¿Pandemia o sindemia?

por  

38 millones de contagiados y 1 millón de fallecidos más tarde, el coronavirus y su definición de pandemia toman ahora un camino tan inesperado como alarmante.

Una alarma que han hecho saltar desde el área científica, donde llevan ocho meses trabajando sin descanso para conseguir frenar la pandemia del coronavirus.

Ante la toma de drásticas decisiones por parte de los gobiernos para plantarle cara al virus y ver que los resultados no son los esperados, una de las revistas más reputadas en el mundo de la medicina, The Lancet, ha abierto la puerta a un nuevo escenario que, hasta el momento, no se contemplaba.

En la mencionada publicación se ha recuperado un término que podría cambiar la concepción del coronavirus.

Covid-19 is not a pandemic (El COVID no es una pandemia) es el artículo publicado por Richard Horton en el que médico asegura que no podemos hablar de pandemia sino de sindemia.

¿QUÉ ES UNA SINDEMIA Y POR QUÉ SE HA RECUPERADO ESTE TÉRMINO?

El término sindemia se acuñó por primera vez en los años 90 y ahora, dos siglos más tarde, esta definición está más de actualidad que nunca.

Un sindemia es un juego de palabras que unifica pandemia y sinergia dando lugar a la sindemia.

A su vez, esta palabra hace referencia a “una confluencia de enfermedades y factores sociales que agravan los efectos de cada patología en un escenario de emergencia sanitaria”.

Es por esta definición por la que el autor del mencionado artículo, Richard Horton, asegura que el coronavirus es más una sindemia que una pandemia. “No se podrá controlar la infección por completo si solo se tiene en cuenta la biología y no se atacan los factores sociales relacionados, como pobreza, vivienda, educación, empleo, todo ellos potentes determinantes de la salud de la población” asegura Horton.

Además, en el estudio se establece que el COVID-19  adquiere esta dimensión de sindemia porque no solo se está batallando contra el propio virus, sino que, a su vez, el virus se mezcla con otras enfermedades como la diabetes, la obesidad, la hipertensión o las enfermedades respiratorias, que le hacen aún más agresiva y complicada.

LA VUNERABILIDAD DE LAS COMUNIDADES AL DESCUBIERTO

El problema que tiene este posible cambio de categoría de pandemia a sindemia es que, al ser la segunda una confluencia de problemas de salud y sociales, ya no habría que centrarse en un único enemigo, sino en varios al mismo tiempo.

“A no ser que los gobiernos destinen inversiones a la lucha contra la desigualdad, nuestras sociedades nunca estarán protegidas contra el covid-19 al cien por cien” señala Horton.

Asimismo, el autor del polémico artículo ha destacado que si este cambio de definición llega a hacerse efectivo, la vulnerabilidad de las comunidades que dará al descubierto ya que “la consecuencia más importante de considerar el covid-19 como una sindemia implica subrayar su origen social”.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.