La Virgen del Carmen embarazada recibe el homenaje de Galaroza

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La localidad serrana de Galaroza se apresta a vivir sus fiestas patronales en honor a la Virgen del Carmen, una original talla atribuida a la imaginera sevillana Luisa ‘La Roldana’, y que recibe hasta el día 29 el cariño de sus fieles.

Las fiestas comenzarán el día 25, justo el día grande en que la Virgen del Carmen volverá en procesión desde el templo parroquial hasta la ermita en que mora habitualmente. Un poco antes, el miércoles se despertará con un grupo alegre compuesto por cientos de jóvenes que recorrerán las calles del pueblo a los sones de la Diana.

La mañana del martes estará protagonizada por la procesión matinal, denominada de Tercia, en que la patrona de Galaroza recorrerá las calles del Pueblo Abajo. Es este un recorrido muy querido por todos los vecinos, que se concentran para acompañar al paso aunque sea durante sólo unos cuantos cientos de metros. Momento especial llegará con el paso de la imagen por el antiguo convento de Capuchinos, hoy convertida en Casa de Respiro de la Asociación Paz y Bien, que atiende a personas con discapacidad. Serán estos usuarios los que arrojen miles de pétalos de flores sobre la talla, provocando la emoción y los vítores de todos los asistentes. Durante los años cincuenta del pasado siglo, un recordado paisano, Manuel Barrio supo ponerle palabras a este acontecimiento y escribió que “la procesión de Tercia es inenarrable, entre otras cosas gracias al cura párroco que con tanto celo e inteligencia dirige el timón de esta nave, en un mar poco propicio para conducirlo a puerto seguro”.

Recuerdan estas palabras una vez más la paradoja que rodea a esta imagen de la Virgen del Carmen, habitualmente marinera pero convertida en hortelana en este pueblo serrano, según el famoso poema de Jesús Arcensio, el poeta nacido en Galaroza.

Esta característica, junto a su representación encinta, le otorgan matices especiales que provocan un cariño y una devoción en toda la comarca. Pudiera ser esta la cualidad que explicase la cercanía con que se venera en Galaroza a esta talla, ya que, según estudios de etnólogos como Pedro A. Cantero, “al estar embarazada se percibe como más humana por parte de la población, lo cual acerca la imagen al vecino, que la siente como una madre, como alguien más de la comunidad”.

Este fenómeno podrá manifestarse de nuevo durante ‘La Subida’ de la virgen, prevista por la noche del día 25, en que una gran multitud llegada desde numerosos puntos de la provincia onubense se unirá a los vecinos de Galaroza y a los cachoneros del exterior, que, al menos durante estos días, retornan al pueblo que les vio nacer. El traslado en sí es un espectáculo para los sentidos. No se trata solamente del ornato que cotidianamente envuelve los actos religiosos en cuanto a estética y colorido, sino del sentimiento interior que desborda la comitiva popular. Se nota a la legua que los cachoneros sienten a su imagen, se nota que existe una relación muy particular entre ellos y su patrona.

Tras esta procesión que dejará a la talla en su ubicación tradicional de la Ermita del Carmen, se podrá disfrutar de la Tómbola Parroquial, recuperada en los últimos años, y de la subasta de ‘La Mesa’, con productos y regalos donados por los cachoneros.

El programa profano lo componen las actuaciones de las tradicionales orquestas como ‘Eclipse’ y ‘Nuevo Versalles’ en la Caseta Municipal. Los más jóvenes esperan con entusiasmo el concierto de Miguel Sáez, que llegará en la noche del jueves 26, concretamente a las 2.30 horas, mientras que los pequeños desearán la llegada del domingo 29, cuando en la zona polideportiva se desarrollen actividades infantiles, que pondrán fin a estas fiestas patronales por este año.

Cuando terminen estas fiestas, los cachoneros afrontarán un verano cargado de actividades, con los tradicionales ‘Días de la Amistad’, una de las programaciones culturales más longevas de la provincia de Huelva, y la fiesta de ‘Los Jarritos’, la gran fiesta del agua que llegará el 6 de septiembre.

Patrocinadores de La Mar de Onuba