Los nuevos colores de la política española

por Sabrina Grillo

Más que nunca, los colores forman parte de nuestra vida diaria. Sean los medios de comunicación que difunden publicidad e información en color, sean la moda y los colores “tendencia” según las estaciones o la política, el color es un elemento fundamental de la comunicación.

Nuestra percepción de los colores del mundo varía de un individuo a otro, pero a lo largo del tiempo se han ido asociando tradicionalmente ideas con colores. Los colores contribuyen al desarrollo de una memoria colectiva histórica y cultural. Relacionados con valores, con personas o ideas, son parte del patrimonio de la historia de un país y … de su política.

Marketing y política

El marketing ha sido una respuesta del capitalismo a la necesidad de segmentar el mercado en el ajedrez de la competencia global. A cada segmento le corresponde una necesidad: la transposición a las estrategias de comunicación política se ha adaptado muy bien y los políticos han entendido muy pronto la importancia de cuidar su imagen. De hecho, la imagen de un político, de un partido y de su ideología se transmiten mediante un logotipo, unas siglas y un color.

Con el tiempo, la identidad cromática de los partidos orientó nuestra lectura del panorama político: rojo para un partido de izquierdas, azul para un partido de derechas. En España, estos son de hecho los colores asociados con el PSOE (rojo) y el PP (azul).

La tradición cromática española parece poco diferente de la tradición francesa que asociaba el azul con la realeza. Pero 2014 fue el año del cambio. El nuevo rey, Felipe VI, reemplazó el tradicional fondo azul de su estandarte con un fondo rojo.

Pero, sobre todo, el PSOE y el PP vivieron en mayo de 2014 un shock morado con la llegada al Parlamento Europeo de cinco diputados del joven partido Podemos, nacido poco antes.

Un año y medio después, mientras que desde la transición democrática los españoles se habían acostumbrado a descubrir al final de las elecciones legislativas una “ola roja” o una “ola azul”, una pequeña ola malva vino a trastornar el equilibrio cromático de la democracia ibérica después de las elecciones legislativas de diciembre de 2015.

Con poco más del 20% de los votos, Podemos estuvo muy cerca del PSOE (22%) y del PP (28,7%).

Por primera vez, se tambaleó el bipartismo PSOE / PP. El partido de Pablo Iglesias eligió el morado para marcar un quiebro tanto desde el punto de vista ideológico como visual y encontrar su lugar en un tablero político que continúa densificándose y cuya lectura se hace cada vez más compleja.

El color del momento: el morado detonante

El buzz para Podemos fue exitoso: el morado, frío y ambiguo, poco presente en la escena política, es el resultado de la mezcla de rojo y azul. Además, se ha visto recientemente en todos los medios que también es el color de las reivindicaciones feministas. Por ejemplo, el 25 de noviembre pasado, con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, España lució morada en las manifestaciones y el color también se mostró en varios edificios.

Históricamente, este color no se había politizado, ya que hasta ahora no se había identificado con ningún partido político, pero la llegada de Podemos lo ha cambiado todo.

Con motivo de la manifestación de los Indignados, iniciada el 11 de mayo de 2011, surgieron varios grupos feministas aprovechando la oportunidad para compartir espacios de discusión y debate en torno a una demanda común: una democracia real. Es el caso del colectivo catalán “Feministes Indignades”.

¿La elección cromática de Podemos fue influida por los movimientos feministas que también apoyaron el impulso de los indignados? Al principio, el partido no declaró que el color fuera una indirecta a las feministas. Sarah Bienzobas, miembro de Podemos, declaró que el malva era prácticamente el único color disponible en la paleta cromática del mundo político (citado en Podemos, Una historia colectiva, edición Manuel Guedán, 2016).

También hemos de tener en cuenta que el deseo de democratizar en profundidad un sistema considerado socialmente corrupto e inoperante es una reminiscencia de los fundamentos de la Segunda República española … que también tuvo el color morado en su bandera entre 1931 y 1936.

Además, Podemos participó en las elecciones parlamentarias de 2016 con otra coalición, llamada Unidos Podemos, que reunió a Podemos, Izquierda Unida y Equo. Esta coalición apareció con un logotipo de un corazón de los colores del arcoíris, símbolo de la agrupación entre varias entidades que se unieron a Podemos (Compromís, En Marea y En Comú Podem) para reemplazar la “o” de Podemos, forma inmutable y de unidad. El corazón es representativo de la voluntad de la coalición, que utilizó una denominación universal y transversal.

Recientemente, este mismo símbolo ha estado en el centro de una campaña para crear concienciar sobre la violencia machista: varias señales de “prohibido” utilizaron la forma de un corazón en 2018 en varias ciudades españolas.

A principios de 2019, poco antes de unas nuevas elecciones generales, se formó una nueva coalición alrededor de Podemos, que tomó un nombre feminizado: Unidas Podemos. Durante esta campaña y la siguiente (que precedió a las elecciones del 10 de noviembre), los diversos partidos políticos trataron temas tradicionales como los impuestos, la inmigración, la economía, etc., pero también se enfrentaron en torno a la cuestión feminista dando bastante peso a la igualdad de género y a la violencia machista. El discurso de Unidas Podemos incluyó preocupaciones feministas en particular.

El logotipo había cambiado nuevamente, el arcoíris del corazón desapareció en favor de opciones cromáticas más restringidas: malva, rojo y verde, colores de los nuevos partidos de la coalición (Podemos, Izquierda Unida y Equo).

Estos cambios repetidos atestiguan la evolución y las elecciones estratégicas del partido en el período previo a las elecciones, y han complicado considerablemente la imagen de una formación que ha querido demostrar su capacidad para adaptarse a los problemas centrales de su programa.

Por su parte, el PSOE también utilizó el símbolo del corazón para su campaña de abril de 2019. El partido tomó la decisión de presentar su proyecto de igualdad hombre/mujer a partir del gobierno más femenino de Europa y de un eslogan inequívoco en noviembre de 2019 (“Ahora feminismo, ahora sí”).

El naranja dinámico

Ciudadanos, un partido de centro derecha nacido en 2006, eligió un color vivo: el naranja. Otros partidos centristas como el Modem francés también han usado este color alegre, asociado con conceptos como la energía, la juventud pero también la transición, porque es un color resultante de la mezcla entre el amarillo y el rojo, colores del otoño, una estación intermediaria entre el frío del invierno (¿el azul frío del PP conservador?) y el calor del verano (¿revolucionario de los partidos de izquierda?).

El naranja tampoco se usó antes de la llegada de Ciudadanos en la escena política, aunque el PP había intentado una ligera coloración de su logotipo para rejuvenecer la imagen del partido con un programa más centrista y reformista entre 2004 y 2008.

Albert Rivera, entonces presidente de Ciudadanos, declaró que era “Naranjito”, en referencia a la mascota de la Copa Mundial de Fútbol de 1982 celebrado en España, una referencia que podía despertar el interés de un electorado mayor que los millennials y postmillenials, una generación privilegiada principalmente por la formación centrista.

El verde ecologista y…

Varios partidos han adoptado el verde en su logotipo. Estos son Equo, Más País y Vox.

El primero, fundado en 2011 por Juan José de Uralde, forma parte del movimiento ecologista y es miembro del Partido Verde Europeo. Equo se unió a Unidas Podemos en 2019 antes de acercarse al reciente partido de izquierda Más País de Iñigo Errejón, un ex miembro de Podemos. En sus redes sociales, esta última formación, simbolizada por un logotipo que muestra dos tonos de verde, declaró su intención de ser un antídoto contra la abstención y el bloqueo político y colocó a la ecología en el centro de su programa, calificado de proyecto verde, libre y justo.

Otro partido que eligió el verde, con un tono más vivo que los anteriores: Vox.

El partido de extrema derecha se ha convertido tras la últimas elecciones en la tercera fuerza política del país y ha conseguido entrar en el Parlamento.

La elección del verde es sorprendente porque es un color tradicionalmente asociado con los movimientos ecologistas.

El logotipo de Vox es muy expresivo, sin querer jugar con las palabras, porque “vox”, que viene del latín y significa “voz”, aparece como el portavoz de los ciudadanos cuyos gritos difícilmente serían escuchados, estrategia común entre muchos partidos populistas que quieren dar la imagen de retransmisión de las demandas de los “ciudadanos comunes”.

El verde aquí no es una referencia a la ecología (el cambio climático ni siquiera se menciona en el programa de Vox), sino que quiere aparecer más bien como el color de la esperanza, del cambio. La letra central “o” se hace eco muy claramente a la misma letra característica de Podemos que, por su forma circular, simboliza la unión.

Más que nunca, la política española es muy colorida y todos saben que el arco iris tiene una infinidad de colores…


Sabrina Grillo es profesora de civilización española contemporánea y agregada en español, es profesora en la Universidad Paris-Est-Créteil. Es autora de una tesis sobre Juan Negrín, último jefe de gobierno de la Segunda República de España, que explora un cuerpo de texto, fotografía y cine. Sus comunicaciones y publicaciones más recientes tratan sobre la historia contemporánea y el papel de la imagen en la interacción de los sistemas de representación (medios, políticos y sociales) del mundo español contemporáneo.

Este artículo fue publicado originalmente en francés en 

Acerca de La Mar de Onuba 3522 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.