¡Ojalá Trump no diezme a su pueblo!

por Eduardo Madroñal

 

 

No nos diezmó Napoleón, por citar una invasión reciente, -¿Abascal, patriota, estarás de acuerdo?-. No nos diezmará el actual personajillo a la cabeza de la superpotencia en su ocaso -¿Abascal, patriota, estarás de acuerdo?-. Como le ha respondido valientemente nuestra ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, “con humildad, pero sin complejos, debo decir que no es hora de dar lecciones ni de recibirlas” -¿Abascal, patriota, estarás de acuerdo?- y ha añadido el antiguo y sabio dicho popular: “Es fácil ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio” -¿Abascal, patriota, estarás de acuerdo?

Donald Trump, presidente de Estados Unidos -la única superpotencia realmente existente en el mundo-, se ha permitido -con la soberbia de los poderosos que no saben lo cerca que están del abismo- atacar a nuestro pueblo y a nuestro país -¿Abascal, patriota, estarás de acuerdo?- llegando a declarar despectiva y públicamente que la población de España está siendo diezmada por el virus -¿Abascal, patriota, estarás de acuerdo, o quieres más féretros como te manda la voz de tu amo?- jugando letalmente con una expresión de salvaje invasor.

Trump aprovechó siniestramente para “justificar” su decisión de no reabrir las rutas aéreas con Europa, y alegrándose de que Italia y España sufran las muertes del coronavirus, con gélidas palabras mortuorias, “no diría que a Italia le esté yendo muy bien en estos momentos, no diría que a España le esté yendo muy bien en estos momentos”. ¿Abascal, patriota, estarás de acuerdo, o quieres más féretros como te manda la voz de tu amo?

¡Trump, mortal vocero del imperio en su ocaso, completo ignorante de la prolongada historia del pueblo de España, un pueblo de raíces profundas, fundido con una viejísima sustancia que ha atravesado siglos de historia y ha derrotado, tarde o temprano, a todos los invasores con su lucha intraducible -la guerrilla-, ¡ay, Trump!. derrotaremos al coronavirus, reconstruiremos nuestra economía, reindustrializaremos toda España incluida la España vaciada, redistribuiremos la riqueza y nos enfrentaremos a todo aquel extranjero que nos quiera mantener dominados! ¿Abascal, patriota, estarás de acuerdo, o quieres más féretros como te manda la voz de tu amo?

¡Ojalá Trump no diezme ni a su pueblo ni a otros pueblos del mundo!


Eduardo Madroñal Pedraza, colaborador de La Mar de Onuba, nació el año 1951 en Madrid, el año 1951, de raíces andaluzas paternas y castellanas maternas. Fue velocista y jugador de balonmano. De una clase social, eligió otra práctica social. Fue, por el  artículo 191 del Código Civil franquista, «padre soltero» de una hija de madre desconocida. Estudió Psicología. Trabajó 7 meses como repartidor de codornices y 7 años como administrativo en Uralita. Acabó Psicología; fue profesor de inglés (6 años en colegio privado y 4 años en instituto por oposición. Con la LOGSE se cambió a orientador educativo. Anomalías se titula su tercer libro de poemas. Colabora en diversas publicaciones (De Verdad, Chispas…) en formato digital e impreso. Es militante de Unificación Comunista de España, miembro de Recortes Cero, e integrante de la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones. Profesor aprendiz, psicólogo inapropiado, orientador peregrino, demócrata distinto, patriota inusual, comunista extraño, padre inesperado, abuelo chocante, amante inhabitual, y alguna anomalía más.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.