Negacionismo: el gran enemigo del cambio climático

por  

Cada vez son más las campañas de concienciación que surgen en torno a la importante tarea de frenar con el cambio climático en el mundo.

Miles de hectáreas se queman en diferentes partes del planeta, el deshielo en la Antártida es cada día más preocupante y la pérdida de fauna y flora a causa de esta situación es una realidad patente.

Tampoco se pueden olvidar las altas temperaturas que, año tras año, sacuden los termómetros del mundo, ni tampoco se puede apartar la vista ante los inesperados cambios de tiempo que son , sin lugar a dudas, producto de este cambio climático.

Los mares, a su vez, han pasado de ser espacios naturales únicos a convertirse en un vertedero de plásticos y restos de basura que desaparecerán en un plazo mínimo de 100 años. 

Con este escenario, aún existen agrupaciones y corrientes de pensamiento que se empeñan en negar la existencia del cambio climático.

Son los llamados negacionistas del calentamiento global, agrupados en think tanks o agrupaciones negacionistas que aseguran que el cambio climático y sus consecuencias en el planeta es todo una mentira. 

EUROPA: FOCO DEL NEGACIONISMO

Pese a que el movimiento negacionista sobre el cambio climático surgió inicialmente en Estados Unidos, ahora Europa se ha establecido como el foco principal del negacionismo en esta materia. 

Esta conclusión ha sido extraída a partir de un estudio realizado por la Universidad Pompeu Fabra que, a su vez, ha sido publicado en la prestigiosa revista Climatic Change. 

El estudio, llamado THINKClima, señala los ochos think tanks más potentes que, a día de hoy, se encargan de expandir este pensamiento negacionista por el continente. 

En Reino Unido, se encuentran tres: el Centre For Policy Studies (CPS), la Global Warming Policy Foundation (GWPF) y el Institute of Economic Affairs (IEA). En Francia, el Institut Économique Molinari (IEM). En Alemania, el Europäisches Institut für Klima und Energie (EIKE). En Austria, el Austrian Economic Center (AEC). En Suiza, el Liberales Institut (LI). Y, en España, el Instituto Juan de Mariana (IJM).

La líder del proyecto, Nuria Almirón, comparte que “estas organizaciones tienen en común una ideología neoliberal, es decir, defienden el libre mercado y la mínima intervención gubernamental y adoptan posiciones políticas cercanas al conservacionismo político o incluso a la extrema derecha”, como recoge el diario El Español, y como refleja el mencionado estudio.

Además, el documento refleja que la principal de estas organizaciones se basa en negar la evidencia científica y en señalar otras cuestiones que nada tienen que ver con el calentamiento global como tal.

Asimismo, entre sus mensajes para restar importancia al cambio climático, apuntan a que un mayor nivel de CO2 es bueno para las plantas, que el aumento de la temperatura global no es para tanto, niegan la variación de las temperaturas en la última década y señalan, entre otras cosas, que el cambio climático podría responder a un plan orquestado por parte de los gobiernos.

Por estos motivos, y ante la creciente expansión de estos pensamientos, el estudio recuerda la importancia de que los medios de comunicación y los ciudadanos estén al tanto de la existencia de estos movimientos para poder hacerles frente y así evitar que la población se desapegue de la importancia de luchar contra el cambio climático.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.