Pedro Duque: «Todos los niños quisimos ser astronautas el día del alunizaje»

El astronauta de la Agencia Espacial Europea (ESA) Pedro Duque, de España, utiliza un sistema de comunicación en el Módulo de Servicio Zvezda de la Estación Espacial Internacional (ISS) en octubre de 2003. NASA, CC BY-NC

 

CENTRO ESPACIAL KENNEDY, FLA. – El vehículo espacial Apolo 11 Saturn V despega con los astronautas Neil A. Armstrong, Michael Collins y Edwin E. Aldrin Jr. a las 9:32 a.m. EDT el 16 de julio de 1969. NASA, CC BY-NC

Pedro Duque (Madrid, 1963) es una de las pocas personas que ha cumplido su sueño infantil de viajar al espacio. Hoy recuerda lo que sintió aquel 20 de julio de 1969, al mismo tiempo que posa su mirada en Marte y en la conquista del Sistema Solar. La humanidad, de una forma u otra, siempre será exploradora. Hablamos con el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades sobre la histórica llegada del hombre a la Luna durante una visita a la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), que el próximo mes septiembre lanzará un satélite (el segundo) al espacio.

 

 

¿Qué sintió cuando vio el alunizaje por primera vez?

Yo tenía 6 años y, como todos los niños del mundo, estaba pendiente de la televisión. No sé si lo vi en directo o en diferido, pero nos impactó muchísimo a todos porque era la primera vez que se exploraba un lugar fuera de la Tierra. Creo que todos los niños quisimos ser astronautas ese día.

¿Tan imposible suena que, 50 años después, algunos todavía no se lo crean?

Hay cosas que se propagan por redes sociales, normalmente por algún interés económico, que dicen que cientos de miles de personas conspiran juntas. Otros dan conferencias pagadas para decir que estos viajes no fueron verdad, o que la Tierra es plana o hueca. Son los intereses que se mueven por internet, porque ahora todo el mundo publica y le toca a cada uno hacer el filtro. Eso es un problema porque la gente no está preparada, hay que hacer mucha pedagogía aún. No es lo peor: otros ganan mucho dinero diciendo a personas enfermas que no vayan al médico, que los curan ellos con cositas. Eso es mucho peor.

¿Hace falta volver a la Luna?

Para continuar la exploración, sí. Al final la pregunta es qué país va a ser el siguiente en continuar la exploración del Sistema Solar. Ir a Marte directamente es muy arriesgado sin hacer primero las pruebas necesarias con la operativa correcta. Por eso yo siempre he dicho que la única forma de ir a Marte es probar y rodar los sistemas durante bastante tiempo en la Luna.

El astronauta español de la Agencia Espacial Europea (ESA) Pedro Duque (abajo) con Alexander Y. Kaleri y C. Michael Foale (centro), en la base del Cohete Soyuz en el Cosmódromo de Baikonur en Kazajstán el 18 de octubre de 2003. NASA/Bill Ingalls

¿Qué proyecto debería perseguir hoy la humanidad?

La mayoría de la gente quiere que se continúe la exploración. La de las profundidades de los océanos todavía está por hacer, y se verá mucho interés también en ella. Pero la exploración grande, la que todo el mundo entiende, es la de los demás cuerpos del Sistema Solar. ¿Deberíamos hacerlo ahora o deberíamos haberlo hecho hace 40 años? Cuando el hombre llegó a la Luna en 1969 todo el mundo pensó que en 10 o 15 años estaríamos todos en Marte. Si la Unión Soviética hubiera mantenido sus presupuestos y la Nasa no hubiera reducido los suyos a la quinta parte, se hubiera conseguido. Pero se decidió, por parte de los poderes políticos, que ya no hacía falta.

¿Será una carrera, como el alunizaje, o una colaboración, como la EEI?

Para ir a la Estación Espacial Internacional (EEI) entrenamos en Rusia, Estados Unidos, Europa, Canadá y Japón. A día de hoy, con el nivel actual de recursos, la exploración es impensable sin la cooperación internacional. Es necesario el apoyo mutuo. En los años 60 había una carrera entre dos potencias ya que cada una por su lado podían hacerlo solas. En el futuro, ¿quién sabe? La humanidad va a seguir explorando, y lo que tenemos que decidir cada uno de los países y grupos como Europa es si queremos estar ahí, si queremos que ese impulso desarrolle nuestras tecnologías y nos dé competitividad, o no. La gente seguro que quiere que los suyos sean los primeros en ir a Marte.

 

¿Qué lección nos deja el alunizaje 50 años después?

La lección es que cuando se quiere, se ponen los medios, hay ilusión y se pone todo el conocimiento en conseguir una meta, se pueden conseguir objetivos que parecían imposibles. Por eso parte del dinero de innovación de la Unión Europea se va a meter en programas de misiones. No necesariamente a Marte, pero llamarlo misiones, aunque sea curar el cáncer o acabar con el cambio climático, es muy importante. Las misiones son las que dan el gran impulso. La lección es que hay que buscar objetivos medibles, no muy lejanos, y que a todo el mundo le hagan ilusión. Esto es lo que hace avanzar a la tecnología.


Pedro Duque, Doctor Honoris Causa y profesor (2003-2006) E.T.S.I. Aeronáutica y del Espacio, Universidad Politécnica de Madrid (UPM)

Este artículo fue publicado originalmente en

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.