Los datos reflejan tozudamente que la situación de la economía es estable

Cristine Lagarde y Mario Draghi
por Francisco Villanueva Navas

Un aluvión de datos macroeconómicos publicados en los últimos días apuntan a una estabilidad de la economía de nuestro entorno, ratificado por datos de la microeconomía que señalan crecimiento del consumo y cierta confianza en inversión.

En efecto, en España el INE publicó el índice de producción industrial de octubre que cayó 0,4% mensual, eliminando el efecto estacional. Bien es cierto que en ese mes aumentó la producción de coches, por lo tanto la caída en el resto de sectores debe ser muy intensa pero el dato no es malo. Es verdad que la bajada de la construcción de viviendas y la paralización de la licitación pública a la espera de nuevo Gobierno está teniendo efecto negativo sobre la producción industrial, lo,que no deja de preocupar.

También se publicaron los datos de llegadas de turistas. ​En octubre llegaron los mismos turistas que en el mismo mes que el año anterior pero hay cambios positivos en la composición. Lo que impresiona son los datos de Barcelona que sigue en máximos históricos a pesar de las revueltas preelectorales de hace un mes. Cae el turismo europeo de ​low cost​, vinculado a Thomas Cook y por desvío a Turquía, pero crece un 10% la llegada de turistas de EEUU, América Latina y Asia con menos días pero más gasto. El gasto medio por turista y día en octubre aumentó un 6,5%. Menos gente pero más gasto implica más beneficios, más empleo y, con una mejor regulación laboral, debería derivar en mejores salarios y se empieza a notar. Es la primera industria nacional a mucha diferencia del siguiente.

El INE también publicó los datos de precios de la vivienda del tercer trimestre con la caída de ventas de viviendas y registro de hipotecas pero la gran sorpresa es que los precios suben y mucho han acelerado y aumentaron un 1,6% con respecto al trimestre anterior. No es lo que se observa directamente en las páginas de las agencias en las que los descuentos a la baja son habituales en la mayoría de anuncios. Por lo tanto, es probable que haya efecto composición en el índice y que en 2020 veamos precios estancados o incluso cayendo, pero muy poco.

Eurostat publicó los datos de PIB y empleo del tercer trimestre de año. El PIB de la Eurozona creció 0,2% y el empleo 0,1%, igual que el trimestre anterior. Alemania evitó la recesión técnica con un crecimiento del PIB del 0,1%, igual que el empleo. Francia PIB 0,3% y empleo 0,2% ambos por encima de la media. Francia es una economía con bajo crecimiento potencial pero muy estable; en las expansiones crece menos pero en las recesiones cae menos. Italia 0,1% PIB y empleo. Reino Unido evita la recesión, como Alemania, pero el empleo cayó 0,2%. Desde que votaron a favor del Brexit han entrado en un periodo de inestabilidad e ingobernabilidad y la economía ha perdido su dinamismo.

Pero adivinen quien es el alumno aventajado de la UE…pues sí es España. El PIB creció 0,4%, más que la media de la UE, pero el empleo se ha frenado hasta 0,2% y crece algo más que la media. ​Nuestro país concentra dos tercios de sus exportaciones en Europa y dime a quién exportas y te diré cómo creces. ​El ciclo económico español sigue el ciclo europeo y tardamos más en notar el frenazo por el fuerte crecimiento de la construcción en 2018 ​(pública vinculada al ciclo electoral y privada en construcción de viviendas). Los datos más negativos llegan de la Europa del Este donde el empleo ha caído con fuerza en los últimos trimestres. Son economías muy exportadoras y muy dependientes del comercio mundial y del ciclo industrial europeo. Curioso que sus líderes sean anti europeos y algunos se planteen salir de la UE. Las consecuencias para ellos serían infinitamente peores que para los británicos que tienen una economía más diversificada, con mayor productividad y renta por habitante, así como más credibilidad monetaria y fiscal.

Sobre los datos conocidos sobre el déficit público es verdad que son malos. Entre junio de 2018 y junio de 2019 el INE publicó que el déficit público había subido al 3,2% del PIB. Este es el dato que tiene Eurostat y que ha usado la Comisión Europea para hacer sus previsiones. El objetivo del gobierno en la senda de déficit del pasado otoño era 1,3%. Luego lo subieron al 2%. Ahora se estima el 2,2% y el Banco de España el 2,4%. Viniendo del 3,2% del pasado verano, bajar por debajo del 2,5% se antoja muy complicado.

El desastre presupuestario es notorio en las pocas comunidades que gobierna el PP, la palma se la lleva Andalucía, con unos datos de paro terroríficos y con incumplimiento del déficit. El presidente de Andalucía Bonilla, y la presidenta de Madrid Ayuso, ya han empezado a hacer recortes de gasto y han reconocido que no podrán cumplir sus promesas de bajar los impuestos (las que hicieron en las elecciones de mayo)…vamos como siempre. Pero esto apunta a que un país sin presupuestos y sin gobierno mantiene la inercia de gasto público en los niveles de 2018, sin pensar en retroceso de ingresos.

El problema es el presupuesto de 2020 ya que entras con los ingresos sin inercia y pendiente de presentar un ajuste fiscal al que el gobierno Sánchez se ha comprometido en Bruselas. Sin embargo, ​en la negociación para la investidura lo que vemos es que la economía no está en los debates y la mayoría de partidos para apoyarla piden más dinero. O sea más déficit, es decir que la negociación política no puede ir por intereses regionales que propulsen el gasto.

Por otro lado, la mayor burbuja financiera está en la bolsa de Nueva York y de momento sigue inflándose. En noviembre el empleo aumentó en 266.000 personas en EEUU. En octubre y noviembre las horas trabajadas crecieron un 2,5% y eso anticipa un PIB en el cuarto trimestre por encima del 3%. La inversión empresarial ha parado y la recesión está próxima, pero el empleo presiona al alza sobre los salarios y mantiene muy fuerte el consumo. Por lo tanto, el túnel de la recesión se retrasa y de momento no se ve la entrada. Eso insufla la burbuja bursátil y ayuda a mantener bajos los tipos de interés de la deuda pública española y del resto de la periferia europea.

En Bruselas hay mucha confusión y no es probable que quieran lío con España. Al Brexit se suma Hungría y Polonia con gobiernos antieuropeos. Salvini en Italia sigue siendo la fuerza más votada. Macron -en su momento de mayor debilidad- afronta una reforma de pensiones donde pretende retrasar la edad de jubilación. La SPD ha cambiado de líder, la gran coalición en Alemania es frágil y la producción industrial en Alemania cae un 5%, su mayor caída desde 2009. ​El principal riesgo es que se pinche la burbuja de la deuda pública en Europa y la aversión al riesgo de los inversores aumente. De momento, seguimos emitiendo bonos a 10 años al 0,4% y eso ha permitido al Estado ahorrarse 2.000 mill en pagos de intereses en 2019, es un auténtico filón de recuperación económica y de estabilidad en las cuentas públicas. Por este motivo, el Banco Central Europeo debe seguir sosteniendo esta situación de la deuda pública que es como un goteo de suero constante para alimentar las economías de Europa. Cristine Lagarde debe seguir a Mario Draghi, es una obligación moral con los países denominados periféricos de la unión.


Francisco Villanueva Navas, analista de La Mar de Onuba, es economista y periodista financiero.

En Twitter: @FranciscoVill87

Huelva en La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 2943 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.