Policías que disparan material antidisturbios por la espalda y rompen el móvil a un ciudadano; está pasando

Un vídeo demuestra la actuación policial que se saldó con la detención de dos jóvenes sentenciados por un delito de resistencia a la autoridad y no de atentado contra la autoridad a pesar de que la Policía Local defiende que les lanzaron cubitos de hielo y vasos de cristal.

Imagen
por Guillermo Martínez
www.elsaltodiario.com

Sábado, 29 de mayo de 2021. Pablo acababa de salir de un local situado en la Plaza de Gracia en Granada cuando la Policía Local empezó a desalojar la zona. Pasaban las dos de la madrugada del día 20 de mayo cuando el dispositivo policial desplegado terminó con graves actuaciones de los agentes hacia dos de los jóvenes. Este joven de 23 años acabó herido en el pecho y en la pierna debido a los disparos provocados por un agente cuando el chaval ya abandonaba la zona. Terminó detenido, acusado de resistencia a la autoridad y sentenciado al día siguiente. Otro policía que estaba en la zona reventó contra el suelo el móvil de Ángel, otro joven de erasmus en la localidad andaluza, hasta en dos ocasiones. Todo ello fue filmado por un vecino de la ya citada plaza.

Alicia Sierra, abogada de los dos jóvenes, ha hablado en exclusiva con El Salto para relatar lo que según sus defendidos sucedió aquella noche. “En torno a 70 personas habían salido del local y estaban concentradas en la plaza. Cuando llega la Policía, los agentes se dirigen a los chavales gritándoles y es ahí cuando Pablo dice a los agentes con total tranquilidad que se iban pero que no hacía falta que tuvieran esa actitud. Cuando ya abandonan la plaza, uno de los agentes que porta un arma disuasoria dispara tres veces a menos de dos metros del cuerpo de Pablo, que recibe dos impactos”, relata la letrada aludiendo a lo que se aprecia en el vídeo y las fotografías.

Todo ello genera que Ángel les pida los números de identificación a los policías, aunque ninguno se los da tras sus insistentes reclamaciones, parafraseando a la abogada. “A partir de ahí empieza a grabar con su móvil la actuación, lo que provoca que uno de los agentes se dirija a él, le arrebate el móvil y lo tire contra el suelo dos veces”, comenta la propia Sierra. En el mismo documento gráfico también aparece Pablo hablando por teléfono con su móvil cuando otro agente se lo tira al suelo de un golpe. En ese momento ocurren dos cosas: una policía pisa el terminal mientras a Pablo le esposan la mano izquierda.

Indemnizar al policía sin saber por qué

Móvil reventado Granada
Foto del móvil reventado en Granada. ARCHIVO EL SALTO

A continuación, el joven terminaría detenido después de que otro de los agentes que se encontraba en la zona le propinara un manotazo en la cara. De ahí, Pablo fue al centro de salud a realizar el parte de lesiones que ahora objetiva las lesiones que le produjo la actuación policial. Pasó la noche en el calabozo de la comisaría, donde no le dejaron beber ni comer, tampoco ir al servicio, sostiene la abogada del caso. Según manifiesta, no fue informado en ningún momento del motivo de la detención, agrega la abogada. Asistido por un defensor de oficio, el joven fue condenado por un delito de resistencia a la autoridad materializado en una pena de seis meses de multa a razón de cuatro euros diarios. Además, Pablo deberá indemnizar al policía 7354 con 200 euros, tal y como recoge la sentencia a la que ha tenido acceso El Salto, aunque en ella no se especifica el motivo ni de la indemnización ni de la cuantía.

Pablo desconocía cuáles eran las consecuencias de lo ocurrido en el juzgado, tampoco de la conformidad con la sentencia que ya es firme. “Cuando ve la grabación de los vídeos es cuando realmente recapacita y empieza a pensar qué ha pasado, y es cuando me llaman a mí”, reconstruye su abogada. Ella misma ha presentado una denuncia en la que pone en conocimiento del juzgado lo acaecido en la Plaza de Gracia la madrugada del 20 de mayo: “Solicitamos que se lleven a cabo las diligencias pertinentes para identificar a cada uno de los policías que aparecen en los vídeos y entregamos los partes de lesiones, fotografías y transcripción de lo que se dice en los vídeos”, explica Sierra antes de comentar que han sumado un vídeo más de los dos que ya han circulado por redes, grabado por otro vecino, en la denuncia.

Más adelante llegará el escrito de acusación con la tipificación de los delitos en los que han podido incurrir los agentes de la Policía Local de Granada, sobre todo uno de daños y otro de lesiones, en lo que parece otro abuso más por parte de Cuerpos de Seguridad del Estado.

La Policía de Granada se explica

La Policía Local de Granada tiene una versión algo diferente de los hechos. Tal y como afirma Alberto Pérez, su intendente, las imágenes grabadas responden a una secuencia que dura entre 10 y 15 minutos. “Todo se inicia por una concentración en la plaza de personas que estaban consumiendo alcohol y causando molestias a los vecinos con gritos. Tal cantidad de personas, unas 80, y dado que eran las 3:30 horas de la madrugada, hace que los agentes opten por desalojar la zona en lugar de denunciarles”, en los propios términos de Pérez, quien declara haber localizado a los policías intervinieron aquella noche.

“No apreciamos ningún motivo por el que disparar con el material antidisturbios, apuntando al joven y a escasos dos metros de distancia”, dicen desde la APDHA

Pérez también se pronuncia sobre el agente que reventó contra el suelo el teléfono móvil de Ángel, que estaba grabando la escena: “Vamos a hacer una revisión de la actuación y adoptaremos las medidas oportunas”, comenta al respecto el intendente al mismo tiempo que afirma que por el momento todos los agentes siguen con plenas funciones en el Cuerpo y que no existe mayor prueba de la versión policial que la veracidad del testimonio de los agentes.

Asimismo, dice desconocer el vídeo en el que se demuestra que uno de los agentes de la Policía Local de Granada dispara a Pablo cuando ya se marcha de la plaza con la escopeta de pelotas de pimienta, aunque expresa que “no es normal el uso de ese material a menos de dos metros de distancia”. “No es excusa lo que sucedió previamente a estos hechos, pero para realizar cualquier afirmación tenemos que tener los argumentos a favor y en contra para ver el grado de responsabilidad que existe”, desarrolla Pérez antes de confirmar que no le consta que en el atestado policial levantado tras la actuación apareciese lo ocurrido con el móvil de Ángel.

Otra denuncia por daños y lesiones

Francisco Fernández es miembro de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), desde donde han denunciado ante la Fiscalía lo ocurrido por un presunto delito de lesiones y daños: “No apreciamos ningún motivo por el que disparar con el material antidisturbios, apuntando al joven y a escasos dos metros de distancia; y en las imágenes vemos con toda claridad cómo un policía arrebata el móvil de forma violenta a otro chaval que documentaba la actuación para lanzarlo con saña contra el suelo y así asegurarse de que está roto”.

Este miembro de la APDHA en Granada concretiza que “lo más frecuenta que sucede con estas denuncias es que la propia Administración diga que no ha podido determinar quiénes son los agentes involucrados, ya que es la propia Administración la que se investiga a sí misma en España, pues no existe un órgano independiente que fiscalice la actuación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, como sí han reclamado desde Naciones Unidas”. En todo caso, y a tenor de lo explicitado por el intendente de la Policía Local granadina, los agentes ya han sido identificados.


Contenido bajo Licencia Creative Commons

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.