La OEA advierte: «Mientras los Estados pierden su fuerza, las bandas criminales se empoderan».

La pandemia del coronavirus ha conseguido abrir una nueva vía de actuación para las bandas criminales organizadas en Latinoamérica.

Las organizaciones criminales trasnacionales (OCT) han aprovechado la dedicación total de los diferentes gobiernos a frenar la expansión del COVID-19 para conseguir el apoyo de los más desfavorecidos.

Los Estados están centrados en atender la crisis sanitaria y económica provocada por el virus y, por otro lado, las bandas criminales han sabido sacar tajada de la situación convirtiéndose en lobos con piel de cordero.

El escenario de indefensión en el que se encuentra la población más vulnerable ha sido el aliado perfecto para que estas bandas se hayan convertido en «multinacionales» que suministran a los pobres lo que los Estados no les dan.

¿Cómo se organizan estas bandas para ser la ‘salvación’ de los que no tienen nada? ¿Cómo están actuando los Estados?

EL DESAFÍO QUE SE CONVIRTIÓ EN OPORTUNIDAD

Ante el alarmante aumento de la presencia de estas bandas en zonas en las que es urgente una intervención de los gobiernos, el director del Departamento de Delincuencia Organizada Transnacional de la OEA, Gastón Schulmeister, ha apuntado que «el crimen organizado ha encontrado más que un desafío una ventana de oportunidad para proyectarse».

Esta afirmación llega después de que muchos Estados hayan comprobado como la implantación de medidas de seguridad, como el cierre de fronteras o el confinamiento social, haya provocado un incremento de las organizaciones criminales en escenarios en los que la actuación es exclusiva de los gobiernos de cada país.

De hecho, las organizaciones criminales están cubriendo los vacíos de los Estados al tiempo que cambian su mala imagen por una nueva en la que se establecen como actores beneficiosos con capacidad para suministrar servicios.

En nuestro webinar sobre #Seguridad y #DelincuenciaOrganizadaTransnacional @carosampo, investigadora en @CONICETdialoga, alerta sobre el peligroso efecto que la pandemia #COVID19 puede tener sobre las mujeres de determinadas comunidades pic.twitter.com/Y5oK2SsUuz

— OEA – Departamento Contra Delincuencia Organizada (@OEA_DDOT) May 15, 2020

Entre las actividades que están llevando a cabo destacan, por ejemplo, el tráfico de productos médicos, el suministro de alimentos o la asistencia a los más desfavorecidos, entre otras acciones.

En países como México, Alejandrina Guzmán, hija de Joaquín «El Chapo» Guzmán, ha repartido más de 500 cajas de alimentos, artículos de higiene y medicinas en las zonas más pobres de la ciudad con la cara del narcotraficante dibujada en los paquetes.

En Honduras, las bandas criminales desinfectan los lugares en los que ejercen un control territorial con un mensaje no verbal en el que se pretende transmitir un «el estado no te protege, pero nosotros sí».

Países como Paraguay, Chile o Argentina, ya están sufriendo las consecuencias de esa bondad transitoria de las organizaciones criminales, las cuales en un principio ofrecieron su ayuda, y ahora someten a las zonas más pobres de estos países.

DESCONCIERTO SOCIAL

Los principales agentes sociales reconocen que están preocupados por el impacto social e institucional que está teniendo esta nueva faceta de las bandas criminales organizadas.

El gran miedo que existe entre la sociedad es que, al no tener otra opción, no pueden dejar de acceder a los servicios que le suministran las OCT, puesto que es la única opción que les queda para no morir de hambre.

Los expertos de la Organización de Estados Americanos (OEA) aseguran que «mientras los Estados pierden su fuerza, las bandas criminales se empoderan».

En una entrevista para el canal de televisión France24, el presidente de la consultora estadounidense IBI Consultants, Douglas Farrah, alerta de «la desestabilización a largo plazo que esto supone para los gobiernos» y añade que «hay lugares en dónde las OCT no actuaban, y ahora sí que lo están haciendo».

Además, Farrah ha resaltado que existen países como Brasil en los que estas organizaciones se están afianzando con una rapidez que deja al gobierno cada vez más indefenso en lo que a la capacidad de actuación respecta.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.