aún preparando a medio plazo la traición a quien ha ganado con la humildad por bandera.

Eso de la integración está fetén, sobre todo para los que desde la lealtad a las siglas del Partido Popular han optado libremente tanto como electores como compromisarios, por quien han creído merecedor de tomar las riendas y timón del barco popular. Libertad absoluta y asepsia total desde las organizaciones locales, provinciales y regionales, cada uno ha elegido lo mejor según su saber entender y parecer.

Es normal que cada organización haya tenido su corazoncito, al igual que cada elector para con su candidato, todos populares y sobradamente preparados. Elio, JoseRa, José Manuel, María Dolores, Soraya y Pablo son lo mejor que tenemos, nuestra punta de lanza. Lo mejor de nuestro partido.

Hasta aquí todo fetén como he dicho, incluso respetando a origen las normas procedimentales que fijan nuestros estatutos para el proceso electoral. Todos conformes, sin salvedades. Juego limpio,  a pesar que se podía entender erróneo usar la doble vuelta con distinto colegio electoral. Pero la norma quedó así escrita, y lo escrito está para cumplirlo. Sin respetar el procedimiento, es imposible garantizar el derecho sustantivo.

Andalucía no sólo tiene un color y sabor especial, también tiene unos políticos populares ventajistas y tramposos. Finalizada la primera vuelta ya habían ganado el partido, los pésimos jugadores Bendodo, Sanz y Moreno de la mano callada y oculta del Campeón Arenas, removieron los bajos fondos para crear la apariencia de que el que gana la primera vuelta, ya no necesita el voto de los compromisarios. Olvidaron a sabiendas, los pésimos tahúres los 15 puntos de diferencia necesarios para que no hubiera dos candidatos. Esa norma, ya no interesaba, la fechoría estaba servida.

Estos tres patéticos políticos son especialistas en hacer trampas y fullerías, pero no dejan de ser unos mediocres gariteros y además sólo saben jugar con las cartas marcadas.

El proceso electoral  no sé cómo se habrá desarrollado en otras regiones pero en Andalucía ha sido espantoso, de auténtica osadía, y desvergüenza. Los presidentes provinciales al menos en la mitad pidieron neutralidad, la misma que los tres tenores se pasaron por el forro de su entrepierna desafinando más de la cuenta. Amenazas veladas, llamadas continúas de ellos y sus adláteres, presiones innecesarias que a veces pisaron a línea roja. Toda una organización regional, recursos materiales y personales al servicio de una candidata, Soraya. El COC mientras tanto, gracias a Maillo y la connivencia alevosa de Luis de Grandes, mirando hacia otro lado, con una actitud impropia de hombres que se visten por los pies .Las infracciones han sido continúas. Se le ha prohibido a Pablo Casado hasta el agua. Mientras tanto, y cumpliendo el plan preconcebido, Juanma ponía a su hueste a cometer contra los más directos adversarios de Soraya las trampas, marrullerías y latrocinios sin perder tiempo y bajo la supervisión directa y lejana de Javier Arenas.

Las excrecencias y exabruptos que se han podido proferir desde algunos teléfonos del aparatic y de los tres jinetes del apocalipsis, han sido autenticas fechorías, y barbaridades. Más propias de Moisés que de tres políticos de la España del siglo XXI. Ellos no entienden de la libertad de voto ni de la libre elección entre compañeros. Ellos que lo han perdido todo, también en este proceso han perdido la dignidad política.

Integración sí, pero no a cualquier precio. La indignidad política del  presidente del partido popular, no puede ser un valor añadido en su integración.

Juanma Moreno llegó a Andalucía contra la voluntad de más de medio partido popular, la otra mitad engañada o comprada con 30 monedas. Ahora toca integración pero desde el reconocimiento de todo el daño causado al partido popular andaluz. Fractura que tardará en sellar, si se mantienen los mismos tics. Desde el perdón por  tanto daño innecesariamente causado. Perdón por tanto egoísmo, y tanto odio a compañeros que sólo han dicho lo que pensaban que era mejor para el partido. Sólo desde  un baño de humildad y un mea culpa podrá el presidente integrarse,  ser creíble y eso está por vez.

Desde luego Juanma no es tu mejor baza decirle a la prensa que Pablo Casado es el mejor, que goza de tu lealtad, a pesar de intentar destruirlo, y que ha sido el mejor, el más telegénico y brillante. Además que vuestra amistad esta fuera de toda duda y que serás su gran apoyo en Andalucía. Así no, Moreno, mintiendo no. Menos aún preparando a medio plazo la traición a quien ha ganado con la humildad por bandera. Pablo, nuestro presidente no se lo merece. Si tú tuvieras dignidad política sabrías lo que hacer…

Antonio Varflora es militante del PP andaluz.

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 1499 Articles
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X