Los Estados Unidos de Biden vuelven a liderar las economías del mundo

Shutterstock / Andrew Lambakis
por Francisco Villanueva

 

Viernes, 4 de junio de 2021. La Reserva Federal de Atlanta prevé que EE.UU, la mayor economía del mundo (de 22,4 billones y el 25% del PIB global) crecería 13,2% anual en el segundo trimestre del año, lo que implica una expansión de 9% o más en 2021.

La primera estimación de la Reserva de Atlanta era un aumento de 7% del PIB en ese periodo, y ahora, menos de 10 días después, lo ha elevado en 2 puntos. Esta expansión coloca a la economía estadounidense por encima del nivel récord de la etapa pre-pandemia del cuarto trimestre de 2019 cuando subió a 4.6% anual y marca su plena recuperación.

El auge extraordinario del segundo trimestre fue precedido por un alza anualizada de 6,4% en los primeros 3 meses del año; y fue el resultado directo de la normalización de la actividad productiva prácticamente en la totalidad de los 50 estados, debido a la vacunación masiva de la población que abarca ya a 230 millones de personas, con toda la franja más vulnerable (+de 70 años) y el personal médico completamente vacunados.

Hay que sumarle a este dato crucial el hecho de que más de 200 millones de norteamericanos han recibido el último mes 2.000 dólares por persona a través de las diversas medidas de estímulo votadas por el Congreso, ante todo 1,9 billones lanzados por el presidente demócrata Joe Biden, sumados a 5,6 billones sancionados por el Congreso de Washington en 2020 en forma bipartidaria.

La Reserva Federal de Atlanta señala que los ingresos personales aumentaron 10% en enero, mientras que el total de activos de los hogares (“índice de riqueza”) se incrementaron hasta 2 billones de dólares mensuales, lo que implica que su capacidad de gasto alcanzó un total de 340.900 millones.

El nivel de ahorro de EE.UU. alcanzó a 4 billones en este periodo, con un ahorro excedente que equivale a 25% de ese total, y que es la base de un extraordinario boom de consumo, que se transformaría en el más potente de la historia norteamericana en el último trimestre de 2021.

La trayectoria de la expansión de la economía estadounidense es la siguiente: se hundió 5,6% en el segundo trimestre de 2020, que en términos anualizados equivalió a un derrumbe del producto de 33,5%; y que con posterioridad rebotó fenomenalmente un 36%en eltercer trimestre del año según la Reserva Federal de Atlanta, para crecer luego 4,1% anual en los últimos 3 meses del año pasado, continuado con un auge de 6,5% en el primer trimestre de 2021, para trepar a 13,2% entre abril y junio de este año.

Lo sucedido con el empleo es altamente revelador de la naturaleza del crecimiento excepcional de EE.UU. En el punto más álgido de la crisis del coronavirus, que fue abril de 2020, la desocupación alcanzó el 14,5% (22 millones de desempleados) para caer luego a 6,3% en los primeros tres meses de 2021, el doble que el récord que se alcanzó en los primeros 2 meses de 2020, cuando ascendió a 3% de la fuerza de trabajo, y fue la más baja de los últimos 60 años.

En ese momento EE.UU. experimentaba una situación de sobreempleo porque creaba el doble de puestos de trabajo que personal existía en condiciones de ocuparlos. En solo 9 meses se crearon más de 12,5 millones de empleos; y cuando se esperaba que en marzo de este año se crearan más de 1 millón de puestos de trabajo, fueron solo 266.000 los que se ofrecieron en el mercado.

Lo que sucedió fue que el Estado, 2.000 mediante, les pagó a los desocupados para que permanecieran en sus casas. Por eso, la principal restricción que muestra hoy la economía norteamericana es la falta de trabajadores, sobre todo especializados, sumado al retraso en la provisión de insumos que ocasiona la extraordinaria expansión de la demanda.

La situación del empleo en EE.UU surge hoy no del nivel de desocupación, sino de las extraordinarias carencias de personal calificado. En un sentido estricto, EE.UU experimenta aun hoy una situación de sobreempleo, exactamente igual que ocurría cuando tenía 3% de desocupación.

Esto indica con claridad que los datos cruciales de la acumulación estadounidenses inversión, innovación, productividad, están absolutamente intactos, lo que indica el carácter superficial y completamente externo del shock provocado por el coronavirus, una suerte de súper-tsunami que dejó intactos los datos decisivos de la economía estadounidense.

EE.UU. ha recuperado plenamente en la primera parte de 2021 su condición de principal protagonista de la economía global del siglo XXI, caracterizada por la aceleración de la revolución tecnológica centrada en la Cuarta Revolución Industrial y la integración absoluta, digitalmente liderada, del sistema capitalista en esta parte de la historia del mundo.

Francisco Villanueva Navas. analista semanal de La Mar de Onuba, es economista y periodista financiero. 
@FranciscoVill87

 

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.