Matar poetas: redentora autodestrucción de Juan Cobos Wilkins

por Carmen Ciria

El 9 de octubre, en el salón del Museo Provincial y enmarcado dentro del ciclo Letras Capitales del Centro Andaluz de las Letras, se presentó el último libro de poesía de Juan Cobos Wilkins, Matar poetas, publicado muy cuidadosa y bellamente por la prestigiosa editorial Vandalia, de la Fundación José Manuel Lara. El escritor estuvo arropado por el editor Ignacio F. Garmendia, el cantante Jesús Albarrán y el bailarín y coreógrafo Dan Danza, lo que convirtió la presentación en un espectáculo emocionante e innovador que encantó al numeroso público asistente.

Matar poetas puede considerarse el libro final de una trilogía muy unitaria iniciada con Biografía impura (2009) donde el escritor iba poetizando diferentes etapas de la vida, el niño, el joven, el poeta, y El mundo se derrumba y tú escribes poemas (2016), cuando todo parecía arder al compás de las torres gemelas. Ahora el poeta ha llegado a un momento cumbre de madurez literaria que se plasma en la agilidad, naturalidad y dominio de la lengua que brilla en los poemas y en la estructura innovadora del poemario: Prosa y verso conviven armoniosamente en el haz y el envés de cada poema, en las sucesivas tesis y antítesis que obligan al lector a una síntesis personalísima. El juego de contrarios crea en el lector una respuesta sorprendida y por ende, fecunda. Y dicha sorpresa se hace más intensa, si cabe, al encontrarnos con un lenguaje científico adaptado plenamente al poema y que se resignifica adquiriendo también un significado metafórico y simbólico, por ejemplo, en el final del poema NO INTENTO EXPLICARTE LA AUTOFAGIA

Su nombre es tenia, devora desde dentro. Si la acaricias se llamará melancolía.

La reflexión sobre el papel de la poesía es una constante en la obra de Wilkins. Se la había planteado ya en Para qué la poesía, premio Ciudad de Torrevieja (2012). Y aquí se nos expone desde uno de los primeros poemas NO INTENTO EXPLICARTE donde aparece ya la ambigüedad calculada y fértil de todo el poemario:

Matad poetas
Matad, poetas

La primera orden pone de relieve el espíritu trasgresor y subversivo de este príncipe rebelde que es Juan Cobos Wilkins. Nos sitúa ante la realidad de un mundo, de una sociedad que no cuida especialmente bien a sus creadores, poetas, pintores, cineastas… De aquí la orden, matadnos o seguidnos matando. Pero el segundo verso —ah, la importancia de la coma— también es una orden, un imperativo que exige a los poetas que se defiendan, que luchen, pero con sus armas: el arte, la búsqueda de la belleza, la denuncia social cuando hace falta, el compromiso. De este modo el libro tiene desde el primer momento un valor simbólico, un grito de alerta contra la depreciación de la poesía y de todo Arte, contra la desvalorización de lo auténtico, contra el triunfo de los ecos frente a las voces, como decía Machado.

Hay en el libro una conciencia ética y estética muy personal, pero que tiene el acierto de convertirse en referente universal. La mirada al exterior: Lorca, Kim Phuc — la niña quemada por el napalm en Vietnam—, los zapatos vacíos en el campo de concentración, la cruel utilización de la perrita Laika…nos lleva a la visión pesimista de un mundo cruel, visión que sin duda es compartida por muchos de nosotros, pero junto a esta vertiente exterior, el poeta nos ofrece su vulnerabilidad íntima expresada con una sinceridad que conmueve. Poemas como INTENTA EXPLICARME MI SUICIDIO, INTENTA EXPLICARME EL DAÑO, INTENTA EXPLICARME LAS AUSENCIAS, todos con sus reversos, por poner algunos ejemplos, nos colocan ante los ojos la esencia delicada y transparente del poeta, su sentir más emocional formulado con tanta sinceridad que vuelve a elevarse a un plano simbólico:

Matar poetas

Colección: VANDALIA
Número de páginas: 112

Hasta que tu enfermiza melancolía
se autolesiona con la luz del domingo.
Y la vida, no sé…,
pasa a tu lado sin rozarte siquiera.
Ni golpea.

El poeta intimista nos plantea temas clásicos y existenciales: el paso del tiempo, la soledad, la melancolía, el amor y el desamor… junto a una visión crítica de la realidad social, de modo que el poemario se completa a sí mismo, se ofrece en síntesis de las preocupaciones sociales y existenciales del autor. No hay aquí torre de marfil, se trata de un poeta con la mirada en la belleza, en la estética, pero con los pies en la ética, bien clavados en la tierra, hermanados con los otros seres humanos.

Las inquietudes personales, los fantasmas íntimos, algunos elementos clave transversales en toda su obra como las figuras de “el ángel”, “la mantis religiosa”, “el príncipe rebelde”, transitan por los poemas. Todo conformando la búsqueda constante de conciliación entre Pasión y Armonía.

El poeta subversivo y “subversívoro” que es Juan Cobos Wilkins nos ofrece en este libro lo mejor de sí mismo y de su voz poética exigente e innovadora. Un libro que hay que leer y disfrutar.

Carmen Ciria Santos
Carmen Ciria Santos

Nacida en Soria, Carmen Ciria reside en Huelva desde 1975. La autora de esta reseña sobre Matar poetas, es licenciada en Filología Románica por la Universidad de Zaragoza y catedrática de Lengua y Literatura Española. Es académica de la Academia Iberoamericana de la Rábida de Huelva.

Ha colaborado en las Hojas de Literatura y Arte El fantasma de la glorieta y codirigido Cuadernos la Placeta (Fundación El Monte) y la colección de poesía «Juan Ramón Jiménez» (Diputación de Huelva). Ha leído sus poemas en el Centro Cultural de la Generación del 27 de Málaga, en las Jornadas “Poetas de Poesía inédita» celebradas en 1991 y en el Congreso “El lenguaje poético al inicio de un milenio” celebrado en Huelva. Ha realizado una lectura poética en el Congreso Internacional “Juan Ramón Jiménez: NYC, ciudad y poesía”, celebrado los días 24,25,26 y 27 de septiembre de 2008 en Nueva York. En la actualidad viene colaborando asiduamente con el Centro Andaluz de las Letras en sus programas literarios estables: Circuito Literario Andaluz y Tardes con las Letras. Participa activamente en el «Seminario Mujer Latinoamericana-Mujer Andaluza», un foro creado en 1995 por un grupo de mujeres preocupadas por formarse en el pensamiento feminista para trabajar por un mundo más justo y solidario. Colabora asiduamente en revistas literarias de ámbito andaluz y nacional y su amplia obra poética ha sido reconocida, entre otros con el Premio de Poesía Leonor de Córdoba (2004) por su obra Amantes Glaseados  Premio Las uvas de la Ser y del Odiel (2006) por su libro jrj.poemas. Premio Verdes Escritores y Escritoras (2018).

Quién no quiere a Juan Cobos Wilkins: la cultura onubense homenajea al poeta

Lo más reciente en La Mar de Onuba

La Mar de Onuba en Facebook

Acerca de La Mar de Onuba 2757 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.