Misioneros cristianos fundamentalistas provocan la muerte de indígenas en Brasil

El grupo de indígenas aislados apareció en Brasil junto al borde fronterizo peruano, cerca de donde se sacó esta fotografía aérea en 2010. © G. Miranda/FUNAI/Survival

Poblaciones enteras están siendo exterminadas por enfermedades como la gripe y el sarampión contra las cuales no tienen inmunidad.

Stephen Corry, director de Survival International, sostiene que “hay que impedir que misioneros cristianos fundamentalistas estadounidenses pongan en práctica el afán de contactar a pueblos indígenas no contactados. Esto puede llevar al martirio que buscan, pero siempre acaba matando a indígenas”.

Estas declaraciones se producen al conocerse que un misionero estadounidense está siendo interrogado por las autoridades brasileñas después de ser acusado de entrar al territorio de un pueblo indígena no contactado ene Brasil.

El misionero, Steve Campbell, de la Iglesia “Green Baptist” de Maine, EE. UU. ha sido interrogado por funcionarios de la FUNAI, el Departamento de Asuntos Indígenas del Estado brasileño, y hay indicios por los que podría ser juzgado por genocidio.

La prensa brasileña informa de que Campbell entró al territorio del pueblo indígena hi-merima y visitó campamentos localizados en el marco de la labor de monitorear el territorio del pueblo indígena no contactado, ayudado por un guía local que había participado en una reciente expedición de la FUNAI.

La noticia llega apenas dos meses después de que otro misionero, John Allen Chau, fue asesinado por miembros del pueblo no contactado sentinelese al llegar a su isla del océano Índico con el propósito de convertirlos al cristianismo, y puso en peligro a los sentineleses no contactados.

Según información local, Campbell ha justificado sus actos sosteniendo que le estaba enseñando a miembros de un pueblo indígena vecino, los jamamadis, a utilizar el GPS, y que la única manera de llegar a su destino era entrando al territorio del pueblo hi-merima.

Nuevo Gobierno de Brasil

Survival indica que el nombramiento por el presidente Bolsonaro de una predicadora evangélica, Damares Alves, al cargo de ministra encargada de asuntos indígenas animará probablemente a otros misioneros a tratar de visitar a otros pueblos no contactados.

Los pueblos indígenas no contactados son los pueblos más vulnerables del planeta.

Poblaciones enteras están siendo exterminadas por la violencia ejercida por los foráneos que les arrebatan sus tierras y sus recursos, y por enfermedades como la gripe y el sarampión contra las cuales no tienen inmunidad.

 

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.