«La pobreza es una decisión política», el Relator de la ONU cuestiona la respuesta gubernamental a la crisis de la pobreza

«España está fallando por completo a buena parte de su sociedad»

«Si los planes estratégicos, los programas de acción y los voluminosos pero ilegibles informes pudieran resolver la pobreza, España estaría en lo más alto». El informe preliminar de 20 páginas presentado el pasado viernes por el Relator Especial de Naciones Unidas es demoledor, y cuestiona desde su raíz el modelo de protección social del Estado español, que considera fallido a todas luces.

Philip Alston, un profesor de la Universidad de Nueva York de 70 años y experto en Derechos Humanos, ha sido designado por las Naciones Unidas para hacer en retrato de los focos de pobreza y vulneración de los DD.HH. de España, las causas que lo motivan y si se está actuando para erradicarlos. En las dos últimas semanas , ha recorrido el país para conocer de primera mano esos focos, sobre los que previamente había estudiado informes y testimonios recabados durante meses desde su oficina en Nueva York de organizaciones y colectivos sociales que cita en su Informe Preliminar.

Ya en nuestro país, Alston ha mantenido conversaciones in situ con las personas que sufren los déficits del Estado en barriadas marginales, asentamientos chabolistas y colectivos de personas migrantes. También ha tenido ocasión de compartir lo escuchado con responsables políticos de todos los ámbitos de la Administración Pública del Estado: ayuntamientos, gobiernos autonómicos y altos cargos ministeriales. Los contactos con estos últimos no han satisfecho el Relator, quien describe en su texto preliminar una «ausencia de un compromiso significativo para defender los derechos sociales de las personas a la vivienda, la educación y un nivel de vida adecuado» a pesar de los muchos subsidios, programas de ayuda y subvenciones. Para Alston, sin una voluntad real de atajar las carencias delos ciudadnao smás desfavorecidos, «estos grandes diseños seguirán siendo tan ineficaces como lo han sido durante la última década». El Relator reclama para España «un liderazgo innovador a nivel nacional, respaldado con los recursos para alentar a las comunidades autónomas a apoyar reformas de gran alcance. La pobreza es en última instancia una opción política, y los gobiernos pueden, si lo desean, optar por superarla».

«España le está fallando por completo a buena parte de su sociedad, aquella que vive en la pobreza, cuya situación ahora se encuentra entre las peores de la Unión Europea”, dijo el pasado viernes en Madrid el Relator Especial de la ONU sobre la Pobreza Extrema y los Derechos Humanos, quien sostuvo que “los grandes beneficiados son los ricos y las empresas que, pese a los beneficios, pagan menos impuestos que antes de la recesión”.

Philip Alston llega a esa conclusión tras finalizar su visita oficial a España, que comenzó el 27 de enero, y tras la que le queda claro que hay “dos Españas muy diferentes”: la que conoció como turista, un país rico culturalmente, diverso, próspero… y la que acaba de conocer como Relator de la Pobreza para Naciones Unidas, en la que ha visto un país con “un porcentaje inusual de población que vive al límite y tienen dificultades para sobrevivir”.

«Más del 55% ha experimentado dificultad para llegar a fin de mes»

Puesto en cifras: En 2018, el 26,1% de la población en España, y el 29,5% de los niños, se encontraban en riesgo de pobreza o exclusión social. Más del 55% experimentó algún grado de dificultad para llegar a fin de mes y el 5,4% sufrió privación material severa. La tasa de desempleo del 13,78% es más del doble de la que presenta la media de la UE, y ha sobrepasado el 30% para los menores de 25 años.

«Los derechos sociales rara vez se toman en serio»
Para el experto en Derechos Humanos, “los niveles de pobreza en España reflejan una decisión política. Esa decisión política ha sido hecha durante la última década. Quiero resaltar el hecho de que entre 2007 y 2017, los ingresos del 1% más rico crecieron un 24% mientras que para el 90% restante subieron menos de un 2%”.

Al mismo tiempo, el Estado español “optó por recaudar un 5% menos de impuestos que el cualquier otro Gobierno europeo y eso, claro, significa que tiene menos dinero para gastar en protección social”.

«A pesar de que España está prosperando económicamente, demasiadas personas siguen pasando apuros», dijo Alston.

El experto en derechos humanos añadió que «la recuperación después de la recesión ha dejado a muchos atrás, con políticas económicas que benefician a las empresas y a los ricos, mientras que los grupos menos privilegiados han de lidiar con servicios públicos fragmentados que sufrieron serios recortes después de 2008 y nunca se restauraron».

«España debería mirarse de cerca en el espejo»

Una de las cuestiones que ha sorprendido al relator es la ignorancia de los españoles acerca de la situación en su país. «España debería mirarse de cerca en el espejo. Lo que verá no es lo que desearía la mayoría de los españoles, ni lo que muchos responsables de formular políticas tenían planeado”, explica antes de enumerar los problemas:

  • una pobreza generalizada
  • un alto nivel de desempleo
  • una crisis de vivienda de proporciones inquietantes
  • un sistema de protección social completamente inadecuado que arrastra deliberadamente a un gran número de personas a la pobreza
  • un sistema educativo segregado y cada vez más anacrónico
  • un sistema fiscal que brinda muchos más beneficios a los ricos que a los pobres
  • una mentalidad burocrática profundamente arraigada en muchas partes de la administración que valora los procedimientos formalistas por encima del bienestar de las personas

El experto independiente ha observado que «los formuladores de políticas les han fallado en gran medida a las personas que viven en la pobreza, y los derechos sociales rara vez se toman en serio”.

«La asistencia social se quiebra mientras las empresas pagan menos»

La vivienda de bajo coste es casi inexistente y el sistema para brindar asistencia social está quebrado, es imposible de navegar y hace que las familias acaudaladas se beneficien más de las transferencias de efectivo que las familias pobres.

«Las familias acaudaladas se beneficien más de las transferencias de efectivo que las familias pobres»
Mientras tanto, las empresas están pagando la mitad de los impuestos que antes de la crisis a pesar de registrar fuertes beneficios.

«He visitado lugares que sospecho que muchos españoles no reconocerían como parte de su país», dijo Alston.

Entre esos lugares, el experto visitó barrios pobres “con condiciones mucho peores que un campamento de refugiados, sin agua corriente, electricidad ni saneamiento, donde los trabajadores inmigrantes llevan años viviendo sin ninguna mejora en su situación”.

También ha observado vecindarios de pobreza concentrada donde las familias crían niños con una grave escasez de servicios estatales, clínicas de salud, centros de empleo, seguridad, carreteras asfaltadas o incluso suministro eléctrico legal.

«Abandonados y discriminados»

«La palabra que he escuchado con mayor frecuencia en las últimas dos semanas es abandonados’, dijo el experto de la ONU.

«El Estado español optó por recaudar un 5% menos de impuestos que el cualquier otro Gobierno europeo y eso, claro, significa que tiene menos dinero para gastar en protección social»
Alston señaló haber conocido a personas que perdieron todos sus ahorros durante la crisis y, ahora, tienen que elegir entre poner comida sobre la mesa o calentar su casa. Además, afrontan la posibilidad de ser desalojadas, incapaces de encontrar una vivienda asequible. Y todo ello pese a que casi todas las personas a las que conoció “buscaban ávidamente un trabajo decente».

Además, ciertos grupos están particularmente olvidados por los encargados de formular las políticas, sufren el impacto de la discriminación estructural y experimentan tasas de pobreza desproporcionadamente altas.

“España tiene una de las comunidades de gitanos más grandes de la UE, casi la mitad de los cuales viven en la extrema pobreza. Las mujeres, los habitantes en zonas rurales, los inmigrantes, las trabajadoras domésticas y las personas con discapacidad están extremadamente desatendidas por las políticas actuales y se ven injustamente afectadas por la pobreza», desgrana Alston.

Esperanza en el nuevo Gobierno

El único aspecto positivo en la situación de la pobreza y los derechos humanos que ha encontrado el experto “es que el nuevo Gobierno de coalición está firmemente comprometido con lograr la justicia social”.

No obstante, señala que los desafíos son grandes. «Ahora España necesita un liderazgo innovador a escala nacional, respaldado con recursos para alentar a las comunidades autónomas a apoyar reformas de gran alcance”, explica Alston, quien aplaude el mensaje del nuevo Gobierno, aunque resalta que “es necesario que sus acciones estén a la altura de esa retórica».

«La pobreza es en última instancia una decisión política, y los Gobiernos pueden, si lo desean, optar por superarla», insistió

Visita a España

El experto de la ONU visitó Madrid, Galicia, el País Vasco, Extremadura, Andalucía y Cataluña, y se reunió con personas afectadas por la pobreza, funcionarios del Gobierno del ámbito municipal, autonómico y central, así como activistas, académicos y representantes de organizaciones de la sociedad civil.

También visitó numerosos centros comunitarios y escuelas, oficinas de ONG, un centro para personas con discapacidad, un centro de servicios sociales, un asentamiento informal para trabajadores inmigrantes, un bloque de viviendas privatizadas, un centro de trabajadoras domésticas y varias comunidades gitanas.

En la introducción de su informe preliminar, explica que «España está prosperando económicamente; la mitad de su población no. La cuarta economía más grande de la UE ha disfrutado de un crecimiento constante del PIB desde la crisis económica, el desempleo está disminuyendo, los salarios promedio están aumentando y las exportaciones están creciendo. Pero casi la mitad de los españoles considera el desempleo y la inseguridad económica como sus principales preocupaciones. Durante mis casi durante dos semanas de visita a España, me ha quedado muy claro que la recuperación posterior a la recesión que ha sido tan buena para algunos ha dejado atrás a muchas personas, y que se ha hecho muy poco para la mayoría de los miembros de ese gran grupo».

«España finalmente tiene un nuevo gobierno, uno con grandes esperanzas y ambiciones impresionantes, especialmente en el ámbito social», añade Alston en el documento presentado en este viernes en Madrid. «Pero se enfrenta a enormes desafíos. El país tiene un alto desempleo, desempleo juvenil crónico, una crisis de vivienda de proporciones sorprendentes, pobreza generalizada, arreglos de protección social en gran medida inadecuados, un sistema educativo segregado y cada vez más anacrónico, políticas fiscales que brindan muchos más beneficios a los ricos que a los pobres, y una mentalidad burocrática arraigada en muchas partes del gobierno que valora los procedimientos formalistas sobre el bienestar de las personas».

El Relator Especial presentará su informe final ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra en junio de 2020. Hay tiempo para empezar a dar una respuesta a lo visto y contado por el Relator. «La pobreza», sostiene Alston, «es una decisión política».

Presentación del Informe Preliminar sobre España del Relator de Naciones Unidas Philip Alston
Profesor Philip Alston, un experto en Derechos Humanos Relator Especial de Naciones Unidas
Professor Philip Alston © UN Photo/Jean-Marc Ferré
Philip Alston

 

 

El profesor Philip Alston es el actual Relator Especial sobre la Pobreza Extrema y Derechos Humanos de Naciones Unidas. El Relator Especial es un experto independiente designado por el Consejo de Derechos Humanos para examinar la situación de un país o un asunto concreto de derechos humanos, e informar al respecto. Ejerce el cargo a título honorario y no forma parte del personal de las Naciones Unidas ni percibe un sueldo por el desempeño de su mandato.

Desde 1979, la Organización de las Naciones Unidas ha venido creando mecanismos especiales para examinar situaciones o cuestiones concretas en los países desde una perspectiva de los derechos humanos. La Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, sustituida por el Consejo de Derechos Humanos en junio de 2006, ha encomendado a expertos el examen de cuestiones específicas de derechos humanos. A estos expertos se les conoce como mecanismos o mandatos de derechos humanos de las Naciones Unidas, o el sistema de los procedimientos especiales.

Casado y padre de cuatro hijos, estudió derecho en la Universidad de Melbourne y se mudó a Berkeley en California para su doctorado a fines de la década de 1970. Tiene una larga asociación con la ONU, incluso como funcionario en Ginebra durante seis años y presidiendo su comité de derechos económicos, sociales y culturales durante ocho años. Como relator especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias durante otros seis años, viajó a países como Sri Lanka, Nigeria, Afganistán y Ecuador.

Como experto independiente bregado en conflictos internacionales, este profesor de la de Nueva York es poco dado a los subterfugios o los juegos de palabra para no encarar la realidad que conoce cuando elabora sus informes, en los que ha cuestionado los efectos devastadores de las políticas conservadoras sobre la población, sobre todo tras la crisis económica de 2008. Es por ello que algunos medios le tachan de «polémico», «progresista», y en lagunas cosas, «poco creíble». En Reino Unido acusó al gobierno torie de la «inmunización sistemática de una parte significativa de la población británica» y denunció los altos índices de desigualdad que sufría. El Gobierno británico negó la mayor y amenazó con elevar una queja a Naciones Unidas. El Estados Unidos, la embajadora de Donald Trump ante la ONU, Nikki Haley, desdeñó que Alston estudiará la pobreza del país y le recomendó hacer sus investigaciones en países africanos.

A pesar de las descalificaciones y quejas recibidas, Naciones Unidas sigue confiando en el Profesor Alston para conocer la realidad de la Pobreza y los Derechos Humanos enmuchos países del Mundo

Relator Especial sobre la extrema pobreza y los derechos humanos

El mandato del Relator Especial de la ONU sobre la extrema pobreza y los derechos humanos se estableció para evaluar la relación entre el disfrute de los derechos humanos y la extrema pobreza. El Consejo de Derechos Humanos ha encargado al experto la tarea de examinar las iniciativas adoptadas para promover y proteger los derechos de quienes viven en la pobreza extrema, e informar a los Estados miembros al respecto.

Objetivos del mandato

Mediante sus resoluciones 8/11 y 35/19, el Consejo de Derechos Humanos pide al Relator Especial que:

        • Defina propuestas para la eliminación de todos los obstáculos, incluidos los institucionales, que impiden el pleno disfrute de los derechos humanos de las personas que viven en la extrema pobreza, e identifique medidas eficaces para promover los derechos de estas personas;
        • Formule recomendaciones sobre la forma en que las personas que viven en la extrema pobreza pueden participar en la definición de las medidas que les afectan;
        • Examine los efectos de la discriminación y preste especial atención a la situación de las mujeres, los niños y otros grupos vulnerables, en particular aquellas personas con discapacidad, que viven en la extrema pobreza;
  • Desarrolle actividades de cooperación con órganos de las Naciones Unidas que se ocupan del mismo asunto y continúe participando en conferencias internacionales pertinentes sobre la extrema pobreza.
Principales actividades

En el desempeño de su mandato, el Relator Especial:

        • Responde a información recibida sobre la situación de derechos humanos de las personas que viven en condiciones de extrema pobreza;
        • Establece un diálogo constructivo con los gobiernos, las organizaciones internacionales, la sociedad civil y otros agentes pertinentes con el objetivo de identificar propuestas para eliminar todos los obstáculos que impiden el pleno disfrute de los derechos humanos de las personas que viven en la extrema pobreza;
        • Presenta informes anuales al Consejo de Derechos Humanos y a la Asamblea General sobre las actividades relacionadas con el mandato;
        • El Relator Especial se comunica con los Estados y otras partes interesadas respecto a presuntos casos de violaciones de los derechos humanos de las personas que viven en condiciones de pobreza y exclusión social (véanse las denuncias individuales) y otras cuestiones relacionadas con su mandato.

Alston pedirá a la multinacional Driscoll’s que se pronuncie respecto del chabolismo laboral en torno a la industria de los frutos rojos

Huelva en La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 3048 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.