La ultraderecha marca el ritmo sobre el futuro de Andalucía: logra que se negocie en Madrid y exige contrapartidas inasumibles para investir a Moreno Bonilla

La extrema derecha ha decidido hacer valer la posición de fuerza que le otorgan los 12 escaños obtenidos en las pasadas elecciones andaluzas, sin cuyos síes, el candidato popular Juan Manuel Moreno Bonilla no podrá ser investido como presidente de la Junta de Andalucía con el único apoyo de los 26 diputados de Ciudadanos.

De momento, Vox, el partido que ha logrado que la ultraderecha regrese a la vida parlamentaria española desde que Fuerza Nueva perdiera su escaño en 1982, ya ha logrado uno de sus principales objetivos, recogidos en un extravagante programa electoral que pide, entre otras cosas, acabar con el sistema de autonomías y recentralizar en Madrid todo lo que concierne a la gestión de los territorios.

En ese sentido,  los de Santi Abascal pueden apuntarse el tanto, reconocido tanto por PP como por Ciudadanos, de que el futuro gobierno andaluz se esté negociando y decidiendo a nivel nacional entre los secretarios generales de PP y Ciudadanos, Teodoro García Egea y José Manuel Villegas, con el necesario concurso de la emergente ultraderecha. De hecho, Vox forzó una foto de su número dos, Javier Ortega Smith, firmando con García Egea el documento que permitió desbloquear la constitución de la mesa del Parlamento Andaluz. También obligó a Juan Marín, líder de Ciudadanos en Andalucía a retratarse en el denominado “pacto del visillo”, la incómoda reunión en sede parlamentaria con el portavoz de Vox , el juez prevaricador Francisco Serrano, al que Martín tuvo que rendir pleitesía para garantiza que su candidata sería, como  ya es, la nueva presidenta de la Cámara Andaluza.

El “pacto del visillo” de Juan Marín con la ultraderecha sitúa a la diputada de Ciudadanos Marta Bosquets en la presidencia de Parlamento Andaluz

Nuevas exigencias

Con ambas fotos, la de García Egea y Ortega Smith, y la Marín con Francisco Serrano, la ultraderecha ha dejado claro que no son un mero convidado silencioso mientras se decide el futuro de Andalucía. Sus 400.000 votos y, sobre todo, los 12 diputados de su grupo parlamentario son imprescindibles para la investidura de Moreno Bonilla -candidato de la derecha a presidir la Junta- y también para sacar adelante cualquier proyecto de ley o decreto del futuro gobierno andaluz, si es que este llega a constituirse.

Porque este miércoles Vox ha decidido incrementar la presión sobre PP y Ciudadanos y ha puesto condiciones para que sus diputados apoyen la investidura de Moreno Bonilla. El pacto para la formación del nuevo gobierno andaluz debe ser a tres bandas, y no a dos, como pretendían las dos fuerzas que quieren gobernar en coalición.

Así, en un órdago que ha dejado descolocados a las direcciones de PP y Cs, Vox, que había reclamado también la devolución al Estado de las competencias en Sanidad y Educación, así como el cierre de Canal Sur para comenzar a negociar, se ha descolgado este miércoles exigiendo la anulación, entre otras medidas, del acuerdo entre naranjas y azules para reforzar presupuestariamente el Pacto Andaluz contra la Violencia de Género, y ha advertido de que Moreno Bonilla no será presidente si no se cumple esa exigencia. Es más, el partido de extrema derecha les ha señalado a quién deben pedir el voto de mantener ese punto del acuerdo, PSOE y Podemos.


De momento, tanto  el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, como el de Ciudadanos, Albert Rivera, han reiterado este mismo miércoles el compromiso de sus formaciones para combatir la violencia de género. Casado ha enfatizado que “nuestro compromiso contra la violencia es innegable”, y ha añadido que “fue el PP el que estando en el Gobierno promovió el Pacto contra la Violencia de Género que se dotó con 1.000 millones de euros para luchar y combatir esta lacra por todos condenable”.

Por su parte, Albert Rivera ha avisado de que su partido luchará contra la violencia machista en Andalucía y otras comunidades autónomas. “La libertad y la igualdad no se negocian”, ha aseverado para dejar claro que la formación naranja firmó el pacto de Estado contra la violencia de género y lo aplicará en todas aquellas comunidades autónomas que gobiernen.

Lo cierto es que la advertencia de la ultraderecha ha provocado una convulsión política y ha abierto las dudas sobre la voluntad real de los de Santiago Abascal de convertirse en socio del nuevo gobierno andaluz, o si estarían dispuestos a forzar nuevas elecciones en Andalucía.

El PSOE pregunta a Ciudadanos 'si va a plegarse a una ultraderecha que quiere acabar con la igualdad'
Eva Salazar

La secretaria de Igualdad de la Ejecutiva Provincial del PSOE de Huelva, Eva Salazar, ha condenado que se “mercadee con los derechos de las mujeres” y ha preguntado a Ciudadanos “si está dispuesto a plegarse a los envites e intereses de una ultraderecha machista que quiere acabar con los avances conseguidos en materia de igualdad y con las medidas puestas en marcha para combatir la violencia machista”, tras la última reclamación realizada por VOX, quien ha condicionado su apoyo al posible pacto entre PP y Cs a la eliminación de todas las medidas para luchar contra la violencia de género de su acuerdo programático.

Para Eva Salazar, “no todo vale en política; la vida y los derechos de las mujeres no son negociables y queremos saber si el presidente nacional de la formación naranja, Albert Rivera, está dispuesto a alcanzar un acuerdo con la extrema derecha, aunque para ello deje desprotegidas a las mujeres de esta tierra, con tal de entrar en el Gobierno andaluz”.

A juicio de la secretaria de Igualdad del PSOE onubense, “ningún pacto puede ser a costa de las mujeres andaluzas. Cualquier partido que acepte o tolere las posiciones de VOX se posiciona frontalmente contra la igualdad y los avances y derechos conquistados”, ha enfatizado.

Por ello, Eva Salazar ha espetado a Ciudadanos a que tome nota de esta situación,” ya que si quiere un Gobierno con el PP tendrá que asumir los postulados de Vox y sus condiciones van claramente en contra de los derechos de las mujeres. Estamos hablando de un partido de extrema derecha que habla sin tapujos de derogar la ley de violencia machista, sacar el aborto de la sanidad pública y fomentar la familia natural o de suprimir organismos feministas radicales”.

“Por eso, preguntamos a esta formación si está dispuesta a alcanzar un acuerdo con la extrema derecha en Andalucía a cambio de entregar los derechos de igualdad de género, desmontando, frenando o derogando leyes recientemente aprobadas en el Parlamento andaluz, y atentando así contra la libertad y la autonomía de las mujeres andaluzas”, ha concluido la secretaria de Igualdad.

Teresa Rodríguez critica “la complicidad con los asesinatos machistas” de Vox, “socio preferente de Cs y PP-A” .

La coordinadora general de Podemos Andalucía y líder de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, ha condenado duramente las condiciones que ha planteado Vox en contra de las medidas contra la violencia de género, de modo que ha criticado que las declaraciones del juez “prevaricador” Francisco Serrano, portavoz parlamentario, y de Vox en clave de eliminar los recursos para luchar contra la violencia machista “son una clara expresión del carácter misógino, antimujeres y de su complicidad con los asesinatos vinculados a la violencia machista”.

En una nota de prensa, Teresa Rodríguez ha lamentado que “ni siquiera ablanda el pequeño y duro corazón de estos señoros los 90 asesinatos de mujeres y niños y niñas de la mano de la ideología que sí es de género, que es el machismo, que plantea que la mujer tiene que estar atada a la pata de una cama”.

Desde Adelante Andalucía señalan que la ley de violencia de género, “con todas sus carencias y la reformas que necesita, y a pesar de que no se ha podido desarrollar por la falta de dotación económica por parte del Gobierno andaluz del PSOE, es una Ley que salva vidas, que pone al Estado al servicio de la protección y la garantía de las víctimas, de sus hijos e hijas”. En este sentido, Rodríguez ha insistido en que “este partido franquista y machista, que no quiere que se luche contra la violencia contra las mujeres y que, por tanto, es cómplice de los feminicidios en este país, es el socio preferente de Ciudadanos y del Partido Popular, que deberían plantarle cara y no aceptar sus condiciones en ningún caso”. Sin embargo, la líder del partido morado teme que “la soberbia sin límites del presidente de Cs, Albert Rivera, y la condescendencia del PP de Pablo Casado, cada vez más derechizado, puedan aceptar están condiciones por parte de Vox”.

Finalmente, Teresa Rodríguez ha recalcado que a Adelante Andalucía “nos tendrán de frente, plantándoles cara, plantando batalla en las instituciones, pero también en las calles, no vamos a tolerar ni un paso atrás en la lucha contra los asesinatos de mujeres y niños en este país”.


Relacionado

Acabar con el subsidio de los jornaleros, renunciar a competencias autonómicas y derogar leyes esenciales: las condiciones de la ultraderecha parlamentaria andaluza a PP y Cs

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.