“Mónica se queda”

PAH Sevilla llama a paralizar este martes el desahucio en Dos Hermanas de una pareja con una hija de dos años solicitado por CaixaBank.

La entidad bancaria contempla paralizar el desalojo in extremis si lo solicita el Ayuntamiento de la localidad sevillana.

Un informe del Consistorio nazareno al que ha tenido acceso La Mar de Onuba considera acreditado que la familia se encuentra en «riesgo de exclusión social».

La orden de lanzamiento va dirigida contra el anterior ocupante, que abandonó el inmueble en 2019 sin que CaixaBank llegara a ser consciente de ello.

La mediadora contratada por CaixaBank no apreció situación de vulnerabilidad en la familia que hoy será desahuciada, cuyos ingresos apenas alcanzan los 700 euros mensuales para la pareja y su hija menor de dos años.
Building Center, propietaria de la vivienda abandonada es una sociedad de CaixaBank centrada en la “desinversión de la cartera de inmuebles procedentes del grupo”.
por Nico Ferrando

Building Center, una sociedad instrumental de CaixaBank para la “desinversión de activos inmobiliarios”, según reza en su página web, ni se enteró de que Óscar se había ido dejando abierta la puerta del piso propiedad de la entidad bancaria. De hecho, continuó adelante con la demanda de desahucio iniciada en 2017 y fallada el 31 de enero del pasado año.  

Mientras los abogados de CaixaBank esperaban en sus despachos ser notificados de un desalojo que, en realidad, ya se había producido, la puerta permaneció abierta. Nadie acudió siquiera a ver el estado del inmueble, un piso prácticamente «en bruto», o poner una cerradura. Lo único cierto fue el temor de los vecinos del 9 de la calle Álamo. No a que el piso fuera nuevamente okupado. Más bien a la incertidumbre sobre el carácter e intención de quienes fueren los nuevos okupantes. No serían los primeros desde que Óscar se marchó.

Mónica y Diego tienen una hija de apenas dos años. Por motivos de salud, ella, de 28, no puede trabajar. Él, con 31, trae a casa los 700 euros que gana en un trabajo de media jornada. Insuficientes para los gastos familiares, pero excesivos para que las diferentes administraciones públicas contemplen algún tipo de ayuda a la “unidad familiar”. A finales del pasado verano fueron conscientes de no poder seguir pagando el alquiler del piso en el que vivían. Alguien les habló de la puerta abierta de la calle Álamo.

Justo enfrente del edificio en el que vive la madre de Mónica. Desde la difícil gestación de su pequeña nieta, su hija padece de una diabetes “descontrolada”. La llama una o más veces cada dos horas para asegurarse de que está consciente. Más de una vez ha tenido que ir corriendo a inyectarle insulina. El tiempo es vital en estas circunstancias. En octubre Mónica se acercó a ver el piso del que le habían hablado. Vio la puerta abierta. Entró y supo que, efectivamente, el inmueble estaba en evidente estado de abandono. Los vecinos vieron con buenos ojos a los nuevos okupas. Una pareja sencilla y joven con una hija de apenas dos años. Una bicoca después de las experiencias vividas desde que Óscar desalojara la vivienda el pasado año sin que Building Center, la sociedad de desinversión de CaixaBank, tomara conciencia de ello.

Hacer clic en la imagen para ampliar

A las 10,30 horas del pasado 7 febrero, un agente judicial se personó en la casa para requerir, a Óscar, «que se desaloje la vivienda que ocupa”. Pero hacía meses Óscar se había ido, y la orden de desahucio, el lanzamiento, de carácter nominal, no pudo ejecutarse. A partir de ese momento, y según todas las fuentes jurídicas consultadas por esta redacción, CaixaBank debía haber iniciado un nuevo procedimiento judicial -de imprevisible duración dadas las actuales circunstancias- contra los actuales ocupantes del inmueble. El agente judicial dejó una copia de la Diligencia de Lanzamiento en la que hacía constar que había requerido a Mónica y a Darío acreditar, en el plazo de 10 días, el «derecho a habitar» la vivienda del banco.

El 26 de febrero, Mónica y Darío, asesorados por un “abogado de Podemos”, registraron ante el Juzgado de Primera Instancia una suerte de imprecisas Alegaciones contra el desahucio. Al día siguiente, 27 de febrero, el Juzgado ordenó “unir” el escrito de Mónica y Darío a los autos. No obstante, aclaró que el procedimiento va dirigido contra Óscar, no siendo Mónica ni Darío «partes en el mismo”. De esta forma, el Juzgado elude entrar a valorar las alegaciones de la pareja, pero incluye a esta en los autos y les transfiere un lanzamiento que, stricto sensu, ya tuvo lugar, meses antes, cuando Óscar abandonó el piso dejando la puerta abierta. El Juzgado ordena continuar con el desalojo, “adoptando las medidas necesarias, recabando incluso el auxilio de la fuerza pública”. Librando a CaixaBank de un nuevo y engorroso proceso judicial.

18 días después de ordenado el nuevo lanzamiento, fue declarado en España el estado de alarma por la pandemia de COVID-19. Interminables y angustiosas semanas de mucha incertidumbre y ninguna solución.

Nuevo lanzamiento

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En estos meses las cosas han ido a peor para la unidad familiar. Los 700 euros que gana Darío siguen sin ser suficientes para un alquiler (mucho menos para una fianza). Apenas han conseguido comprar unos electrodomésticos de segunda mano y adecentar algo el dormitorio y, menos, el baño. El panorama laboral inmediato ofrece pocos motivos a la pareja para ser optimistas. La salud de Mónica ha empeorado. Ha sufrido varios desvanecimientos preocupantes. Su madre ha incrementado el número de llamadas de control. En Julio, una trabajadora social del Ayuntamiento de Dos Hermanas les facilitó el formulario para solicitar la inscripción en el “registro público municipal de solicitantes de vivienda protegida”. El 9 de ese mismo mes, el Consistorio emitió un informe de «exclusión social». Es la única ayuda que han recibido de la Administración Pública. Según la información ofrecida por la trabajadora social, con los 700 euros mensuales que gana Darío no tienen derecho a nada.

Por su parte, CaixaBank ha conseguido que el Juzgado emita un nuevo Mandamiento de Lanzamiento, contra Óscar, que, previsiblemente, tendrá lugar hoy martes, 15 de septiembre. El banco pretende que la actual familia que okupa la vivienda la abandone sin entrar a valorar sus alegaciones ni ofrecer alguna alternativa. Es más, este lunes, Una portavoz autorizada de CaixaBank aseguraba a esta revista desconocer la situación familiar de Mónica. Como se recoge en las alegaciones redactadas por el “abogado de Podemos”, hay abundante sentencias y jurisprudencia nacional e internacional, entre ellas varias sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que consideran ilegal un desalojo como el que CaixaBank espera culminar hoy en Dos Hermanas.

En manos del Ayuntamiento

CaixaBank sostiene que el informe elaborado por una “mediadora” independiente no aprecia situación de vulnerabilidad ni menciona la enfermedad de Mónica. Añade que tampoco constan observaciones en ese sentido por parte del Ayuntamiento de Dos Hermanas.

No obstante, y tras consultas realizadas con la dirección del banco este mismo lunes, una vez conocida la situación real de la familia a través de La Mar de Onuba, CaixaBank se ha abierto a paralizar el desahucio. Pero solo si lo solicita  el Ayuntamiento de Dos Hermanas. La portavoz descarta que esta medida de gracia pueda tomarse en consideración si viniera de otra entidad u ONG. “Si lo solicita el Ayuntamiento se valorará aplazar el lanzamiento, es todo lo te que puedo decir”, remata la portavoz en conversación con esta revista.

Este martes, 15 de septiembre, a partir de las 10.00 horas, la Plataforma de Afectados por las Hipotecas en Sevilla, (PAH) ha convocado una concentración en el domicilio de la calle Álamo número 9 de la localidad sevillana.  Ayer, la pareja registró nuevo escrito en el Juzgado y aportó pruebas para solicitar la paralización del desahucio hasta que se garantice, como exige la jurisprudencia citada, una “solución habitacional” para los tres miembros de la familia. Si no prospera, a las  11,30 horas serán desalojados. El Juzgado ha autorizado, expresamente, el uso de la fuerza policial para conseguirlo.

Reportaje emitido el pasado mes de febrero en CDH

Relacionado

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.