Los riesgos de conocer el patrimonio cultural solo de manera virtual

Shutterstock / 3Dsculptor
por Julia Pavón Benito

 

Las “imágenes perdidas” de Paul Valery son hoy parte de nuestro día a día. Lo que en 1931 advirtió el filósofo francés, en su obra La conquista de la ubicuidad, se ha hecho realidad en la sociedad actual: miles de imágenes y fuentes de información fluyen en la red, aparentemente “perdidas”, distribuidas y difundidas a menudo automáticamente, sin detenernos a pensar en ellas.

Con el advenimiento de la era digital y los nuevos modelos de conocimiento, gestión y divulgación del patrimonio cultural (el legado material e inmaterial de los pueblos), nuestro contacto con dicha herencia ha dado un giro copernicano. Ahora es posible “acceder” a golpe de clic a las salas de los museos del mundo, diccionarios y repositorios documentales, colecciones científicas y monumentos.

La posibilidad de encontrar y reproducir en internet imágenes provenientes de toda nuestra herencia cultural ha permitido revalorizar y conservar aportaciones de distintas civilizaciones. La democratización del acceso a la cultura ha abierto las ventanas ante logros humanos de cualquier tiempo y lugar. Lo podemos comprobar en los datos de acceso y visitas de internautas a los grandes museos, centros culturales o monumentos desde la propagación de la pandemia del COVID-19, que se elevan a millones.

Pero como todo avance de este mundo globalizado, la generación del flujo de “metarrealidades” culturales tiene el peligro de generar desconexión e incluso cortocircuito con las bases estéticas o propuestas sensitivas de los objetos, realidades, tradiciones, costumbres, expresiones u obras de arte. Es decir, el flujo virtual es tan grande que se acaba perdiendo la conexión entre imágenes y los objetos y eventos reales y tangibles que representan.

Consumismo cultural

Más o menos, y según afirmaba el profesor italiano Nuccio Ordine, estamos en una época en la que, desprendidos del verdadero saber y contemplación, existe el peligro de caer en la “dictadura del provecho” cultural. Incluso, de derivar a un intenso consumo turístico-cultural de masas.

El debate, por tanto, está servido. Sobre todo si la fragmentación del conocimiento sigue colisionando con la verdadera percepción y valorización del acervo cultural. Una fragmentación que es fruto, entre otras cosas, del aumento de la capacidad reproductiva actual gracias a la revolución informática. No olvidemos que visualizar o acceder al legado de nuestros antepasados no nos convierte en personas cultivadas, como tampoco ahuyenta la ignorancia. Acceder no es comprender, ni aprender.

Si todo desembocase o se redujera a visionar, sin contar con la calidad intelectual y consecuentemente sensitiva del observador, la belleza y la contemplación, el saber y la aspiración al verdadero conocimiento naufragarían en un mar digital.

Museos mediadores

A pesar de que André Malraux, en su ensayo El museo imaginario (1947), concibió como algo trascendental el protagonismo de los museos como mediadores de transmisión de la cultura más allá de sus lugares físicos; los espacios a llenar entre los “guardianes” de la erudición y el gran público siguen siendo infinitos. No nos engañemos, la curiosidad o el interés por el conocimiento no se reduce al consumo de tecnología, aunque tampoco la desecha.

Conscientes de que lo digital es un mero medio para tratar de dar voz a expresiones culturales de la humanidad, ante la demanda de acceso y consumo todo podría reducirse a ahondar en la cuestión de la comunicación. Con ello, cabría volver a la casilla de inicio. ¿Qué es lo que produce la grieta entre el acceso al patrimonio cultural mediante una experiencia virtual y el conocimiento real de dicho patrimonio?

O, mejor, como se planteaba Olimpia Niglio en este contexto: “¿Tenemos la distancia intelectual, cultural y emocional adecuada para no demonizar lo digital y, al mismo tiempo, no ser aniquilados por ello?”.

Asusta la respuesta a esta pregunta. Entrar en diálogo y conectar con lo que es y significa el patrimonio cultural implica una profunda autorreflexión, en clave personal y educativa: debemos preguntarnos sobre nuestro propio camino cognitivo, frente a la mera reproductividad, en una era de la comunicación digital de masas.

En definitiva, y simplificando, abrazar en sí la instrumentalización de lo que los medios digitales nos ofrecen para acceder y conocer inicialmente el patrimonio cultural podría estrangular las vías de valorización del mismo.


Julia Pavón es doctora en Historia por la Universidad de Navarra (1996) y es profesora titular de Historia Medieval, además de Decana de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales desde 2020. Su investigación se ha centrado en el Reino de Navarra. durante la Alta Edad Media. También ha investigado la actitud del hombre hacia la muerte y ha editado La muerte y el hombre medieval, Valencia, 2007. Pavón también realizó importantes aportaciones al Diccionario biográfico español, escribiendo más de veinte entradas sobre personajes históricos de la Edad Media en Navarra. Fue editora principal de Reinas medievales de Navarra, Madrid 2014 y Reescritura de la Edad Media en el siglo XX. III. Teoría y práctica políticas, Turnhout, Brepols Publishers, 2015. Actualmente Pavon está investigando la Orden del Hospital y el Templo, con libros como La Orden de San Juan en Jerusalén. Panoramas medievales y trayectorias peninsulares, 2013 y en la actualidad prepara el Diplomatario de la Orden Hospitalaria de Navarra (s. XII al 1487) en dos volúmenes.

 

Contenido bajo Licencia Creativa Commons

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.