Los mercados financieros del mundo, pendientes del coronavirus

por Francisco Villanueva

 

 

 

El temor a la propagación del coronavirus más allá de Asia golpeó esta semana con fuerza a los mercados europeos y augura más jornadas negras en Wall Street. El Dow Jones caía 3,4 %, al igual que el S&P 500, mientras que el índice tecnológico Nasdaq perdía 3,7 %, el lunes pasado. La creciente preocupación ante la posibilidad de que el brote de coronavirus en China termine derivando en una pandemia global provocaría una desaceleración del crecimiento a nivel mundial e incluso podría obligar a los bancos centrales a tomar medidas de soporte, como ser un recorte de tasas. Esa es al menos la inquietud que se instaló entre los inversores.

La bolsa que sufrió el mayor derrumbe fue la de Italia, precisamente el país más afectado del viejo continente hasta el momento por los casos registrados. Las acciones se desplomaron 4,7%, aunque toda Europa sintió el cimbronazo.

El Stoxx Europe 600, un índice que reúne a las principales empresas europeas, perdió 3,5%, su mayor caída desde el 2016. Londres retrocedió 3,5 y, Frankfurt, casi 4%, al igual que París. Las acciones que sufrieron más castigo fueron las aerolíneas. EasyJet perdió 16 %, Ryanair, 13,4 % y Air France, 16,5 %. El precio del oro, un típico activo de refugio, se disparaba 1,6 % hasta 1.674 dólares por onza, después de haber tocado un máximo en siete años de 1.688 dólares. La tasa del bono del Tesoro americano a 10 años, el otro resguardo preferido por los inversores en momentos de turbulencia, retrocedía a su menor nivel desde julio de 2016 (1,367 %). Se trata de un desplome de 10 puntos hasta casi su mínimo histórico (1,364 %) respecto del cierre del viernes en 1,47 %. La tasa cae cuando sube el precio del bono, motorizado por la demanda de quienes buscan resguardo en momentos de mucha volatilidad.

El Brent se derrumbó 4,1 %, a 56,09 dólares el barril también por el temor a la aparición de más casos fuera de Asia, que pudieran repercutir en una caída de la demanda. Mientras, el WTI cedía 3,9 %, hasta los 51,31 dólares. En lo que va de año, el primero ya cayó más de un 14 %, mientras que el de Texas bajó casi un 16 %.

En Asia los inversores no temblaron tanto pero igual quedaron malheridos. En Hong Kong, el índice Hang Seng cayó 1,8%, mientras que el indicador Shangai perdió 0,3%.

En China ya hay 80.000 casos diagnosticados, 3.000 muertes y 30.000 curados. Fuera de China 2.000 afectados, 20 muertes y 200 curados. El temor a la opacidad en la información china ha emporado el pánico de la sociedad al virus, pero fuera de sus fronteras, de momento, la mortalidad es del 1% de los afectados. Por lo tanto, es equivalente a una gripe A, muy contagiosa pero con escasa capacidad letal. No obstante, ​el miedo es un componente humano que hay que asumir y los efectos sobre la economía ya son evidentes.

En China el transporte, tanto de personas como de mercancías, la industria, el turismo y el consumo se han visto fuertemente afectados. En Hong Kong han pasado de 200.000 visitantes a 700. Las fábricas han estado semanas cerradas y empiezan a abrir pero al 50% de su capacidad de producción. La duda sobre los efectos sigue siendo cuánto tiempo tardarán los afectados en hacerse inmunes al virus. En el Sars de 2003 fueron 8 meses. A corto plazo las empresas industriales y de producto pueden agotar inventarios y atender a sus clientes. El problema es que hay componentes y bienes intermedios que ya están parando las cadenas de valor. Se estima que el PIB chino podría caer hasta el 2,5% en el 1tr20, aunque hasta que no se publique el dato oficial hay que esperar. Otro problema será la credibilidad del dato oficial.

En Europa las empresas más afectadas serán las alemanas que importan muchos componentes de China y exportan muchos productos allí, especialmente coches. Se estima que las ventas de coches en febrero en el dragón asiático están próximas a cero. Eso tendrá un fuerte impacto sobre las exportaciones germanas y también sobre las españolas, principalmente sobre la industria de componentes que se dirigen a Alemania. ​En España el turismo chino tiene muy poca presencia aún y el impacto será mínimo. En Italia se ha detectado un brote en el norte y tendrá un fuerte impacto sobre el turismo, el consumo y la industria. Recordemos que el PIB cayó 0,3% trimestral en el 4tr19 y es muy probable que la economía entre en recesión de nuevo en el 1tr20.

Las recomendaciones financieras no pueden ser más evidentes; mantener posiciones y mantener la calma, seguidamente, si se puede comprar renta variable a buen precio después de este batacazo nada justificado financieramente. Está claro que habría que estar muy pendiente de las acciones de las farmacéuticas que estén relacionadas con los componentes utilizados en los primeros momentos de esta crisis sanitaria. El componente “remdesevir” empieza a ser clave en los laboratorios principales de nuestro país y de los EEUU… habrá que seguir muy de cerca la evolución de este componente farmacéutico, rentabilidad segura.


Francisco Villanueva Navas, analista financiero de La Mar de Onuba, es economista y periodista.
Acerca de La Mar de Onuba 3522 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.