La ‘Plataforma Feminismo Socialista’ es un fake como la copa de un pino

Ex altos cargos femeninos del PSOE de Málaga que cuando perdieron sus puestos se hicieron ‘críticas’ o empoderadoras de Juan Espadas.

Personajes grises de la política malagueña que han vivido muy bien y mucho tiempo del dinero público. Sorprende ver como mujeres que se autotitulan feministas socialistas reproducen lo que dicen odiar más: los roles de poder de sus empoderados compañeros machistas.

La plataforma dice que “promueve un cambio en el PSOE de Andalucía”, que traducido significa “vamos a quitar a Susana Díaz de en medio para poner a quién diga Pedro Sánchez”, y ese es Juan Espadas… no parece serio, solo oportunista.

Miércoles 24 de marzo de 2021. Sorprende ver cómo mujeres que se autotitulan feministas socialistas reproducen lo que dicen odiar más: los roles de poder de sus empoderados compañeros machistas. Las promotoras que impulsan desde Málaga la Plataforma Feminismo Socialista que dice que “promueve un cambio en el PSOE de Andalucía”, que traducido significa “vamos a quitar a Susana Díaz de en medio para poner a quién diga Pedro Sánchez”, y que han estado muchos años viviendo de la política, parecen llegar de un pasado cavernario para perpetuar los mismos papeles hegemónicos del heteropatriarcado que siempre han ejercido sus patéticos compañeros machistas, y contra el que dicen luchar, con toda la razón del mundo, y que se resume en la vieja frase: “Quítate tú, que quiero ponerme[volver] yo”. Informa EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

No está bien utilizar el feminismo como excusa. Crear una plataforma de mujeres (en la que rápidamente los compañeros machistas se han apresurado a firmar para que se les vea) bajo el signo indispensablemente histórico y de cambio (en esta revista creemos que es así y así hay que defenderlo) del feminismo, para ayudar a empoderar a un tipo como el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, que es el que ha querido Sánchez oponer a Susana, no parece serio, sino solo oportunista. Aunque el tal Espadas sea buen tipo, si es que lo es. Aunque eso sí, siempre será hombre. Por cierto, los hombres sanchistas (todos los son, incluso alguno supersanchista) que firman apoyando este colectivo, ¿son los miembros feministos socialistas de la plataforma? Alguno incluso llega a ensuciarse la boca para decir con todo convencimiento que así “la plataforma es seria de verdad”.

En EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com se escribe siempre que se puede sobre las malas artes de las personas que ejercen el poder. Es un tema con el que la redacción de la revista se siente a gusto. Escribir sobre quienes para llegar a él y sostenerlo le pisan el cuello y otras partes sensibles del cuerpo a toda aquella persona que haga falta. Sea hombre o mujer el que pisa o el pisado. Afortunadamente para las mujeres, la mayoría de las veces quien pisotea es un estúpido hombre. No porque el género femenino sea muy diferente en este aspecto que el masculino a la hora de ejercer la autoridad desbordante que emana de un cargo, sino porque como vivimos en esta asquerosa sociedad machistas, hay muchísimas menos en estos altos puestos.

Además, en realidad, aquí, no es cuestión de sexo, sino de cantidad. Si te metes con una sola persona (mujer) se admite socialmente. Si no que se lo digan a la disparatada de Isabel Díaz Ayuso. Hombres hay miles de ejemplos. Pero si se osa criticar a un colectivo social que lleva en su frontispicio la palabra feminismo, quién lo haga será maldito. Pues qué se le va a hacer: La Plataforma Feminismo Socialista es un fake como la copa de un pino, si nos fijamos en sus promotoras. Unos personajes grises de la política malagueña que han vivido muy bien y mucho tiempo del dinero público que da un cargo, y que en cuanto se lo han quitado se han hecho críticos o empoderadores de Juan Espadas. Hay que leer los párrafos siguientes vocalizando solo las iniciales de los nombres y apellidos de las personas. Solo las iniciales. Y al final del todo. En la última línea, se descubrirá que no son hombres, sino mujeres. Es de risa… y de pena.

Quién es quién en la Plataforma Feminismo Socialista

Las promotoras, las mujeres socialistas que han impulsado desde Málaga la Plataforma Feminismo Socialista que dice promover un cambio en el PSOE de Andalucía, han creado una web (AQUÍ). En ella aparecen las caras más visibles de este movimiento: mujeres del PSOE que en su mayoría desempeñaron importantes cargos públicos en el pasado y que se fueron haciendo críticas con la dirección del partido conforme iban siendo apartadas de los mismos. Es la vieja guardia socialista que pretende que la generación más joven se aparte o no llegue. El movimiento dice que aboga “por un feminismo transformador desde la base”. Aunque, repasando los currículos de las promotoras, no parece encontrase a alguna en dicha base. Ya se sabe. De arriba a abajo. La democracia vertical.

El primer rostro que aparece entre las impulsoras de esta plataforma es el de Amparo Bilbao, concejala y teniente alcalde del Ayuntamiento de Málaga en el último mandato de Pedro Aparicio (1991-1995). Coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) entre 2004 y 2005 y delegada de Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía en Málaga (2005-2010). En el año 2007 fue en el número siete de la candidatura para las elecciones municipales que encabezaba Marisa Bustinduy. A pesar de que el PSOE obtuvo 12 concejales en esas elecciones y de que fue una de las grandes apuestas del partido, Amparo Bilbao ni siquiera recogió su acta como concejala y prefirió continuar como delegada de la Junta (AQUÍ).

Amparo Bilbao fue cesada en el año 2010 como delegada de la Junta tras la polémica por las subvenciones concedidas a una entidad de la que era presidente de honor su marido (La Junta benefició con 3,5 millones euros al marido de una delegada en Málaga). Según publicó entonces El Mundo (AQUÍ), Joaquín Perea Rodríguez, marido de la delegada de Bienestar Social de la Junta de Andalucía en Málaga y presidente de honor de la organización no gubernamental sin ánimo de lucro la Liga Malagueña de la Cultura y la Educación, acaparó más del 25% de las adjudicaciones y subvenciones que en materia de Educación concedió el organismo autonómico en la provincia. Tras su salida del gobierno andaluz, Amparo Bilbao se pasó al sector crítico.

Otra relacionada con el escándalo de las subvenciones de la Junta a una ONG

Relacionada con el escándalo de las subvenciones concedidas a la ONG la Liga Malagueña de la Cultura y la Educación está otra de las protagonistas de este movimiento: Lola Fernández Gutiérrez. Concejala en el Ayuntamiento de Málaga entre 2008 y 2011, Fernández sucedió al marido de Amparo Bilbao en la presidencia de la Liga en 2005 y permaneció al frente de esta entidad hasta que entró como concejala en 2008 por la renuncia de Enrique Salvo Tierra, que se marchó a Madrid como jefe de gabinete de la entonces ministra Magdalena Álvarez. Estando al frente de la ONG la entidad recibió ayudas de la Junta de Andalucía concedidas por la propia Amparo Bilbao (AQUÍ). Fernández poseía además una empresa de restauración con un hermano del marido de Bilbao que no incluyó en su declaración de bienes como concejala (AQUÍ). Tras desaparecer de las listas para las elecciones municipales de 2011, se pasó al sector crítico.

Años a la caza de un cargo público

Otra de las caras más visibles de esta plataforma es Emelina Galarza, hija de la histórica socialista Emelina Fernández, que ocupó multitud de cargos públicos desde los años 80: concejala en el Ayuntamiento de Málaga, diputada provincial, delegada de la Junta de Andalucía, miembro del Consejo de Administración de RTVA, senadora… hasta jubilarse como presidenta del Consejo Audiovisual de Andalucía.  Al igual que su madre, Galarza se licenció en Derecho, hizo el doctorado en Comunicación y obtuvo plaza de profesora asociada en la facultad de Ciencias de la Comunicación de la UMA. En este sentido, un recorrido similar al de su progenitora. Estuvo trabajando en la Diputación de Málaga durante la etapa de los gobiernos socialistas que presidieron Juan Fraile y Salvador Pendón y también en la empresa Novasoft, cuyo presidente estuvo muy vinculado al gobierno socialista de Chaves. Actualmente Emelina Galarza preside la Asociación para la Defensa de la Imagen Pública de las Mujeres que fundó su madre.

Galarza lleva años a la caza de un cargo público. En el año 2010 estuvo a punto de ser nombrada coordinadora provincial del IAM. De hecho, su nombramiento como relevo de Pilar Oriente, otra de las mujeres que apoyan esta plataforma, incluso llegó a publicarse en los medios de comunicación, aunque finalmente no se materializó (AQUÍ). Tras este nombramiento fallido, la que por aquel entonces era secretaria de Igualdad del PSOE de Málaga se pasó al grupo de los críticos con la dirección provincial de la que ella misma formaba parte. Poco después, en el congreso federal del PSOE que enfrentó a Alfredo Pérez Rubalcaba y Carmen Chacón, Galarza se alineó con los críticos andaluces que respaldaron a Rubalcaba y salió designada como miembro del Comité Federal del PSOE, cargo orgánico que ocupó entre 2012 y 2014.

Promotoras excoordinadoras provinciales del IAM

Quien sí fue nombrada coordinadora provincial del IAM para sustituir a Pilar Oriente, en lugar de Galarza como anunciaron los medios, fue otra mujer que está también entre las promotoras de esta Plataforma Feminismo Socialista: Carmen Rosa Torres (AQUÍ). Concejala en Antequera desde 1999 hasta 2011, estuvo en el cargo hasta agosto de 2012, momento en el fue cesada y automáticamente se hizo crítica.

El nombramiento de Carmen Rosa Torres en 2011 supuso la retirada de la política de la ya mencionada Pilar Oriente, histórica socialista, concejala en el Ayuntamiento de Málaga en las primeras elecciones democráticas de 1979, concejala de Urbanismo en Marbella, diputada provincial… Su último cargo fue el de coordinadora provincial del IAM sustituyendo precisamente a Amparo Bilbao. De hecho, buena parte de las promotoras de este movimiento tienen en común que son ex coordinadoras provinciales del Instituto Andaluz de la Mujer, hasta el punto de que se fueron sucediendo unas a otras en el cargo. A Amparo Bilbao la sustituyó Pilar Oriente. A Pilar Oriente la sustituyó Carmen Rosa Torres, aunque estuvo a punto de hacerlo Emelina Galarza. Todas ellas piden ahora una renovación en el PSOE de Andalucía.

Otra histórica detrás de esta plataforma es Lola Sánchez, una de las principales valedoras del histórico político socialista malagueño Carlos Sanjuán en los años 80 y 90 y primera secretaria de la mujer en la ejecutiva provincial del PSOE de Málaga. Fue parlamentaria andaluza entre 1983 y 1986 y diputada nacional en el Congreso de los Diputados entre 1986 y el año 2000.

Aparece también entre las impulsoras de la plataforma otra ex concejala socialista en el Ayuntamiento de Málaga: María del Mar Zamora. De la Agrupación de El Palo, al igual que Emelina Galarza y que Lola Sánchez, fue concejala hasta el año 2011. A partir de ese momento se hizo crítica también.

Adhesiones de ex cargos y sanchistas que no rechazarían un puesto

Entre las adhesiones al movimiento figuran muchas mujeres que han desempeñado cargos públicos en el pasado, así como reconocidas sanchistas que aspiran a algún puesto. La lista de ex es extensa: Sara Sánchez, ex concejala en Vélez-Málaga y ex diputada provincial cuando Salvador Pendón era presidente socialista en la Diputación malagueña; Susana Radio, ex concejala de Marbella y Alhaurín de la Torre, ex diputada provincial con Pendón y ex delegada y ex directora general en la Junta de Andalucía;  Mónica Bermúdez, ex delegada provincial de Agricultura;  Inés Maldonado, ex jefa de gabinete de Rosa Torres, fue gerente del Parque Móvil de Diputación con Juan Fraile de presidente de la institución provincial; Pilar Ortiz, ex alcaldesa de Canillas de Aceituno; María del Mar González, ex alcaldesa de Ardales…

También figuran entre las líderes del movimiento la hija de Carlos Sanjuán, Eva Sanjuán Guerrero, asesora en el gabinete de la Ministra de la Cultura (2010-2011) y asesora en el gabinete del Secretario de Estado de Asuntos Exteriores (2008-2010), es decir, doble ex asesora.

El apoyo de Soraya García (Benaoján) y Mariló Narváez (El Burgo)

Respaldan este movimiento también la alcaldesa de Benaoján, Soraya García, y la diputada nacional en el Congreso y portavoz socialista en El Burgo, Mariló Narváez, ambas pertenecientes al sector crítico del socialismo malagueño. Soraya García es crítica desde que en 2015 no pudo ser diputada provincial porque la dirección del PSOE de Málaga estableció que los alcaldes no podían compatibilizar su puesto con el de diputado provincial. Mientras ocupó puestos en la Junta de Andalucía y lo compatibilizó con su cargo de portavoz de la oposición en Benaoján, Soraya García no era crítica. De hecho, fue asesora en la Consejería de Cultura y coordinadora provincial del IAJ hasta que en 2015 fue elegida alcaldesa de su pueblo.

Mariló Narváez se hizo crítica en el año 2015, cuando dejó de ser diputada provincial. Ese año perdió ese cargo y el de alcaldesa de El Burgo. El que había sido alcalde de IU le arrebató la alcaldía que Narváez había conseguido en 2011. Ahora es diputada nacional en el Congreso de los Diputados por la cuota sanchista y portavoz socialista en El Burgo tras volver a perder las elecciones municipales en 2019. Soraya García y Mariló Narváez no fueron críticas mientras ocuparon cargos del sector oficial y cuando se quedaron sin cargo pasaron al sector crítico.

Sorprendente adhesión al movimiento ‘renovador’ de la veterana Rosa Torres

Entre las adhesiones que ha cosechado la Plataforma Feminismo Socialista llama la atención la de Rosa Torres, veterana socialista que ha ocupado multitud de cargos públicos y orgánicos desde 1987 hasta 2018, cuando el PSOE perdió el Gobierno andaluz. Comenzó su carrera política en su ciudad natal, Antequera, donde ocupó su primer cargo institucional al ser elegida concejala del Ayuntamiento en 1987. Como edil estuvo dos etapas: desde 1987 hasta 1996 y nuevamente desde 2011 a 2015. De 1991 a 1995 fue diputada provincial de la Diputación de Málaga. Durante los años 1996 a 2004 fue delegada de Cultura de la Junta de Andalucía en Málaga. Desde 2004 hasta 2015 fue parlamentaria en el Parlamento de Andalucía por la circunscripción electoral de Málaga. Además fue presidenta de los socialistas andaluces (2010-2012) y Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía (2004-2010). Esta política profesional se ha dado cuenta en 2021 de que hay que renovar el partido… ¿Tal vez dejando paso a gente nueva de otra generación más joven o pensará que todavía puede ocupar un cargo?

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.