México se prepara para dar la victoria a la izquierda de López Obrador

Es la primera nación de lengua española del mundo (130 millones de hispano hablantes), su Producto Interior Bruto (2.458.357 millones de dólares) ha crecido hasta colocarse entre los diez más grandes del mundo, incluso por encima de la madre patria dentro de la Unión Europea. Todos los inversores financieros internacionales miran a México por su enorme potencial para invertir a futuro dentro de las multinacionales dispuestas a instalarse en un país con un consumo creciente.

Parecen todo parabienes para nuestro querido país hermano pero es verdad que resalta mucho la enorme brecha de desigualdad que existe, viviendo la clase de nivel económico superior completamente al margen de la clase trabajadora de la que una enorme cantidad sobreviven con un puñado de pesos que sorprendería a cualquier trabajador de la Unión Europea.

Esta situación no es nueva, las diferencias sociales son demasiado grandes como para que el país prospere al estilo europeo, pero parece que ahora se dan factores electorales muy favorables a la formación de izquierda MORENA. Nada tiene que ver con la supuesta izquierda venezolana lanzada al monte e incapaz de entrar en razón para reconducir al país más rico naturalmente de nuestra América, como es Venezuela.

Después de muchas décadas de “priismo”, el partido de Peña Nieto ha gobernado muchos años, parece que toca el turno electoral, a Andrés Manuel López Obrador, hombre de izquierda pero que sabe mantener una postura moderada con las instituciones económicas que por más de 25 años le han dado estabilidad a la economía mexicana. Mexico lleva desde 1990 una vía ascendente en lo que a su economía se refiere.

Bajo ese escenario Obrador a lo largo de su precampaña afirmó su respeto por la Autonomía del Banco de México y por mantener los equilibrios macroeconómicos. Por supuesto que lo contrario sería ir en contra de la tendencia de estabilidad y en contra de la confianza de los inversionistas, porque lo que menos quiere hacer Obrador es mostrarse como un posible presidente que vaya en contra de la estabilidad económica.

Por otra parte, Obrador ha planteado la necesidad de lograr una estabilidad fiscal para que se tenga un equilibro de cero en las finanzas públicas, señala la necesidad de no endeudar a la economía y para ello controlará el gasto público. Prometió a lo largo de su precampaña no incrementar los impuestos en términos reales, por ello no habrá una reforma fiscal y tampoco incrementará el IVA o el Impuesto sobre la renta. Es una propuesta de gobiernos de derecha y de centro izquierda como lo ha sido el PRI y el PAN.

López Obrador propone como base de su gobierno acabar con la corrupción y resultado de ello se obtendrán recursos económicos para crear programas de desarrollo económico. Si lo consigue hay dinero para todo porque la corrupción es enorme, a nivel gubernamental como el Partido Popular de España pero a nivel medio y bajo, incluso policial, es terrible.

El gasto corriente tendrá un decremento, para lograrlo propone cortar los privilegios del gobierno y disminuir el gasto corriente para transformarlo en gasto de inversión. El gasto público en inversión se acompañará de inversión privada para generar proyectos productivos y crecimiento económico.

Pretende bajar el salario a los directivos en el gobierno, en contraste se incrementará el salario para aquellos que tengan bajas percepciones, se requiere un salario digno para los burócratas de bajo perfil. Aparentemente, esta sí me parece es una propuesta de un gobierno que quiere acabar con los privilegios de unos cuantos.

Una medida interesante es la descentralización de las secretarias de estados, Obrador ya señalo que cada una de las secretarias se ubicará en diferentes estados del país, la pregunta es, estarán dispuestos los trabajadores sindicalizados a cambiar de residencia y de forma de vida. Será una tarea ardua si Obrador llega a la presidencia de México.

Obrador considera necesario establecer precios de garantía para los productos agrícolas, se fomentará la siembra de un millón de hectáreas de árboles frutales y de explotación de madera, además se otorgarán créditos a la palabra.

Propuesta interesante es la de ser autosuficiente en la producción de energéticos, se pretende modernizar las seis refinerías y construir dos más con el objetivo de ya no importar 600.000 barriles diarios de gasolina, a un precio altísimo. Lo que representan las tres cuartas partes de su consumo

En materia energética se pretende rehabilitar las hidroeléctricas y se fomentará el uso de energías renovables, con un programa parecido al del PSOE en nuestro país.

Obrador pretende una subid generalizada de salarios y pretende generar estrategias para lograrlo; no es tarea fácil pero es una excelente noticia de un gobierno de izquierda comprometido con las causas sociales.

Quiere cancelar la construcción del nuevo aeropuerto internacional de la ciudad de México, los contratos millonarios de esa obra deberán cancelarse, y qué pasará con la fuerte inversión que hasta el momento se ha generado: planos, infraestructura eléctrica e hidráulica y mucha otra obra que a simple vista no se percibe, acaso será dinero tirado a la basura, o podrá aprovecharse.

El sureste mexicano es un territorio con gran potencialidad, por ello suena interesante el desarrollo de un tren turístico-cultural en la zona maya de Cancún-Tulum, Calakmul-Palenque. Es una zona de moda invadida por europeos y estadounidense que podría crecer aún muchísimo más.

López Obrador argumenta cuidar el gasto y no contratar deuda pública, pero a su vez propone una serie de gastos que de sólo pensarlo asusta al mundo económico; y es la propuesta de que todos los jóvenes que estén cursando el nivel medio superior tendrán una beca mensual y 300.000 universitarios de familias de escasos recursos económicos podrán recibir un apoyo de 2.400 pesos mensuales.

La pregunta es: ¿todos los estudiantes de nivel medio superior recibirán el apoyo o sólo los mejores promedios? La medida antes señalada seguramente impactará a las finanzas públicas de este país, por ello es necesario que con detalle Obrador explique algunas de sus propuestas.

Desde fuera de México es verdad que no hay temor a cambios radicales, es verdad que Josó Antonio Meade (PRI) gusta y convence, y Ricardo Anaya (Por México al Frente) es visto como continuidad, aparte de Rodríguez Calderón, el bronco (independiente). López Obrador, a mi juicio, debería establecerse dentro de los parámetros de la socialdemocracia que tanta prosperidad ha dado a la Unión Europea y alejarse de los cantos de sirena populistas e idealistas que siempre soplan por América Latina….por algo son los hijos de la tierra del Quijote.

Francisco Villanueva Navas, colaborador habitual de La Mar de Onuba es economista y periodista financiero. En Twitter: @FranciscoVill87

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 1872 Articles
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.