Más de 600 ciudadanos españoles, abandonados por el Gobierno en la frontera entre Marruecos y Melilla

por Miguel Ángel Laguna

 

 

La plataforma ciudadana “Melillenses Atrapados en Marruecos” denuncia el abandono del Gobierno español tras el repentino cierre de fronteras que realizó el país vecino el pasado 13 de marzo. El colectivo ha reclamado una solución urgente a diputados y senadores; delegación del Gobierno en Melilla; Defensor del Pueblo, y Parlamento Europeo a través del eurodiputado Miguel Urbán. Impasibles como las fronteras, las instituciones públicas siguen sin ofrecer respuesta 95 días después.

Carta del eurodiputado Miguel Urbán a Arancha González Laya, Ministra de Exteriores, y los máximos representantes consulares de ambos países. (Click para ampliar)

Con el caos inicial, con miles de personas tratando de abandonar el país, la Policía marroquí permitió el paso durante un fin de semana de algunos ciudadanos que trataban de regresar a España e impidió el de otros sin pautas objetivas: “No dejaban entrar a nadie, solo a quienes ellos querían o quienes dieron dinero”. A continuación, las autoridades emplazaron a los ciudadanos atrapados a dirigirse al Consulado español en Nador. Supuestamente, desde allí recibirían la llamada que les permitiría salir, volver. Sin embargo, todavía esperan que este gesto se produzca.

Por su parte, la dictadura marroquí sí repatrió a los suyos tras un acuerdo exprés con el Gobierno. Se habilitó un corredor humanitario entre Melilla y Beni Enzar que permitió regresar a parte de la población marroquí desde la ciudad autónoma, y que generó esperanzas vacuas entre los retenidos allí: “¿Alguien puede explicarnos cómo España se cuadra ante Marruecos y, en unas horas, le organiza un corredor humanitario para sus ciudadanos y en un solo sentido? Cómo, en un abrir y cerrar de ojos, la frontera infranqueable se ha convertido en un pasillo privilegiado para marroquíes sin que España haya defendido que ese gesto humanitario se haga también para españoles y residentes que llevan semanas clamando y denunciando por la difícil situación. En medio de la peor crisis sanitaria que hayamos vivido, no imaginábamos tal sensación de abandono. Ni tanta desesperación. Y aquí seguimos: niños, personas mayores, familias separadas, trabajos perdidos, muchos de nosotros sin recursos.”

Además, miles de ciudadanos españoles o residentes en el país han sido repatriados desde los lugares más recónditos del planeta, “y nos sentimos impotentes al comprobar que tan solo unos kilómetros nos separan de nuestras casas sin que nadie lo remedie”. Mientras, España guarda férreo silencio. Todo es mutismo, incertidumbre. Y cada vez es más difícil para los afectados comprender la aparente falta de criterio.

Solo se han fletado tres barcos y dos vuelos de repatriación desde Casablanca, el 3 de abril y el 7 de mayo, pero ninguno desde Beni Enzar, dejando atrás a cientos de personas que siguen lejos de sus hogares. “Además de que no se nos garantizaba plaza, hay varios factores que convertían esta posibilidad de salida en remota: se nos exigía pasaporte sellado con la entrada a Marruecos, sabiendo que no es exigible para melillenses y no disponemos de él; se nos trasladaba a Madrid, sin garantías de cómo volver a Melilla; hay niños que no podrían viajar solos; no hay transportes terrestres en Marruecos para llegar hasta Casablanca; la mayoría de los afectados ni siquiera cuenta con recursos económicos para pagar el viaje, y en la carretera, la Policía nos multa y nos saca dinero por todo”.

Carta de la plataforma ciudadana a la Delegada del Gobierno de España en Melilla. (Click para ampliar)

La petición que realizan, convertida ya en grito desesperado, es la apertura de un pasillo humanitario para llegar hasta Melilla. Una vez allí, podrían viajar a la península en ferry o avión con un coste inferior a los 50 €. “Por ese dinero podría estar abrazando a mis hijos. Pero no puedo permitirme un gasto de mil euros para viajar hasta Tánger”, asegura Sonia Marín como portavoz de la plataforma de afectados.

“Hay gente que está pasando hambre, tirados en la calle. Vivimos una auténtica locura. Y pretenden que los españoles atrapados en Marruecos que estamos a 2 kilómetros de las fronteras [entre Beni Enzar y Melilla], salgamos por Tánger. ¿Cómo vamos a hacer un viaje de más de 800 kilómetros donde no se nos garantiza la seguridad ni las condiciones sanitarias mínimas? ¿Cómo vamos a hacer tantos kilómetros para llegar a Tánger si llevamos 4 meses sin ingresos?”.

Malagueña, de 30 años, Sonia residió diez años en Estepa y ahora sus hijos la aguardan con su familia en Écija. A principios de marzo, viajó con Norudin, su marido, al Rif. Visitarían a un familiar enfermo, pasarían unos días de descanso y volverían para continuar en Andalucía con unas vidas que ahora quedan truncadas por una valla. “Hemos perdido nuestro piso de alquiler, nuestros trabajos, llevo casi 4 meses sin poder estar con mis hijos. No tenemos ningún tipo de ingreso, ni ninguna cobertura sanitaria, y hemos vivido con mucho miedo. Si nos hubiera entrado el virus, aquí hubiéramos muerto”. Según nos relata, ese ha sido el destino de dos españoles que carecían de sus tratamientos, y temen por el resto: entre los afectados hay un grupo “especialmente vulnerable de niños separados de sus padres, bebés con patologías, familias repartidas, personas mayores y gente con dolencias crónicas que precisan medicación”.

Hoy reciben con inquietud los rumores sobre una nueva apertura de fronteras para los marroquíes que aguardan en Melilla. No se habla de los españoles en Marruecos. Pegados al teléfono día y noche, temen que Rabat vuelva a tomar decisiones imprevistas. Impasibles como las fronteras, las instituciones públicas siguen sin ofrecer respuesta 95 días después.


Miguel Ángel Laguna es editor de lafarruca.news, medio de comunicación multi-local, alejado de las agendas institucionales y lo noticiable para medios de comunicación de masas: "un medio de pueblo, que hace periodismo para el pueblo. Por dignidad, por necesidad".
La Farruca News

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.