¿Por qué las elecciones en Estados Unidos siempre se celebran un martes de noviembre?

Mitin del candidato a la presidencia John F. Kennedy. Fuente: Kheel Center

Las elecciones federales en Estados Unidos se celebran siempre el primer martes después del primer lunes de noviembre. Es así desde que se aprobó una ley en 1845 para fijar un día concreto para los comicios, que no estaba aclarado en la Constitución. Hasta entonces, las elecciones se celebraban durante varios días en algún momento entre septiembre y diciembre. Las elecciones de 1848 fueron las primeras que se celebraron tras la aprobación de la norma y ya el primer martes tras el primer lunes de noviembre. 

Cuando se aprobó la norma, Estados Unidos era un país agrícola, donde los medios de transporte estaban poco desarrollados y la población se concentraba en las zonas rurales. Se escogió noviembre porque en ese mes ya habían acabado las cosechas pero las heladas todavía no impedían viajar. En cuanto al día de la semana, los ciudadanos tenían que desplazarse a las capitales del condado para votar, lo que suponía al menos un día de viaje. Por ello se evitaron el sábado, el domingo y el lunes, para respetar los días de rezo: el sábado para los judíos y el domingo para los cristianos. Además, el miércoles era el día de mercado, así que fijar las elecciones el martes permitía a quienes vivían en el campo aprovechar el viaje. Que fuera el primer martes después del primer lunes se hizo para evitar que las elecciones coincidieran con el 1 de noviembre, día festivo para los cristianos y donde también era común hacer balance de cuentas del mes anterior. 

No obstante, más de un siglo después esta tradición no parece tener tanto sentido. Estados Unidos es uno de los pocos países donde las elecciones se celebran en un día laboral. Hay otras excepciones, como el Reino Unido, donde se celebran en jueves, pero la mayoría de democracias organizan sus elecciones en domingo. Esta es una de las razones que explica que Estados Unidos tenga una participación electoral tan baja, en torno al 55% en 2016. Al contrario que en el siglo XIX, hoy los medios de transporte son rápidos y la población se concentra en ciudades, pero los ciudadanos permanecen ocupados durante su jornada laboral. Este problema se ha tratado de solventar con el voto anticipado, pero no está disponible en todos los estados. 

El demócrata Steve Israel, miembro de la Casa de Representantes entre 2011 y 2017, propuso varias veces en el Congreso cambiar la fecha de las elecciones, pero la iniciativa no salió adelante. El cambio aumentaría la participación, pero ni el Partido Republicano ni el Demócrata lo apoyan claramente, porque no está claro a cuál beneficiaría. En cualquier caso, la medida es mucho más popular entre las filas demócratas. El Partido Demócrata también ha propuesto una medida parecida para solucionar el problema de la participación: hacer festivo el día de las elecciones.


Colabora con El Orden Mundial

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.