Los precios crecen en octubre por encima de la media nacional y abunda en la pérdida de poder adquisitivo de los andaluces

UGT-A: «El Gobierno debe decidir entre intervención en el mercado eléctrico o empobrecimiento de los trabajadores»

Viernes, 12 de noviembre de 2021. Según los datos oficiales publicados hoy por el INE, la economía andaluza ha finalizado el décimo mes del año con un nuevo incremento de precios de 2 puntos con respecto al nivel alcanzado en septiembre, dos décimas superior al del conjunto del Estado (0,5%). Así, Andalucía vuelve a elevar su tasa interanual de inflación hasta el 5,3%, una décima menos que la estatal (5,4%) pero 1,2 puntos superior a la que se registrara el mes pasado (4,1%), reduciendo, gravemente, el poder adquisitivo de las economías domésticas.

Las últimas cifras publicadas en materia de negociación colectiva nos indican que el incremento medio pactado en Andalucía en los convenios resultó ser del 1,05% lo que, con el nivel de inflación alcanzado en la actualidad (5,3%), se traduciría en una inasumible pérdida de poder adquisitivo para los trabajadores de 4,25 puntos, lo que agrava una de las principales características definitorias de las dos últimas grandes cifras económicas: el empobrecimiento de la clase trabajadora.

Por grupos, Vestido y calzado (10,9%) provocado por la temporada de moda de invierno, junto con Vivienda (4,3%), tras una nueva subida de la luz y Transporte (0,6%), por el encarecimiento de los carburantes; son los principales causantes del repunte inflacionista. Por el contrario, Comunicaciones (-0,7%) y Ocio y Cultura (-0,1%) han sido los únicos grupos que han reducido sus precios con respecto al mes pasado.

En términos interanuales, solo han descendido los precios en las Comunicaciones (-0,5%). Por el contrario, los mayores incrementos vuelven a ser los de Vivienda (23,1%) y Transporte (12,7%),  convirtiendo ya en auténticos lujos gestos tan habituales en nuestro día como poner una lavadora, encender la luz o repostar combustible.

Por provincias, en octubre, los precios se incrementaron en todas ellas. El aumento más llamativo se registró en Córdoba (2,5%). Por el contrario, Málaga (1,8%), resultó ser la provincia andaluza con menor incremento de precios con respecto al mes anterior.

A lo largo del último año, los precios también se incrementaron en todas las provincias andaluzas siendo, los más elevados, los dados en Córdoba (6,3%) y, en menor medida, en Jaén y Málaga (ambas 5,5%). Por el contrario, Cádiz y Almería (las dos 4,8%), vuelven a situarse como las provincias andaluzas con interanuales más reducidas. De esta forma, la diferencia interprovincial se incrementa con respecto a las 9 décimas del mes pasado, situándose ahora en 1,5 puntos.

En cuanto a los alimentos, en el antepenúltimo mes del año, las frutas frescas (12,6%) pasan a ser prohibitivas. Además, las legumbres y hortalizas frescas (3,1%) y la carne de ovino (3,1%) vuelven a situarse entre los alimentos más inflacionistas. En cuanto a los descensos, solo el pescado fresco y congelado (-0,5%), el agua mineral, refrescos y zumos (-0,5%), las frutas en conserva y frutos secos (-0,4%) y las patatas y sus preparados (-0,3%), se han abaratado con respecto a septiembre.

En términos interanuales, los aceites y grasas (23,3%), la carne de ovino (7,8%) y el agua mineral, refrescos y zumos (7,5%), son ahora los alimentos que han registrado los mayores incrementos de precios. En sentido contrario, debemos reseñar el abaratamiento de las frutas frescas (-5,0%), el azúcar (-2,6%) y las frutas en conserva y frutos secos (-2,0%).

Los carburantes, en sus distintas modalidades, han visto incrementados sus precios de manera constante y pronunciada a los largo del conjunto del mes de octubre, registrando los valores más elevados en los últimos días del mes. El diesel, a modo de ejemplo, ha pasado de 1,311 € al finalizar septiembre, a terminar octubre en 1,387 €, el precio más caro de todo el mes.

El Euribor a un año, vuelve a elevarse, por segundo mes consecutivo, y se sitúa ahora en -0,477, 15 milésimas superior al mes anterior. A pesar de ello, continúa por debajo del que se registrara en octubre del pasado 2020 cuando marcó un -0,466, revisando levemente a la baja las cuotas hipotecarias que se mantienen vinculadas a este indicador.

El recibo de la luz, continúa en máximos históricos, cada vez más condicionado por el incremento en el precio de la luz en el mercado mayorista (multiplica por 6 el que se obtuviera en octubre del año pasado). Con estos nuevos repuntes, la factura de la luz para un consumidor medio se dispara ya hasta 100,70 €, lo que se traduce en un incremento mensual de en torno al 14% y, lo que resulta tremendamente alarmante, una subida del 75% con respecto a lo que pagábamos hace ahora justo un año.

Los precios vuelven a dispararse y terminar el año en valores cercaos al objetivo histórico de control de inflación establecido por el BCE (2%) parece ya una quimera. Lo que viene ocurriendo con los precios está teniendo repercusiones muy negativas sobre el poder adquisitivo de la clase trabajadora andaluza lo que, en una economía donde el consumo interno es un importante pilar, se traduce en nuevas dificultades para lograr hacer sostenible el proceso de recuperación económica tras la crisis provocada por los efectos de la Covid-19.

UGT-A: 'El Gobierno debe decidir entre intervención en el mercado eléctrico o empobrecimiento de los trabajadores'

«Para hacer frente a la escalada inflacionista en la que estamos inmersos es imprescindible actuar con urgencia y con contundencia sobre el origen de la misma, es decir, sobre el aumento de los precios de la energía y la electricidad», sostiene el sindicato UGT-A en un comunicado tras conocerse este viernes los datos del IPC. «Aunque por parte del Gobierno ya se han puesto en marcha medidas, estas resultan ser todavía insuficientes y nos queda mucho margen de trabajo en lo que a limitar los beneficios extraordinarios de las grandes empresas del sector energético se refiere. De manera paralela, no se puede mantener la actual opacidad que caracteriza el sistema de formación de precios que manejan estas empresas. Hay que dotar de transparencia todo lo relacionado con el mercado mayorista y con la formación de los precios de la energía».

«Eso por el lado de los precios», añade UGT-A. «Por el lado de las rentas hay que volver a retomar el sistema de cálculo de los incrementos salariales basado en la inflación real y las cláusulas de revisión salarial a través del fortalecimiento de la negociación colectiva. De manera similar, también cobra más importancia, con cada nuevo incremento de precios conocido, que el SMI siga subiendo hasta alcanzar lo comprometido en la Carta Social Europea, es decir, hasta el 60% del salario medio».

«Desde UGT-A valoramos muy negativamente este ciclo inflacionista en la que estamos inmersos. No nos encontramos ante un escenario económico que aconseje echar el freno a la emisión de dinero, ya que ello pondría en jaque el proceso de recuperación económica. La espiral inflacionista tiene un origen muy concreto, por lo que la disyuntiva es clara: ¿Intervención en el mercado eléctrico o empobrecimiento de los trabajadores?», finaliza UGT-A

Acerca de La Mar de Onuba 4731 Artículos
Revista onubense de actualidad, cultura y debate, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. - Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.