Operación Urofort, esclavitud moderna y un confuso comunicado del ugetista Luciano Gómez

¿Qué se sabe, a día de hoy, de la Operación Urofort? Veamos. Que se trata de un vasto operativo policial ordenado por el Juzgado de Instrucción número 3 de Jaén, para desmantelar una red de trata de seres humanos con fines de explotación laboral.

Esta revista ha intentado recabar de Luciano Gómez algunas puntualizaciones al respecto de su confuso comunicado, pero el secretario general de FICA UGT Huelva nos ha colgado el teléfono durante la conversación.
Que en el transcurso de dicho operativo fueron detenidas 15 personas. 4 de ellas son de origen rumano y han entrado en prisión ante la gravedad del delito imputado y un claro y evidente riesgo de fuga. El resto, entre los que hay empresarios y dueños (o empleados) de gestorías laborales, son españoles y han quedado en libertad con cargos.

También se sabe que la trama consistía en la venta de mano de obra ilegal, de origen moldavo, principalmente. Sin papeles en situaciones de necesidad y desamparo, y de alta vulnerabilidad. La red falsificaba documentos que los hacían pasar por rumanos, ciudadanos de la Unión Europea que no necesitan de permiso de trabajo. Las empresas investigadas en cinco provincias compraban, presuntamente, lotes de trabajadores a los que podían realizar contratos “legales” cuyo precio pactaban directamente con la red de trata. Ha trascendido que las víctimas sólo percibían alrededor de 10 euros diarios por exhaustas jornadas de trabajo en explotaciones agrícolas de Jaén, Córdoba, Badajoz, Albacete… y Huelva.

Se sabe que el grueso de la macro redada se ha desarrollado en Huelva, en concreto en Almonte y La Palma del Condado, localidades donde se ubican empresas dedicadas al oro rojo onubense.

Y se sabe que el dispositivo se ha preparado durante meses. Que gracias a él han sido liberadas “centenares de víctimas”, y que el Juzgado, la UCO de la Guardia Civil y Cruz Roja prepararon -con el mayor sigilo- un dispositivo especial de asistencia sociosanitaria para esas personas, cuyo alarmante número ya era intuido por las diligencias practicadas antes de ordenar el despliegue de la Benemérita.

Las empresas investigadas en cinco provincias compraban, presuntamente, lotes de trabajadores sin papeles a los que podían realizar contratos “legales”, cuyo precio pactaban directamente con la red de trata
Por último, y aunque todo lo anterior ha sido ratificado por fuentes del Juzgado jiennense, por el General de la Guardia Civil de Sevilla, Cádiz y Huelva, y por el Delegado del Gobierno en Andalucía, se sabe que la Operación Urofort permanece bajo secreto de sumario.

Es por eso que llama poderosamente la atención la confusa nota de prensa emitida ayer por la influyente Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT Huelva. Una nota firmada por el secretario general de la misma, Luciano Gómez, en la que se relata una “Asamblea con los trabajadores de la empresa de Rumanía que está siendo investigada en la operación UROFORT”. Cuenta Gómez que “tras la detención de sus empresarios”, los trabajadores de la empresa han quedado en una “situación de desamparo total”. sin poder trabajar “y sin cobrar los salarios del mes de mayo”, La nota añade que los trabajadores ni pueden marcharse a su país, ni tienen recursos para comprar alimentos, con lo que “la situación se vuelve más dramática a cada día que pasa”.

La nota no revela el nombre de la empresa, su objeto social, o la localidad en la que se ubica. Pero viene ilustrada con una imagen del propio Luciano Gómez dirigiéndose a la “asamblea” en el patio de una nave de hormigón sin identificar, y cifra en más de cuatrocientos trabajadores y trabajadoras «de Rumanía” los afectados por la detención de sus empresarios.

Luciano Gómez se dirige a los trabajadores de «la empresa de Rumanía investigada» en la Operación Urofort

Ante la situación, la nota firmada por Gómez propone implementar un «plan de actuación urgente», al objeto de cubrir lo perentorio y solucionar “las consecuencias del impago que sufren dichos trabajadores/as”.

Una de las medidas es cubrir sus necesidades alimentarias. Gómez asegura que “se realizó en el día de ayer, con la participación de la Subdelegación de Gobierno y Cruz Roja, con un reparto extraordinario de alimentos para los trabajadores/as afectados”. Como se explica más arriba, y fue confirmado por fuentes de la institución humanitaria a La Mar de Onuba el pasado 30 de mayo, Cruz Roja ha estado asistiendo a las víctimas de la Operación Urofort desde el mismo instante en que esta fue iniciada, como bien recoge la nota de FICA UGT, el pasado 28 de mayo.

Cruz Roja organizó en secreto un dispositivo especial de asistencia para las presuntas víctimas de trata rescatadas por la Operación Urofort

Sorprende que a un sector puntero como el de las berries, con más de 800 millones de euros de facturación cada año, y que acaba de estrenar los llamados Consultores de Integración, le hayan colado cientos de trabajadores irregulares sin que hayan detectado la situación personal de vulnerabilidad y dependencia en la que llegaban a sus tajos
El comunicado asegura también estar realizando gestiones para “ofrecer alternativas de empleo, dar ocupación profesional y poder generar recursos económicos”. En ese sentido Gómez afirma que se ha hablado con Freshuelva y otros empresarios, que estarían «dispuestos a estudiar la recolocación de dichos trabajadores/as de manera inmediata”.

Y por último, y posiblemente sea lo más llamativo de la nota de prensa, Gómez se ofrece para “gestionar sindicalmente ante quien proceda”, que -atentos- “las empresas contratantes donde se realizaron los trabajos, adelanten el pago de los salarios y se detraiga de la facturación definitiva” si se alargase la situación procesal de los “empresarios rumanos afectados”. Es llamativo porque Luciano Gómez pide que los salarios de trabajos ya realizados se “adelanten” sobre una facturación «pendiente» con la trama desmantelada que está siendo investigada. Gómez revela “la favorable disposición de las empresas del sector afectadas” para adelantar esos pagos. El juzgado ha intervenido 19 cuentas bancarias a los «empresarios afectados» encarcelados.

Las empresas que han estado contratando la mano de obra de los detenidos por trata de seres humanos parecen no haber detectado ninguna irregularidad. Una lectura que sitúa a los empresarios que contrataban a los trabajadores explotados como una suerte de víctimas colaterales de la red a la que alquilaban cientos de personas. Sorprende que a un sector puntero como el de las berries, con más de 800 millones de euros de facturación cada año, y que acaba de estrenar los llamados consultores de integración, le hayan colado cientos de trabajadores irregulares sin que hayan detectado la situación personal de vulnerabilidad y dependencia en la que llegaban a sus tajos, máxime ahora que se sabe que entre los detenidos ha habido responsables de gestorías que se dedicaban a blanquear los papeles de las víctimas para hacerlas pasar por rumanas. Sobre este aspecto la nota de UGT tampoco dice nada. La nota arroja más sombras que luces sobre la Operación Urofort.

Pero, sobre todo, destaca de ella que en ningún momento se mencione la gravedad de los delitos que se imputan a los detenidos: ¡trata de seres humanos con fines de explotación laboral! Una aberrante forma de esclavitud moderna, como también se define a la trata, cuyo análisis y/o condena no ha merecido una sola línea de preocupación por parte del sindicato fundado hace 131 años por el viejo Pablo Iglesias.

〈Esta revista ha intentado recabar de UGT algunas puntualizaciones al respecto de su confuso comunicado, y todos los contactos remiten al secretario general de FICA UGT Huelva, pero Luciano Gómez nos ha colgado el teléfono durante la conversación.〉

Habrá que esperar a que se levante el secreto de sumario para saber realmente la envergadura del caso Urofort, aunque cualquiera diría que no está pasando. Una trama con -presuntamente- cientos de víctimas explotadas, 15 detenidos y cuatro “empresarios rumanos afectados”, que han sido enviados a la cárcel por un juez de Jaén como «cabecillas» de esta trama tan terrible y tan poco comentada. Pero está pasando.


Perico Echevarría

Editor y director de La Mar de Onuba

@CiudadanoPan


UGT «informó» de sus derechos a las temporeras marroquíes con un falso folleto editado en un árabe ininteligible y subvencionado por el Fondo Social Europeo

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.