Los trabajadores «sin chabola» de Lepe mantienen la huelga tras el vallado que les impide reconstruir el asentamiento

El perímetro del asentamiento quedó vallado al mediodía de este miércoles, 16 de octubre, solo unas horas después de que el incendio quedará totalmente extinguido.

Entre 200 y 300 residentes en las infraviviendas devastadas por el fuego protagonizan un «modélico acto de protesta», según la información facilitada por la Guardia Civil. 

Cáritas, Huelva Acoge, Asnuci, Fecons, la Asociación Pro Derechos Humanos y el colectivo Mujeres en Zona de Conflicto han pedido una «investigación o informe oficial que aclare las causas reales del incendio», así como «una explicación de las administraciones competentes sobre el desalojo forzoso de personas y familias y la demolición con palas excavadoras de sus bienes y enseres».

Antonio Abad, de Asisti, asegura que la intervención de los bomberos se limitó a que el fuego no sobrepasara los limites del asentamiento, y que no se utilizaron las mangueras hasta que habían ardido la gran mayoría de las chabolas.
El inmediato movimiento de tierras y posterior vallado del terreno soliviantan a las entidades.
por Perico Echevarría

Huelva, 17 de Octubre de 2019. Entre 200 y 300 personas, la gran mayoría de ellas trabajadores subsaharianos, se concentraron ayer, de forma «modélica» (según la explicación ofrecida a esta redacción por un portavoz de la Guardia Civil ), para pedir una solución urgente a su repentina carencia de un techo bajo el que dormir y mantener sus escasas pertenencias. Todos ellos estaban citados, como cada mañana, frente a la estación de Lepe, colindante al asentamiento de chabolas en el que residían hasta ayer mismo, y donde grandes autobuses y furgonetas les recogen cada día para llevarlos a sus trabajos en fincas agrícolas de Huelva, Sevilla y el Algarve portugués. La fuentes municipales del Ayuntamiento repiten insistentemente que el 90 % de estos migrantes chabolistas trabajan fuera de los límites del municipio costero onubense.

Ayer, esos casi tres centenares de trabajadores no subieron a los autobuses. Están en huelga. Hoy jueves mantendrán su protesta, tampoco acudirán a trabajar y volverán a concentrarse frente a la estación lepera.

Exigen una solución ante la falta de viviendas dignas. Las suyas, construidas con palés de maderas, cartones y mucho plástico suministrado por los propios patrones agrícolas, volvieron a arder entre el lunes y martes. Este último incendio fue devastador, el mayor de los muchos sufridos por la mini ciudad chabolista aneja al cementerio de Lepe, y arrasó prácticamente la totalidad del asentamiento.

Hay enfado generalizado. El fuego no es ajeno para los habitantes del poblado de infraviviendas. Han sido casi 30 los que en el último año han obligado a reconstruir decenas de chabolas. Pero este último, el más impresionante y devastador hasta la fecha, ha sido diferente. Y con bastante probabilidad, el último. Las llamas fueron sofocadas tras varias horas de intervención que requirieron la presencia de efectivos del Consorcio de Bomberos, personal de Protección Civil, Guardia Civil y Policía Local. También se solicitó por parte de los bomberos maquinaria pesada para crear cortafuegos. Esas mismas máquinas derribaron -con todo lo que había en su interior-, las chabolas que no habían sido afectadas por el fuego. En pocas horas, no quedó una sola infravivienda en pie. Mientras se procedía al derribo, un numeroso grupo de operarios instalaba postes y extendían una valla metálica que, desde el medio día de ayer, limita e impide el acceso al recinto. El asentamiento chabolista de Lepe ya es historia.

Como contaba ayer esta revista, algunos trabajadores han sido acogidos por amigos y conocidos que sí disponen de vivienda en Lepe y otras localidades. Los que trabajan en fincas de municipios cercanos a otros asentamientos, se han trasladado a estos con la intención de levantar allí una nueva chabola en la que malvivir. Otros han sido acogidos por los propios empresarios freseros en los alojamiento que utilizan durante la recolecta para albergar a las temporeras marroquíes contratadas en origen. 148 han pasado las dos últimas noches en el polideportivo municipal de Lepe, donde inicialmente se les había concedido una estancia de 48 horas; un portavoz del Ayuntamiento ha asegurado este miércoles a La Mar de Onuba  que podrán permanecer en el recinto deportivo unos días más. Para estos trabajadores, buscar un alojamiento en otra localidad resulta un conflicto laboral, ya que las rutas de los autobuses que les llevan a las fincas donde trabajan pasan por Lepe. Son, en su inmensa mayoría, trabajadores con papeles y trabajo. No piden caridad. Pueden pagar el alojamiento digno que reclaman. Pero nadie acepta su dinero.

Este es un aspecto en el que incide Antonio Abad, de Asisti (Asociación Solidaridad Igualdad y Sostenibilidad Trabajo Integral), que lleva tiempo alertando sobre el crecimiento de los asentamientos de infraviviendas poblados por trabajadores extranjeros en la provincia de Huelva. «No son indigentes», sostiene Abad, «en realidad, son los que sostienen la economía de estas empresas. El ochenta y tantos por ciento de la mano de obra en la agricultura onubense son migrantes, y a medida que crecen las hectáreas de explotación agrícola, crece la necesidad de mano de obra, y crece la llegada de estas personas. Pero nadie ha contemplado la muy deficiente dotación de alojamientos para dar cobertura a esas necesidades empresariales. Para Abad, «no supondría tanto esfuerzo ni tanta inversión habilitar espacios dignos para acoger a esta gente en las temporadas. Son personas que no necesitan tanto, y que podrían pagar sus cuotas. No piden que se les regale nada. Ellos pueden pagar su alojamiento, el problema es que no hay alojamientos para ellos».

Cáritas y otras cinco entidades sociales piden una investigación

Los trabajadores chabolistas refieren que desde hace meses escuchan que los van a desalojar. Se sabe que la propiedad del terreno quiere comenzar cuanto antes la ampliación de un centro comercial, que cuenta con todos los requisitos legales y que está contemplada en los planes urbanísticos de la ciudad. El proyecto es confirmado por el Ayuntamiento de Lepe. El asentamiento chabolista tenía, en ese sentido, los días contados, ya que, tarde o temprano, el propio ayuntamiento (o algún juzgado) hubiese tenido que ordenar el desalojo.

Pero aún así, nadie se esperaba la inmediata y completa capacidad de respuesta demostrada por la propiedad y el Ayuntamiento tras los dos incendios sucedidos las noches del domingo y lunes. El primero dejó un herido con quemaduras de gravedad en el 21 % de su cuerpo; permanece ingresado en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Ardieron sólo cinco o seis chabolas, y fue sofocado totalmente sin que llegara a extenderse. Y eso que el viento era propicio. Como lo era también menos de 24 horas después, cuando un nuevo y virulento fuego comenzó justo en la chabolas más cercanas a las que ardieron la noche anterior.

«Qué casualidad que haya habido dos incendios seguidos justo en la misma zona y con el viento favorable», destaca Antonio Abad. El miembro de Asisti, que estuvo presente durante este  y otros de los muchos anteriores, se muestra sorprendido porque «en las cuatro horas que tardó en arder el asentamiento, ninguno de los cuatro camiones de bomberos echó ni una gota de agua». Abad si observó el movimiento de tierras que realizaba la maquinaria pesada, y cómo, una vez sofocado el fuego, esta derribaba las pocas chabolas que no habían ardido.

La Mar de Onuba ha consultado este mismo miércoles a la gerencia del Consorcio de Bomberos de Huelva las características del operativo y las acciones realizadas en el incendio final del asentamiento. Se reproduce textualmente la respuesta:

Según consta en el parte de la intervención la recepción del aviso se realiza a las  21:31, siendo despachados los recursos del parque comarcal de Costa Occidental, sito en Ayamonte, con 2 vehículos autobombas y cuatro efectivos así como otra dotación del parque comarcal costa-riberas, sito en Punta Umbría,  con dos vehículos autobombas y tres efectivos, a los que les unió mas tarde un vehículo más con otros tres efectivos del parque de Ayamonte.

Un total de 5 vehículos autobombas y 10 efectivos estuvieron trabajando en el incendio, además de personal de Protección Civil, Guardia Civil y Policía Local.  La primera dotación llego a las 21:51, encontrándose un incendio muy avanzado y dada la velocidad de propagación el responsable de la primera dotación solicita maquinaria pesada para realizar un cortafuegos y evitar su propagación. 

A las 21:59 el mando en el lugar informa: “se necesita maquinaria para hacer cortafuego. Es imposible controlarlo si no hacen cortafuego.”

A las 23:30 el mando en la zona informa: “aún no esta controlada la situación. Es imposible apagar pero el IC esta delimitado. No se va a extender. Hay zona centro que esta extendiéndose pero no hay forma meterse. Han hecho cortafuego que se van a librar unas 20 chabolas. No necesario ningún medio mas. Están trabajando maquinas con cortafuego. Cuando baje temperatura refrigeran perímetro y se quedan en prevención”.

La magnitud el incendio era tal que aún con los medios en el lugar era muy difícil su control si no existían maquinaria pesada.

Antonio Abad asegura haber sido testigo de otros incendios de gran virulencia, similares al que este lunes supuso el fatal desenlace del asentamiento de Lepe. Nuca había visto que los servicios de emergencia dieran por perdida la batalla contra las llamas. A su sorpresa suma que, «con los restos del asentamiento aún humeantes», un gran número de operarios comenzaran la rápida instalación del vallado que ya impide el acceso al terreno que pronto albergará la ampliación del centro comercial. Y que agentes de la Benemérita impidieran el acceso de los chabolistas que confiaban en recuperar algunas de sus pertenencias si hubieran resistido el impacto de las llamas.

En un comunicado conjunto, Cáritas, Huelva Acoge, Asnuci, Fecons, la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía y el colectivo Mujeres en Zona de Conflicto, han solicitado a las Administraciones competentes «una explicación pública sobre el desalojo forzoso de personas y familias, así como de la demolición con palas excavadoras de sus bienes y enseres, entre ellos, su documentación; habiéndoles impedido recogerlos a pesar de que en principio estaban lejos del foco del incendio, e incluso cuando este ya estaba sofocado y controlado».

También han solicitado una investigación «sobre las causas reales del incendio».

Cuando salga el sol este jueves, los trabajadores sin chabola de Lepe, mantendrán la huelga iniciada el día anterior y se negarán de nuevo a subir a los autobuses que les llevan a las empresa agrícolas en las que trabajan. A través de sus organizaciones patronales, estas han declinado este miércoles hacer alguna valoración sobre la incidencia de la huelga. y han remitido a los informadores «a las administraciones con competencias en materia social, que son la que tienen que tomar medidas acerca de la situación de estas personas».

Las entidades sociales piden respuestas ante la gravedad de los asentamientos chabolistas

COMUNICADO DE PRENSA:

Concentración de protesta de trabajadores agrícolas sin hogar, este miércoles en Lepe.

Todo ser humano tiene derecho a vivir dignamente y a acceder a los derechos que reconocen todas las leyes fundamentales, ya sean internacionales, nacionales o autonómicas. Desde este reconocimiento, todos tenemos derecho a tener un espacio propio, íntimo, donde nadie pueda entrar de forma arbitraria, a poder trasladarnos de lugar y ser acogidos, sin tener que renunciar a nuestra identidad, a compartir, a relacionarnos con nuestros vecinos, compañeros, a estar integrados socialmente. Todos tenemos derecho a la sanidad, la justicia, la vivienda, el trabajo, el ocio, la educación, y a todo aquello que necesitamos para vivir dignamente.

Sin embargo este reconocimiento y el acceso a estos derechos no son los mismos para todas las personas.

El pasado lunes 14 de octubre unas 200 personas lo han perdido todo en el que, hasta la fecha, ha sido el mayor incendio ocurrido en los asentamientos de la provincia, unos a manos del fuego y otros a mano de las excavadoras.

Las entidades sociales llevamos años denunciando las graves condiciones de exclusión social que sufren estas personas y de la posibilidad de que hechos como el ocurrido ayer pudiesen pasar, sólo hay que echar la vista atrás para constatar que los incendios en los asentamientos de la provincia rondan la veintena en lo que va de año.

Ante esta constante y sangrante vulneración de derechos humanos pedimos con carácter de urgencia y según lo establecido en la Observación General número 7 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales ratificado por este Estado, a la administración competente, en este caso el Ayuntamiento de Lepe:

➢ El realojo de las personas afectadas por el incendio mientras se le busca o habilita una alternativa habitacional adaptada a su realidad y proceso personal de cada uno de ellos.

➢ Solicitamos una explicación pública de las administraciones responsables y competentes sobre el desalojo forzoso de personas y familias, así como de la demolición con palas excavadoras de sus bienes y enseres, entre ellos, su documentación; habiéndoles impedido recogerlos a pesar de que en principio estaban lejos del foco del incendio, e incluso cuando este ya estaba sofocado y controlado.

➢ Una investigación o informe oficial que aclare las causas reales del incendio.

➢ La aplicación de medidas de choque como son la limpieza de las zonas en las que se encuentran los asentamientos, la recogida de basuras, la instalación de contenedores o cubas y el abastecimiento de agua potable en aquellos asentamientos alejados de fuentes o puntos de agua potable.

➢ La puesta en marcha de alternativas de alojamiento reales y adaptadas a la realidad de las personas temporeras que acuden y trabajan en nuestra provincia.

Firman este comunicado:

Huelva Acoge
ASNUCI
FECONS
CÁRITAS
APDHA
MUJERES EN ZONA DE CONFLICTO


IU exige a la Junta que “intervenga ya” en los asentamientos

Rafael Sánchez Rufo, Coordinador Provincial de Izquierda Unida en Huelva, ha reclamado a Bella Verano, delegada provincial del Gobierno andaluz, y a Rocío Ruiz, consejera de Igualdad y Políticas Sociales, que “se pongan a trabajar ya para evitar que se declaren más incendios en los asentamientos de inmigrantes de Huelva”. Sánchez Rufo asegura que “la Junta de Andalucía dispone de medios para garantizar unas condiciones de vida dignas a la población inmigrante que vive en estos asentamientos y tiene que activarlos, sin esperar ni un momento más, para evitar que se produzcan más heridos o incluso víctimas mortales”, lo que es un riesgo evidente a día de hoy.

Los aparatosos incendios que han vuelto a devastar por enésima vez el asentamiento chabolista ubicado a las afueras de Lepe, junto al cementerio, y el que tuvo lugar a principios de mes en otro poblado de chabolas en Moguer, “tienen que hacer reaccionar” a las responsables políticas de la Junta de Andalucía con competencias en esta materia. Por ello, tienen que garantizar urgentemente unas condiciones de vida seguras a las víctimas de estos incendios, sin olvidar a las que siguen viviendo en asentamientos de estas características, ubicados en otros municipios agrícolas de la provincia de Huelva.

En este sentido, Sánchez Rufo les recuerda que tienen pendiente de ejecutar las medidas recogidas en una Proposición No de Ley (PNL) presentada por Adelante Andalucía y aprobada por unanimidad en el Parlamento Andaluz el pasado mes de junio, por la que se insta al gobierno andaluz a darle una solución inmediata a la población inmigrante, hasta que el problema de los asentamientos se remedie dotando de residencias dignas y seguras a la población inmigrante que se ve obligada a vivir en los mismos.

El pasado jueves la Junta de Andalucía en Huelva convocó al Foro de la inmigración, “pero está claro que lo que allí la propia Bella Verano anunció sobre unos protocolos para intervenir ante los incendios no está funcionando de ninguna manera a día de hoy”, según expone Sánchez Rufo. Por ello, el Coordinador Provincial de IU advierte a la Junta de Andalucía que “los problemas y las duras condiciones de vida e inseguridad que sufre la población inmigrante en los asentamientos chabolistas de la provincia de Huelva no se solucionan con la difusión de fotos en los medios de comunicación ni con anuncios de medidas, mientras las llamas arrasan los insalubres lugares en los que tienen que vivir cientos de personas inmigrantes”.


Ir a la portada de La Mar de Onuba


 

Lo más reciente en La Mar de Onuba

La Mar de Onuba en Facebook

1 Comentario

  1. La sensibilidad y el respeto del entorno agrícola de Huelva con el agua, las mujeres o los trabajadores inmigrantes. España, siglo XXI,

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.