Las insustituibles abuelas en tiempos convulsos

Junto con los abuelos, se demuestra como incontestable que nietas y nietos deben tenerlos más que cerca.

Junto con los abuelos, se demuestra como incontestable que nietas y nietos deben tenerlos más que cerca. Y aunque la literatura no escatima textos al respecto, incluso en las líneas de investigación aparece de forma irrefutable el efecto placebo para el futuro de los bebés, el contacto permanente con figuras que desempeñan dichos roles.

El hecho de mediar generaciones entre nietas, nietos y abuelas, en las que se explicitan aprendizajes de fracasos y aciertos en la crianza, allana los empedrados de la vida.

Ya que la asignatura más ardua, que no tiene currículo reglado en las Universidades, es la tarea que sin instrucciones te convierte en autodidacta si eres padre o madre, pero cosecha demasiados experimentos.

Antes de la notoria crisis que dio al traste con todos los servicios públicos, y otras cosas del comer, ya aparecía en el marco de las familias tradicionales y de los nuevos modelos, el papel cuidador de abuelas y abuelos, sin llegar a ser el tronco que nuclea hoy gran parte de los sustentos.

Pero siendo ese un pilar sobrevenido en las economías domésticas, el papel que define el desarrollo de los bebes, es la figura de la abuela como motor de amor desinteresado, de apego sin chantajes emocionales, sin castigos ni recompensas, de referentes cocidos con el sosiego de las canas, y las cicatrices de las adversidades que te encuentras en las esquinas.

La inteligencia de niñas y niños todavía no adulterada, hace que sean los únicos que reconozcan el papel de las abuelas en sus fortalezas, quienes le enseñan el recorrido de saber querer y ser queridos sin relaciones de poder, lo que suele existir en los vínculos filiales, y debería ser aparcado para poder desarrollar valores esenciales en sociedades más sanas emocionalmente, esto significa más inversiones institucionales desde la cuna, para garantizar futuros con ciudadanía más libre, ética y solidaria.

Patrocinadores de La Mar de Onuba