Navidad 2020: ¿habrá cena de empresa este año?

Shutterstock / Xavi Montero

El refranero popular dice sabiamente que “comer sin trabajar no se debe tolerar”, pero hay una excepción: las comidas y cenas de empresa. Este año las tradicionales cenas y comidas navideñas de empresa tendrán que adaptarse a las limitaciones impuestas por la expansión del coronavirus. Y el sector hostelero también se verá afectado

Los datos de la hostelería en España

La hostelería representa el 6,2% del PIB español, genera 1,7 millones de empleos y aporta cerca de 17 500 millones de euros a las arcas públicas del Estado, según los datos del año 2019 de la patronal del sector Hostelería de España.

A causa de la crisis generada por la pandemia, esta asociación, junto a la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) y de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) han creado la plataforma Juntos con la Hostelería, con el fin de ofrecer herramientas que permitan a los hosteleros mantener su actividad.

Según la plataforma, el sector se enfrenta desde hace meses a una caída sin precedentes. Se prevé el cierre de más de 65 000 negocios hosteleros en 2020, con la pérdida de más de 350 000 empleos y un descenso en la facturación de más de un 50% respecto a 2019. A esta situación, se suma la de 30 000 empresas asociadas a la hostelería, cuya facturación conjunta supone cerca del 20% del PIB nacional.

Navidad y restricciones

Shutterstock / No-Mad

El panorama se presenta sombrío para los restaurantes y la hostelería. La Covid-19 pone en riesgo las comidas y cenas de empresa de esta Navidad; los hosteleros creen que la reducción de aforo y la incertidumbre ante la evolución de la pandemia se traducirán en un descenso de las reservas.

Hay muchas dudas y, sobre todo, muchas incógnitas, que se deberían ir resolviendo según evolucione la situación sanitaria. Aumentan las dudas sobre la campaña de navidad, uno de los periodos de mayor facturación del sector, con cenas de empresas, reuniones familiares y de amigos, etcétera.

Durante la campaña 2020, y con las medidas decretadas por las diferentes comunidades autónomas: hostelería cerrada, hostelería al 50%, reuniones de máximo seis personas cuando la hostelería está abierta, empleados trabajando en casa y por tanto ningún tipo de servicio de comida a empresas… la situación se presenta muy complicada para el sector y gran parte de los hosteleros asume que este año se realizarán pocas cenas de empresa.

Cena de empresa: un rito antiguo

¿De dónde viene esta costumbre? El rito de celebrar un buen festín en torno a una mesa ha formado parte de la tradición cultural, de griegos a romanos, pasando por árabes y judíos.

Esta tradición, ligada a los diversos grupos de convivencia social, llegó, con el transcurso del tiempo, al grupo más numeroso, fragmentado y volátil: la empresa. La costumbre se atrincheró en la cultura corporativa, mezclando lo formal con lo informal. Y ha tomado carta de naturaleza en torno a la comida o cena de navidad de empresa.

Cierto es que no todos en la empresa quiere ir a la cena y para algunos es más bien una obligación. Mezclar comida con alcohol y estar cerca del jefe siempre ha sido una combinación peligrosa. Mejor hacer como dice el refrán: “Al vino, como rey; al agua, como buey”.

De la confraternización a los consejos a tener en cuenta

Shutterstock / charmedlightph

Un encuentro de este tipo facilita la diversión, la confraternización y la socialización con los compañeros de trabajo. Y permite una conexión más directa y sin barreras formales con la jerarquía de la organización. Si, además, hay buenos resultados y un clima empresarial positivo, puede convertirse en un grato y divertido momento de celebración.

Lo particular de la situación ha dado pie a toda una serie de recomendaciones, sugerencias y trucos para salir indemne. Los aspectos más delicados del encuentro tienen que ver con la manera de confraternizar con jefes, iguales o subalternos, el protocolo en la mesa, la vestimenta, cuánto beber, y qué hacer en la poscomida o cena (copas, baile, karaoke…). La trampa de las relaciones informales empresariales se manifiesta, de manera inusitada, en este encuentro anual y la lista de anécdotas inconfesables crece cada año.

2020: ¿desaparece del rito o se convierte en virtual?

La era Covid-19 también ha afectado a este evento. Por un lado, las empresas han sufrido los efectos devastadores de la pandemia en su cuenta de resultados y en sus plantillas. Pero por el otro, quienes han mantenido su puesto de trabajo necesitan algún tipo de motivación para superar el desgaste de unos meses emocionalmente complicados.

Para sus participantes, la celebración de las comidas o cenas de navidad de empresa, tendrán como referencia las mismas reglas que otros eventos sociales: no más de seis personas por grupo y toque de queda. Por tanto, la cercanía, las mesas amplias y los lugares abarrotados pertenecen al pasado. La copita posterior tendrá que ser más rápida de lo habitual.

Algunas empresas se plantean evitar e impedir la celebración de la tradicional cena para reducir al máximo los contactos y así minimizar el riesgo de contagio. Otras, por las restricciones de aforo, han decidido trasladar la cena y los eventos navideños a sus propias sedes.

También se ha planteado la posibilidad de ofrecer vales de comida a los trabajadores, lo que mantendría el gasto en el sector de la restauración aunque se perdería el espíritu de confraternización de la cena navideña.

Adicionalmente, se plantea otra solución más ligada con los hábitos adquiridos en las empresas durante este año de pandemia: enviar la cena a casa de los trabajadores y que cada uno se conecte para cenar juntos virtualmente.

Es indudable que nos espera una Navidad diferente y, como no podía ser de otra manera, afectará también a las comidas de empresa.


Fernando Díez Ruiz, Profesor doctor Facultad de Psicología y Educación, Universidad de Deusto; Blanca García Henche, Secretaría académica, departamento de Economía y Dirección de Empresas, Universidad de Alcalá; José Luis Crespo Espert, Profesor Titular de Economía Financiera e Investigador del Instituto de Análisis Económico y Social. Universidad de Alcalá, Universidad de Alcalá y Pedro César Martínez Morán, Director del Máster en Recursos Humanos de ICADE Business School, Universidad Pontificia Comillas
Contenido bajo Licencia Creative Commons


 

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.