Las bolsas registran la mayor caída de la historia

por Francisco Villanueva

 

 

Parece una pesadilla pero es real, las bolsas registran en los últimos días las mayores caídas de la historia… asusta, aterroriza, literalmente paraliza, no hay modelo económico que previese semejante cataclismo pero el miedo a el virus chino y su repercusión económica ante una parálisis económica sin fecha de caducidad.

Las Bolsas europeas sufren una caída histórica, con el selectivo Ibex 35 sufriendo el mayor descenso desde su creación. El movimiento radical del presidente Donald Trump restringiendo los viajes desde Europa y las insuficientes medidas tomadas por el Banco Central europeo inyectaron aún más pánico entre los inversores.

El Ibex 35 cierra con una caída del 14,06% a 6.390,9, mientras el Euro Stoxx 50 se deja un 11,37% provisional. Por sectores, lideran los descensos Bancos 15,0%, autos 14,5% y Petroleras 13,0%.

El BCE aprobó compras de activos adicionales y redujo temporalmente los requisitos de capital de los bancos para ayudar a la zona euro a hacer frente al impacto de la pandemia de coronavirus. Sin embargo, el banco central mantuvo las tasas de interés, al contrario de lo que los mercados habían estado descontando. Esto exacerbó las tensiones producidas por la decisión del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, prohibiendo los viajes de Europa a los Estados Unidos durante 30 días.

El mercado está realmente decepcionado de que el BCE no haya reducido las tasas. La flexibilización cuantitativa adicional no fue suficiente para entusiasmar al mercado. Cuando se alcanza el modo de pánico completo, se necesita mucho para reconstruir la confianza, y parece que es a donde nos dirigimos.

Esperamos una recesión (económica) y existe mucha incertidumbre. El indicador de miedo de Wall Street subió a su punto más alto desde noviembre de 2008, después de que Trump también anunciara varios pasos para ayudar a las pequeñas empresas, pero no logró convencer a los traders de que podría mitigar el impacto del brote de virus en la economía nacional.

Fuera de encontrar una cura, no se ve cómo podemos evitarlo. Los inversores también estaban desconcertados por la ausencia de medidas de estímulo específicas y la falta de detalles sobre una respuesta de salud pública después de que Trump no mencionara los recortes de impuestos a la nómina ampliamente esperados.

Las preocupaciones sobre el crédito corporativo también están aumentando a medida que los precios de los fondos de bonos se ven afectados y las empresas comienzan a recurrir a las líneas de crédito.

Las acciones bancarias europeas cayeron un 15% debido a que los rendimientos de los bonos siguieron cayendo debido a las expectativas de flexibilización agresiva de los bancos centrales a nivel mundial.

La demanda de dólares a través de los mercados de derivados de divisas aumentó a los niveles más altos en años en una señal de que el estrés económico inducido por el coronavirus está comenzando a manifestarse en una amplia lucha por la financiación en dólares.

El euro dólar se desplomaba un 1,7% a 1,1067. El yen japonés se debilitó un 0,8% frente al dólar a 105,61 por dólar.

Los precios del petróleo también se vieron afectados, agravados por una guerra de precios cada vez más intensa entre Arabia Saudita y Rusia, además de los temores de una fuerte desaceleración de la economía mundial.

El Brent se desploma un 8,8% a 32,63 dólares. El oro al contado cayó un 4% a 1,573 dólares la onza. Entre los metales industriales, el cobre perdió 1.93% a 5,422.50 dólares por tonelada.

La situación por países que cuentan en nuestra economía a día de ayer es el siguiente:

España tiene 3000 contagiados y 100 muertos, entramos el pasado lunes en «fase de contención reforzada». Esto quiere decir: Cierre de escuelas desde este miércoles hasta el próximo y durante los próximos 15 días de colegios y universidades en la comunidad de Madrid, La Rioja y dos ciudades: Vitoria y Labastida. Se prohíben los eventos de más de 1.000 personas. Todas las empresas deberán facilitar el teletrabajo a sus empleados. Los partidos de fútbol y baloncesto de la liga profesional se celebrarán a puerta cerrada. Se suspenden los viajes del IMSERSO. Se prohíben los vuelos desde Italia a España. El Gobierno recomienda no realizar cualquier viaje dentro o fuera de España.

Ante esta situación, el Ejecutivo  ha anunciado que pondrá en marcha un plan de choque «cuanto antes». Lo vamos a hacer en colaboración y coordinación con los agentes sociales, aseguró este lunes Pedro Sánchez. Ya han tenido reuniones preparatorias y este miércoles se han cerrado cerrado múltiples medidas.

Una de las medidas que se aprobarán será una moratoria de las cotizaciones a la seguridad social para empresas y autónomos durante tres meses.  Todavía está por determinar la zona geográfica y los sectores que se podrán beneficiar. Estos afectados dispondrán luego de un año entero sin penalización ni intereses para abonarlas. 

El Gobierno también ha declarado que sigue muy cerca la evolución del sector turístico: clave en nuestra economía. «Se adoptarán medidas de manera rápida y eficaz si fuese necesario», ha declarado la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, que ha rechazado las comparaciones con las medidas implementadas por otros países. «No haría un planteamiento de miles de millones como se está haciendo en otros países, porque la situación económica es diferente». 

Aquí entran en juego otras variables, como si Europa tendrá o no en cuenta la repercusión en el déficit del gasto extra en el que puedan incurrir los países para luchar contra esta enfermedad. Esta cuestión todavía se está debatiendo.

Italia tiene 12.000 contagiados y 1.000 muertos. El Gobierno italiano es el que, de momento, ha adoptado las medidas más drásticas en Europa (también es el más afectado por el virus). Todo el país está bajo restricciones desde este martes. «No hay tiempo, el contagio crece. Tomaremos medidas aún más fuertes y exigentes. Hay que cambiar los hábitos por el bien de Italia”, aseguró el primer ministro italiano, Giuseppe Conte. Los 60 millones de italianos tienen prohibido salir de residencia habitual excepto por razones urgentes de trabajo o salud. Quienes  incumplan esta prohibición se enfrentan a multas o pena de prisión de tres meses. Todas las escuelas y universidades están cerradas hasta el próximo 3 de abril. También las reuniones públicas. Museos, gimnasios y estaciones de esquí están también cerradas temporalmente. Tampoco habrá fútbol, ni conciertos, ni deportes al aire libre.

Estas medidas pueden herir la salud de la tercera economía más grande la eurozona. La agencia de calificación Moody’s alertó la semana pasada de que Italia podría haber entrado ya en recesión. Para paliar los efectos adversos en la economía, el Gobierno italiano aprueba este miércoles un decreto de estímulos económicos de 10.000 millones de euros: Habrá una moratoria en el pago de las cuotas de  hipotecas, préstamos y créditos. El Gobierno lleva días negociando esta medida con todo el sector bancario. (En España fuentes bancarias creen que una propuesta así debería debatirse a nivel europeo para aclarar todos los aspectos técnicos que hay que tener en cuenta). Además, también se retrasará el pago de algunos impuestos, según ha adelantado la viceministra de Economía y Finanzas, Laura Castelli. Habrá ayudas a las pequeñas empresas, autónomos y familias.

Francia tiene 2.000 contagiados y 60 muertos. El Gobierno francés anunció a principios de semana que prohibía las concentraciones de más de mil personas para frenar la propagación de coronavirus. Sin embargo, las autoridades analizarán caso por caso y, en principio, las manifestaciones se podrán seguir celebrando. Se cierran las guarderías y colegios en los departamentos de Oise, al norte de París, Alto Rin (Alsacia), y la ciudad de Ajaccio, en Córcega, durante 15 días. Las elecciones municipales convocadas para los días 15 y 22 de este mes se mantienen, de momento. El impacto será severo sobre el crecimiento francés en 2020, de varias décimas, aseguró el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire.El Banco de Francia ha revisado a la baja la  previsión de crecimiento como consecuencia del coronavirus y ha recortado dos décimas la previsión de crecimiento para este primer trimestre hasta el 0,1%. El gobierno pide una respuesta conjunta a la Unión Europea y propondrá «una serie de medias fiscales y presupuestarias que permitan definir un plan de impulso económico coordinado y masivo que permita volver a poner en marcha la maquinaria económica», según Le Maire. «Hay un antes y un después del coronavirus en la historia de la economía mundial”.

Estados Unidos tiene 1.000 contagiados y 50 muertos. La administración de Donald Trump se mostró confiada al principio en que podría contener el virus. Pero a medida que se multiplican los casos, sus adversarios políticos le acusan de haber tenido una reacción lenta al problema. Se empieza a acusar en la sociedad norteamericana un mantra que acusa a Trump de la crisis del coronavirus. El principal problema ha sido distribuir suficientes kits de detección del virus entre los médicos. Al principio los Centros de Control y Prevención de Enfermedades solo permitieron las pruebas en sus laboratorios y solo para pacientes que habían viajado a China o habían estado en contacto con una portadora del virus. Los profesionales han criticado que estas medidas impidan conocer la verdadera cifra de contagios. 

El presidente anunció este lunes una serie de medida «drásticas» para amortiguar los efectos del covid-19: Rebaja de impuestos a los trabajadores y ayudas a los empleados que trabajan por horas y deban ausentarse su puesto por el virus. Destinará 7.300 millones de euros que irán a parar a los gobiernos estatales para combatir la enfermedad. La reserva federal rebajó medio punto los tipos de interés pero sin embargo la medida no terminó de tranquilizar a los mercados que siguieron cayendo con fuerza. 
La República Popular China tiene 100.000 contagiados y 4.000 muertos pero un número de curados de 75.000. En China está el origen de coronavirus. Al principio se acusó al gobierno del gigante asiático de minimizar el problema del covid-19. Desde el pasado 23 de enero la provincia de Hubei con 60 millones de habitantes – donde se encuentra Wuhan, ciudad origen del brote – está en cuarentena. En Wuham la población no puede salir a la calle. La policía vigilan las entradas y salidas de las tiendas para limitar las aglomeraciones. El Gobierno también redujo  los desplazamientos en buena parte del país y prolongó las vacaciones de año nuevo. Los ciudadanos no podían salir de casa. En Pekin se han endurecido las medidas. cualquier persona que viaja dentro o fuera del país se pone en cuarentena durante 15 días. Se calcula que hay 800.000 personas en cuarentena en la capital. Según el ministerio de Transportes, cada día se han cancelado 10.000 vuelos.
De momento, el Banco central de China no ha anunciado ninguna medida de estímulo a la economía.

Francisco Villanueva Navas, analista financiero de La Mar de Onuba, es economista y periodista

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.