Ofensiva diplomática de Marruecos antes de la reunión sobre el Sahara

Foto de familia de la última cumbre de la UA, en 2017, donde aparece el rey marroquí y el presidente de la RASD.
Jesús Cabaleiro Larrán

Desde que se hizo pública la futura reunión los días 5 y 6 de diciembre en Ginebra entre Marruecos y el Frente Polisario, tras casi seis años sin producirse conversaciones directas sobre el Sahara, el reino jerifiano ha desplegado toda una serie de iniciativas diplomáticas, en especial, hacia los dos países observadores, Mauritania y Argelia, que también asistirán a la mesa redonda convocada por el enviado especial de la ONU, Horst Köhler.

Marruecos inicialmente señalaba que iría una delegación de bajo nivel al encuentro y también se quejó del lugar elegido, Ginebra, ya que le hubiera gustado otro más alejado y sin tanta presión mediática europea. Ahora, hay dudas sobre el nivel de la representación que viaje a la ciudad suiza.

En un discurso sin precedentes, el propio rey Mohamed VI lanzó un mensaje conciliador con Argelia, con motivo del 43 aniversario de la Marcha Verde. Pidió un diálogo “directo y sincero” además de “avanzar en la normalización de relaciones” superando el “estancamiento” planteando la creación de una “herramienta política común”. El principal conflicto que distancia a ambos países es el Sahara.

Como se sabe la frontera entre ambos países está cerrada desde 1994 y existen numerosas vallas y muros en una línea fronteriza común con más de mil kilómetros que está “trazada pero no señalizada” desde ya lejana guerra de las arenas de 1963.

Frontera entre Marruecos y Argelia

Además, el rey alauí mantuvo una conversación telefónica el pasado 6 de noviembre con el presidente ruandés, y actual presidente en funciones de la Unión Africana (UA), Paul Kagame –por cierto, procesado en Francia y España por genocidio- donde tras el eufemismo de la reforma “de las estructuras y procedimientos de trabajo” del organismo africano se esconde el querer marginar y eliminar la presencia de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), que ya ha reaccionado denunciando públicamente esta maniobra.

En el reciente discurso real, el propio Mohamed VI reconoció que el ingreso de Marruecos a la Unión Africana ha venido impuesto por la necesidad de defender su tesis sobre el Sáhara en el continente, además de otras consideraciones económicas.

Y es que “el conflicto del Sahara ha durado demasiado tiempo” según ha señalado el presidente del Consejo de la Unión Africana, el chadiano Moussa Faki Mahamat, que recuerda el papel de colaborador de la UA con el Consejo de Seguridad de la ONU.

Por su parte, el pasado 2 de noviembre, el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Nasser Bourita, anunció “importantes transformaciones” en sus relaciones bilaterales con Mauritania tras una audiencia en su país vecino con el presidente mauritano, Mohamed Uld Abdelaziz a quien entregó un mensaje personal del rey Mohamed VI.

En el conflicto saharaui, Nuakchot tradicionalmente está más cercana a las tesis de Argelia y el Frente Polisario, además ha estado casi siete años sin embajador en Rabat. Hay que recordar que existe una numerosa población saharaui de origen mauritano con lazos tribales con el país.

Para completar el panorama, en Europa se está a la espera el próximo 3 de diciembre sobre la votación del informe en la comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo respecto al tratamiento a los productos del Sahara tras el informe del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). La sentencia del TJUE dictaminó que el territorio tiene un estatus “distinto” y “separado” de Marruecos.

Una de las propuestas es que dichos productos dispongan de una etiqueta propia que señale su origen ya que hay que considerar “los beneficios a la población local”. La eurodiputada liberal francesa, Patricia Lalonde visitó, junto a otros eurodiputados la capital saharaui, El Aaiún el pasado septiembre mostrándose favorable al acuerdo. Un total de 93 asociaciones saharauis pidieron en un reciente escrito al Europarlamento que se tenga en cuenta a la población y su derecho a la autodeterminación.

Pero en Europa también han tomados iniciativa dos partidos marroquíes, el Partido Istiqlal (PI) y la Reagrupación Nacional de Independientes (RNI). Los líderes de ambas formaciones, Nizar Baraqa y Aziz Ajannouch, respectivamente, fueron al 25º Congreso del Partido Popular Europeo (PPE) en Helsinki llegando a alianzas estratégicas “para defender los intereses del Reino”. Se trata de lo que se denomina en Marruecos, diplomacia paralela. Por ejemplo, cuando Suecia estudiaba reconocer a la RASD, el propio rey mandó a la líder del PSU, el Podemos marroquí, Nabila Mounib, a entrevistarse con sus compañeros ideológicos suecos para defender la marroquinidad del Sahara.

Por otro lado, hay que recordar que, a finales de octubre, la Minurso se ha prolongado otros seis meses, por segunda vez consecutiva, cuando lo habitual era un año, empeño logrado por Estados Unidos y que no quería Francia que se vio obligada a plegarse a los intereses americanos en la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU. Tres países se abstuvieron Rusia, Etiopía y Bolivia.

Precisamente, Bourita desplegó las tesis promarroquíes sobre el Sahara en Washington con apoyo al lobby existente tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado y logró hacerse una foto con el presidente Donald Trump en Naciones Unidas, aunque no tuvo una entrevista con el mandatario estadounidense.

EUCOCO Madrid noviembre 2018

España y el Sahara Occidental

En lo que hace referencia a España, la celebración de la 43 edición de la Conferencia Europea de Solidaridad con el Sahara (Eucoco) los próximos 16 y 17 de noviembre, en la sede de UGT, ha puesto de manifiesto los difíciles equilibrios del Gobierno del PSOE en este conflicto.

Por un lado, la mesa del Congreso con los votos de PP y PSOE impide la celebración en una de sus salas, la Sala Constitucional, de la reunión del Intergrupo parlamentario del Sahara, con presencia de parlamentarios nacionales, europeos y autonómicos, previamente a la celebración de la Eucoco. El argumento negativo se justifica en un informe elaborado por el Ministerio de Asuntos Exteriores por temer las consecuencias cara a las futuras relaciones hispanomarroquíes.

Hay que recordar que en las dos cámaras legislativas españolas se han mantenido reuniones sobre el Sahara, la última el pasado mes de febrero, para analizar en una jornada titulada ‘Sahara Occidental: de la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo a la responsabilidad internacional’.

Es más, parlamentarios del PSOE miembros del Intergrupo del Sahara, participaron en actos en el Congreso cuando estaban en la oposición. Hay que citar además a parlamentarios socialistas implicados con los saharauis como Odón Elorza o la portavoz de los socialistas españoles en el Parlamento Europeo, Iratxe García, miembro de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui.

También en la propia Francia se han celebrado reuniones en la Asamblea Nacional, la última el pasado junio. No obstante, en París recientemente fuertes presiones marroquíes, incluido un escrito del responsable de sus Museos nacionales, obligaron a retirar unos paneles, fotos y publicaciones de la lucha saharaui en el centro George Pompidou.

Por otra parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, despachó en poco más de un minuto las preguntas que le hicieron cuatro senadores referentes a la política de su departamento sobre el conflicto del Sáhara Occidental. De hecho, Ciudadanos registró en el Congreso una pregunta por los posibles avances en el proceso de descolonización del Sahara cuando se reunió recientemente con su homólogo marroquí, Bourita.

Por último, el próximo miércoles día 14, en la sede del Consejo General de la Abogacía en Madrid se celebrará la jornada ‘Sáhara occidental. Consecuencias jurídicas de una descolonización inconclusa’, organizada por Aprase (Asociación Profesional de Abogados Saharauis en España).

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.