Los principales sindicatos europeos reclaman a los líderes de la Unión que el ‘Plan de Recuperación’ pos COVID-19 apueste por el «persistente» crecimiento de los salarios

42 millones de empleos, pendientes de las decisiones del Consejo Europeo sobre el Plan de Recuperación de la UE

Es la cantidad de trabajadores y trabajadoras que están en desempleo temporal (ERTE) durante la crisis del coronavirus, según una investigación realizada por el European Trade Union Institute (Instituto Europeo Sindical de Estudios)

 


Antes de la reunión que mantendrá el próximo viernes el Consejo Europeo para abordar el Plan de Recuperación de la UE, la Confederación Europea de Sindicatos (CES) ha transmitido a los gobernantes de la Unión el mensaje de que tienen «la responsabilidad de salvar todos los empleos que sea posible, mediante la adopción del plan de recuperación de 750 mil millones de euros propuesto por la Comisión Europea».

En un vídeo difundido este jueves, los máximos responsables de grandes sindicatos europeos, ha alertado de que «se ha traspasado la barrera de los 400.000 desempleados (permanentes) en un solo mes, en el norte y el oeste de Europa, registrando impactos significativos junto con el este y el sur». En este sentido. estos sindicatos de la Unión Europea (por parte de España, UGT, CCOO y USO) apuestan porque el Plan de Recuperación pos COVID-19 contemple, «además de salvar empleos», una «inversión adicional» que asegure salarios «persistentemente más altos durante la próxima década»..

En un llamamiento a los gobernantes europeos, el Secretario General de la CES, Luca Visentini, señala que “el plan de recuperación tiene el potencial de restaurar la confianza en Europa, también como objetivo añadido, que los ciudadanos perdieron durante la última crisis al marcar una diferencia real en la vida de los trabajadores cuando más lo necesitaban. Pero este apoyo no es suficiente si solo existe en el papel. El dinero necesita llegar a los trabajadores y a las empresas a tiempo para marca la diferencia”.

En este sentido, también afirma que “los trabajadores no van a reconocer a sus gobernantes nacionales el retraso de un plan que podría salvar sus puestos de trabajos si se dedican solo a mantener debates interminables. Tienen la responsabilidad de hacer lo correcto al evitar otro aplazamiento que la crisis económica y social actual puede convertirse también en una crisis política para la UE. El plan de recuperación es la única forma de garantizar que Europa salga de esta crisis más justa, más verde y unida de estos tiempos difíciles».

Personas trabajadoras en desempleo temporal en cada Estado miembro

Francia: 11,3 millones (47,8% de todos los trabajadores)..Alemania: 10,1 millones (26,9%). Italia: 8,3. millones (46,6%). España: 4 (24,1%). Países Bajos: 1,7 (23.2%). Austria: 1,3 (31.6%). Bélgica: 1,3 (31.5%). Rumanía: 1 (15,3%). Irlanda: 600.000 (30.8%). Croacia: 500.000 (34.2%). Suecia: 500.000 (11.1%). Polonia: 400.000 (3.1%). Eslovenia: 300.000 (35.6%). Chequia: 200.000 (4.6%). Dinamarca: 200.000 (7.8%). Luxemburgo: 200.000 (44.4%). Portugal: 200.000 (5%). Bulgaria: 100.000 (3.6%). Finlandia: 100.000 (4.6%). Eslovaquia: 100.000 (4.6%)

Carta de UGT, CCOO y USO a Pedro Sánchez

Estimado presidente:

Como sabemos que compartes con nosotros, la Unión Europea (UE) se enfrenta a la recesión más profunda de su historia, y la decisión que los líderes europeos tomaréis en la reunión virtual del Consejo Europeo del viernes tendrá consecuencias definitivas para la vida de millones de personas y para el propio futuro Europa.

Los líderes europeos tendréis que tomar una decisión histórica el viernes cuando discutáis sobre cómo evitar que una crisis sanitaria se convierta en una crisis social, económica y puede que política: ¿Se habrán aprendido las lecciones de 2008 y se elegirá una recuperación basada en la solidaridad y la sostenibilidad, o se optará de nuevo por la austeridad y la autopreservación cortoplacista con el consiguiente riesgo de división a largo plazo?

La confianza de la ciudadanía en la UE cayó en todos los Estados miembros tras la crisis financiera de 2008, con dramáticos descensos en los países más afectados por los regímenes de austeridad y que conllevó la desaparición puestos de trabajo, recortes salariales y que recortó la asistencia sanitaria y los servicios públicos. Todavía no nos hemos recuperado totalmente de esa crisis y los efectos de esta nueva conmoción están empezando a notarse.

En el primer trimestre de este año, el PIB de la UE experimentó su mayor descenso en 30 años, mientras que el número de personas que trabajan se invirtió por primera vez desde 2013. Casi 60 millones de trabajadoras y trabajadores han sido despedidos o se encuentran en paro temporal y millones de empresas, sobre todo pymes, están en riesgo de quiebra. El número de puestos de trabajo y de empresas que se pierdan de forma permanente dependerá de la respuesta política a la crisis.

Por eso el conjunto de responsables políticos deben apoyar la propuesta de la Comisión Europea de un fondo de recuperación de 750.000 millones de euros, dos tercios de los cuales vendrán, acertadamente, en forma de subvenciones en lugar de préstamos para no generar una deuda pública adicional insostenible, y un nuevo presupuesto de la UE lo suficientemente elevado como para hacer frente al desafío que se avecina.

Si lo hacen, y luego lo acompañan con una acción nacional inteligente respaldada por esta financiación de la UE, se podrán salvar millones de puestos de trabajo y crear incluso otros nuevos y de calidad, y la inversión pública podría aumentar en un tercio, un paso importante en la dirección correcta. Esto tendrá que ir acompañado de un apoyo masivo a la demanda económica interna y a la productividad, lo que solo puede lograrse mediante un aumento salarial negociado por sindicatos y patronales en el ámbito de la negociación colectiva.

Esta vez las condiciones propuestas no pueden vincularse a la consolidación fiscal, sino que deben ser inversiones en la transición hacia una economía verde y digital, en lugar de privatizaciones o la destrucción de la negociación colectiva. Estas condiciones son un comienzo, pero también se necesita inversión para abordar el empleo de las personas jóvenes y apoyar los servicios públicos, la atención sanitaria y la educación y la formación.

Ningún recurso de la UE debe ir a parar a las empresas que se nieguen a negociar salarios y condiciones de trabajo con los sindicatos o que impidan la financiación a los servicios públicos mediante la evasión, elusión o el fraude fiscal. Del mismo modo, las empresas que reciban dinero público deberán proporcionar trabajos dignos y colaborar para alcanzar los objetivos climáticos de una manera socialmente justa. Sindicatos y patronales debemos participar en el diseño y la aplicación de los planes nacionales de recuperación.

El plan de recuperación tiene el potencial de restaurar la confianza en Europa que la ciudadanía perdió durante la última crisis, marcando una verdadera diferencia en las vidas de los trabajadores y las trabajadoras cuando más lo necesitan. Y tiene que hacerlo de manera rápida: nadie agradecerá a sus representantes políticos el haber mantenido discusiones interminables mientras se pierden puestos de trabajo.

El plan que discutiréis el viernes contiene parte del espíritu de la propuesta que realizó el Gobierno de España y cuenta con el apoyo de la mayoría de los Estados miembros.

Hemos trabajado y seguimos haciéndolo para que los que se oponen al plan asuman su responsabilidad y no presionen para que se establezcan condiciones severas que harían que los países más afectados por el coronavirus sufran aún más.

Ningún país causó esta pandemia, por lo que ninguno debe pagar por sus consecuencias. Así como el virus no ha respetado las fronteras, tampoco lo hará la recesión. En un mercado único, como lo es el de la UE, una crisis en una parte de Europa debilitará la economía de todo el continente. E, inevitablemente, otra prolongada crisis económica y social se convertirá en una crisis política, poniéndose en riesgo la cohesión europea, la democracia y el futuro del proyecto europeo. El plan de recuperación es la única manera de garantizar que Europa salga de estos tiempos difíciles de forma más justa, más verde y más unida”.

Unai Sordo, secretario general de Comisiones Obreras (CC OO)

Pepe Álvarez, secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT)

Joaquín Pérez, secretario general de la Unión Sindical Obrera (USO)

Acerca de La Mar de Onuba 3609 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.