Nostalgia de Woodstock

En 1969 terminaba la década de los sesenta, los años más brillantes de la historia de la música pop-rock, y el centro de la creatividad en este campo se estaba trasladando desde Gran Bretaña a los Estados Unidos, donde una serie de músicos y artistas venían produciendo algunos de los mejores discos de aquella década en torno al movimiento hippie, la música underground y la innovación de géneros como el blues y el jazz.

Como una metáfora de este tránsito, ese año los Beatles daban su último concierto en la azotea del edificio de la discográfica Apple donde grababan un disco antes de disolverse; los Rolling Stonesperdían a su guitarrista Brian Jones víctima de las drogas, y la banda Cream, creada por Eric Clapton, desaparecía después de haber grabado algunas obras maestras del género.

Nuevos grupos y solistas trataron de renovar un panorama que ya se manifestaba en decadencia: Ten Years AfterKing CrimsonDeep PurpleSoft Machine… quisieron revitalizar la música pop europea introduciendo formatos que mezclaban elementos como la sicodelia y el rock sinfónico.

En América mientras tanto, los nuevos grupos combinaban estilos y sonidos, desde el country y la música afrocubana al rock duro, que tenían una excelente acogida en todo el mundo: CrosbyStillsNash & YoungLed ZeppelinJimi HendrixSantanaChicago y BloodSweat and Tears se postulaban para sustituir a quienes habían monopolizado la popularidad de la década que estaba a punto de terminar. Incluso el regreso de Elvis Presley con baladas como “In the ghetto” anunciaba que en 1969 el cambio de plaza ya era una realidad.

Como si todos los mitos se confabularan para despedir aquella década de creatividad, en una explanada cercana a la localidad de Bethel, en el condado de Sullivan, estado de Nueva York, se celebró un festival que reunió a más de 500 000 personas para asistir a un concierto de varios días, del 15 al 18 de agosto de 1969, en el que iban a actuar algunos de los nombres que habían marcado aquella era.

Se concibió bajo el lema “Tres días de paz, amor y música” (la guerra de Vietnam estaba en su apogeo) y se promocionó con la banda sonora de las canciones de “Hair”, el musical hippie de gran éxito entonces en los escenarios de Broadway.

No fue el primero de los macrofestivales que se pusieron de moda aquellos años. Además de Monterrey en 1967, en el 68 la isla británica de Wight había congregado a miles de personas en un festival que se repitió los años siguientes (en la edición de 1969 actuaron algunas de las estrellas que habían participado en Woodstock). Y sólo un mes antes de Woodstock los Rolling Stones habían reunido a cientos de miles de personas en el londinense Hyde Park para rendir un homenaje a Brian Jones.

A cincuenta años de aquel acontecimiento, Woodstock sigue provocando algunas de las sensaciones más gratificantes para la generación que vivió aquellos años enganchada a la cultura del rock. La realidad y la leyenda se mezclan en las historias que se contaron sobre aquellos días de música y rosas.

Dos de las grandes estrellas que participaron en el festival, Jimi Hendrix y Janis Joplin, murieron por sobredosis al año siguiente. Bob Dylan, sobre quien se había centrado buena parte de la promoción del festival, no pudo al fin actuar a causa de la enfermedad de uno de sus hijos (sí lo hizo The Band, su grupo de acompañamiento). John Lennon, cuya participación estaba prevista, envió un mensaje desde Canadá denunciando que las autoridades de los Estados Unidos no le habían permitido la entrada al país. La música de los Beatles sí estuvo presente a través de una impactante versión de Joe Cocker de “With a Little help from my friends”, que Ringo Starr cantara en el álbum “Sgt. Peppers”.

Actuaron en Woodstock una nómina de artistas y grupos consagrados que aún quita el aliento: Jefferson AirplaneGrateful Dead, Santana, The WhoCredence Clearwater RevivalJohnny WinterJoan BaezSimon and GarfunkelTen Years After, Crosby, Stills, Nash and Young… Y para algunos artistas entonces apenas conocidos, como Richie HavensMountain, la Incredible String BandSeewater o Grace Slick

Woodstock fue como una plataforma de lanzamiento internacional. Se convirtieron en estrellas gracias en gran parte a la promoción que supuso para sus carreras la participación en aquel festival. Sus actuaciones, como las de todos los participantes, quedaron para la posteridad en una película documental de Michael Wadleigh y en un triple álbum que fue muy bien acogido en todo el mundo, pese a lo cual los responsables del evento no pudieron recuperar los gastos de inversión que les supuso la organización del festival.

Tal vez este año, con el lanzamiento de una caja de CDs[1] con todas las actuaciones y un DVD del documental remasterizado de Wadleigh consigan enjuagar en parte las pérdidas de entonces.

En 1994, para conmemorar el 25 aniversario, volvieron a reunirse durante dos días algunos de los que participaron en el 69, como Crosby, Still and Nash, y esta vez, aunque sí cantó Bob Dylan,  el resultado fue un gigantesco fracaso en medio de un caos total. Lo mismo ocurrió en 1999 cuando se quisieron conmemorar los 30 años con un cartel que incluía a los Red Hot Chili Peppers, Rage Against The Machine y Metallica.

Ahora, cincuenta años después, una prevista celebración del medio siglo de la efeméride en Columbia, Maryland, en el estado de Washington, se frustró por el temor a un nuevo descalabro tras anunciarse la cancelación de actuaciones de artistas como el rapero Jay-Z y la cantante pop Miley Cyrus.

Otros de los que se apearon fueron John Fogerty y Santana, los únicos que habían participado en el festival de hace cincuenta años (Fogerty entonces como líder de Credence).

Personalmente pienso que es mejor así. No es una buena idea otro Woodstock comercial que podría trastocar la imagen mítica de aquel festival que ha quedado para la posteridad como uno de los grandes acontecimientos de la cultura del rock.

50 años de Woodstock: 432 canciones para un viaje en el tiempo y en la música

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Acerca de Francisco R. Pastoriza 15 Artículos
Francisco R. Pastoriza Profesor de la Universidad Complutense de Madrid. Periodista cultural Asignaturas: Información Cultural, Comunicación e Información Audiovisual y Fotografía informativa. Autor de "Qué es la fotografía" (Lunwerg), Periodismo Cultural (Síntesis. Madrid 2006), Cultura y TV. Una relación de conflicto (Gedisa. Barcelona, 2003) La mirada en el cristal. La información en TV (Fragua. Madrid, 2003) Perversiones televisivas (IORTV. Madrid, 1997). Investigación “La presencia de la cultura en los telediarios de la televisión pública de ámbito nacional durante el año 2006” (revista Sistema, enero 2008).

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.