La muerte, calcinado por el fuego, de un joven marroquí de 23 años reaviva el incómodo debate sobre el «sinhogarismo» de miles de trabajadores agrícolas en Huelva

La víctima había llegado hace menos de un mes al asentamiento de Palos, atraído por la posibilidad de trabajar en la recolecta de frutos rojos.

El Viceconsejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Antonio Sanz, confirmó a los medios de comunicación que el joven había muerto «calcinado por el fuego».

Sanz, que sí admite la relación entre la elevada demanda de mano obra agrícola y la existencia de los asentamientos, niega, sin embargo, que la tragedia tenga vinculación con el chabolismo laboral.

La provincia de Huelva llega a albergar a varios miles de jornaleros hacinados en las infraviviendas de los asentamientos chabolitas.
por Perico Echevarría

Huelva, 15 de diciembre de 2019. La muerte ayer sábado de un joven de 23 años de edad en el incendio -uno más- de un asentamiento de trabajadores migrantes sin hogar en Palos de la Frontera (Huelva), ha vuelto a poner sobre la mesa la incómoda realidad del chabolismo laboral que distorsiona la idílica imagen socioeconómica del sector agrícola de la provincia.

Según ha podido confirmar La Mar de Onuba de fuentes cercanas a las otras víctimas del incendio (las que han visto cómo una vez más sus infraviviendas y escasos objetos y enseres personales eran pasto de las llamas), el fallecido es un trabajador marroquí llegado desde su país al asentamiento hace poco más de un mes (aunque un dirigente sindical ha aumentado en declaraciones a EFE a un año su estancia en España). Atraído por el efecto llamada de un trabajo asegurado en la agricultura onubense, especialmente en las de los berries,(fresas, arándanos, moras…) y de los cítricos. A la hora de editar este artículo, ninguna de las fuentes oficiales consultadas ha sabido precisar si se ha podido identificar al joven, ubicar su origen, conocer su situación legal en España , o si se ha notificado ya su muerte a los familiares. Toda la información es fría e imprecisa.

Tampoco se sabe mucho más que la edad de la mujer de 43 años que ha precisado ser trasladada a un centro hospitalario, y de otras dos personas afectadas por las llamas con heridas leves. En total, y según ha informado Cruz Roja Huelva, la zona calcinada ha afectado a las chabolas de unas 20 personas. De ellas, varias se han reubicado en el municipio con amigos, porque los habitantes de los asentamientos son, a efectos prácticos, vecinos del pueblo, y tienen amistades en el mismo. Otras «pasarán la noche en otras chabolas», solidaridad y compañerismo entre los habitantes de los asentamiento. Cruz Roja trabajaba ayer para reubicar a las restantes. A no ser que, como ocurrió en Lepe en octubre pasado, alguna autoridad tome medidas en contrario, la experiencia de años en este tipo de «incidentes» en los asentamientos de trabajadores sin hogar indica que los afectados volverán a levantar sus chabolas. O pagarán a alguien con experiencia. Es sabido que en torno a las urbanizaciones de infraviviendas hay una industria de construcción y reconstrucción de chabolas, nutrida de materiales (palés de madera, cartones y plásticos, muchos plásticos) por los propios empresarios que dan trabajo en sus fincas a la mayoría de esta población flotante y directamente vinculada a la agricultura onubense.

Emergencias 112 Andalucía tuvo conocimiento del incendio poco después de la una de la madrugada de este sábado. A partir de esa hora, sucesivas llamadas alertaron del fuego en uno los núcleos de chabolas. Esta vez en el cercano al polígono industrial San Jorge de Palos de la Frontera. Las llamadas «indicaban que había personas en el lugar», según el comunicado. Poco después, fuentes de los Bomberos y de la Guardia Civil informaron al 112 de «una persona fallecida a causa del incendio, mientras que EPES trasladó a una mujer de 43 años al Punto de Urgencias Prehospitalario CAP de Palos de la Frontera». Por su parte, los Bomberos señalaron que la superficie arrasada por el fuego había sido de unos 300 metros cuadrados.

Reacciones al fallecimiento del joven marroquí

Información facilitada por la Junta de Andalucía en la web oficial de Emergencias 112

La muerte del joven migrante de 23 años había sido confirmada en torno alas ocho de la mañana a través de un mensaje de pésame difundido en la red social Facebook por la diputada onubense María Gracia González. La parlamentaria andaluza de Adelante Andalucía escribía: «Nuevo incendio en las chabolas del Pol. San Jorge en Palos esta madrugada. Ha muerto un joven marroquí. Tenia que pasar alguna vez, D. E. P. Que la tierra le sea leve. Esperemos que haya una investigación esta vez«.

La noticia del fallecimiento había sorprendido a la diputada en Madrid, donde, precisamente, preparaba con asesores de su formación política la pregunta oral que registró el pasado 4 de diciembre, y que formulará este lunes en el Pleno del Parlamento Andaluz. González inquirirá al Ejecutivo regional sobre «la problemática de infravivienda que sufren las personas migrantes en la provincia de Huelva«.

Post de la parlamentaria andaluza María Gracia González las ocho de la mañana de este sábado.

Sobre las nueve de la mañana llegaba la confirmación oficial en un comunicado de Emergencias 112: el último incendio en uno de los asentamientos del chabolismo laboral onubense se había llevado por delante la vida de un joven migrante de 23 años, causado graves heridas a una mujer de 43, heridas leves a dos personas más, y dejado sin hogar a una veintena de personas.

Entorno a las doce del mediodía, era Antonio Sanz, Viceconsejero de Presidencia, Administración Pública e Interior (y ex Delegado del Gobierno central en Andalucía con el Gobierno popular de Mariano Rajoy), quien ampliaba algunos detalles sobre el grave incidente y entraba de lleno, motu proprio, en la raiz del grave problema de los asentamientos de infraviviendas en las que se ven obligados a vivir miles de trabajadores de un sector cuya expansión ha superado con creces la capacidad de la provincia de Huelva para albergar dignamente a más personas.

Sanz, que aseguró que una vez sofocado el incendio la situación, con un muerto,tres heridos, una mujer de 43 años de gravedad, y 20 personas que habían perdido sus chabolas y sus pertenencias era de «total normalidad», ponía paños calientes sobre esta realidad al afirmar que «estamos ante una situación donde siempre tenemos que advertir que, desde luego, Huelva es ejemplo de integración y de contar con personas que desarrollan una labor en el campo importante». Para el viceconsejero, «estos hechos son una pena desde el punto de vista de las consecuencias, pero, lógicamente, son muchas las personas que trabajan en el campo. Personas que trabajan en torno a los frutos rojos, la recolección… Estamos a punto de empezar la campaña y hay que desear que todo vaya bien, porque siempre Huelva es ejemplo de integración y de buena organización en torno a todo lo que representa la temporada de frutos rojos”. El número dos del Consejero Bendodo también manifestó que “siempre se hace un esfuerzo por mejorar”, y destacó “el papel de los ayuntamientos en este sentido», a los que atribuyó «un esfuerzo de integración y de ofrecer los mejores medios». En las últimas dos décadas los asentamientos se han multiplicado.

En el informe Realidad de los Asentamientos onubenses: análisis, diagnóstico y propuestas, la Mesa de la Integración formada por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, Asociación de Nuevos Ciudadanos por la Interculuralidad (ASNUCI), Cáritas, Cooperación y Desarrollo con el Norte de África (CODENAF), Fundación Europea para la Cooperación Norte-Sur (FECONS), Huelva Acoge y Mujeres en Zona de Conflicto (MZC), concluía de los asentamientos sus “con­di­cio­nes de vi­das in­hu­ma­nas e in­to­le­ra­bles en la lla­ma­da so­cie­dad del bie­nes­tar en pleno si­glo XXI, unas du­ras con­di­cio­nes de vida que in­ci­den en pro­ce­sos de vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial en to­dos los ca­sos y en ver­da­de­ras reali­da­des de ex­clu­sión en mu­chos de ellos”.

El informe también afirma que «la mera existencia de asentamientos en condiciones indignas (sin luz, sin agua, sin saneamientos, inseguros etc.) en los que malviven durante distintos períodos de tiempo los/las temporeros/as del campo, ya debería ser de por sí alarmante. Sin embargo, la situación es mucho peor cuando tenemos en cuenta la cronificación de dichos asentamientos a la que estamos asistiendo desde hace años. Es decir, ya no podemos hablar de personas que sólo viven en los asentamientos durante determinadas épocas del año, sino de personas que viven permanentemente en ellos, fenómeno que entra dentro del llamado sinhogarismo«.

Ayer, para el Viceconsejero, no cabía «sacar conclusiones» sobre lo sucedido en el incendio del asentamiento de Palos. «Puede producirse por otros hechos, por otras circunstancias. No sabemos cómo arranca el incendio, ni cuáles son los motivos”. Sanz concluyó su breve valoración ante los medios asegurando que “no se puede vincular que por la propia existencia de esos asentamientos vayan a ocurrir las cosas, ¿no?  Yo creo que no podemos precipitar acontecimientos”.

Sánchez Rufo (IU): “Esta muerte se podría haber evitado si las administraciones competentes hubieran hecho algo»

Por su parte, el Coordinador Provincial de IU en Huelva, Rafael Sánchez Rufo, aseguró ayer, en una nota en la que su formación lamentaba el fallecimiento del joven migrante, que “esta muerte se podría haber evitado si las administraciones competentes para atender a las personas que viven en los asentamientos chabolistas que proliferan en los municipios agrícolas onubenses hubieran hecho algo para evitar que cientos de personas tengan que vivir en condiciones penosas y arriesgando su vida, como se ha podido comprobar con este lamentable fallecimiento”.

Sánchez Rufo exigió tanto al Gobierno de la Junta de Andalucía como al resto de administraciones que “dejen de mirar a otro lado y se pongan a trabajar ya para evitar que haya tantas personas viviendo en chabolas, bajo unas condiciones miserables que no podemos seguir permitiendo, ya que se trata de un problema básico de derechos humanos”.

«El problema de los asentamientos chabolistas en la provincia de Huelva es permanente desde hace muchos años», añadió el coordinador de IU, para quien los incendios como el de ayer o el que acabó con el ubicado en Lepe y dejó a cientos de personas sin techo, «se han convertido en una realidad constante que ninguna administración está afrontado con soluciones para evitarlos». En este sentido, Sánchez Rufo recuerda que el pasado mes de junio se aprobó por unanimidad una PNL en el Parlamento Andaluz, defendida por Adelante Andalucía, que recogía una serie de medidas para atender a las personas que viven en asentamientos chabolistas y para procurarles unas condiciones de vida y alojamiento dignas y seguras. “Nada de lo que recogía esta PNL se ha realizado, aparte de convocar al Foro por la Inmigración, lo que evidentemente no ha servido por el momento para evitar que sigan produciéndose incendios en los asentamientos chabolistas onubenses”. Adelante Andallucía también ha defendido otras iniciativas, como la destinada a crear la figura de los municipios de acogida de población temporera, que siguen sin aplicarse, a pesar de que supondrían una solución para este grave problema humanitario.

Por último, Sánchez Rufo destacó que en los Presupuestos del gobierno andaluz recién aprobados «no figura ninguna inversión para hacer frente a la existencia de campamentos chabolistas» y urgió al gobierno regional de PP y Cs a “apresurarse a tomar medidas para hacer frente a esta terrible realidad, en vez de seguir recortando en derechos básicos del pueblo andaluz y en dedicar fondos públicos a medidas que no responden a las necesidades de los colectivos más vulnerables, como son las personas que viven en los asentamientos chabolistas”. El representante de IU exigió además a la delegada del gobierno andaluz en Huelva, Bella Verano, que “considere lo que está ocurriendo en los campamentos de chabolas como una prioridad y tome todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de sus habitantes”.

Emilio Fernández (CC.OO): «Son miles las personas que viven así cuando la campaña de frutos rojos está en plena expansión»

A última hora del sábado llegaba también un mensaje de condolencia del sindicato CCOO, a través de unas declaraciones realizadas a la agencia EFE por el secretario general de la Unión Provincial de Huelva, Emilio Fernández. El líder sindical ha pedido «la unidad de todas las administraciones para terminar con la situación de los inmigrantes en los asentamientos, tras la muerte de un joven de 24 años en un incendio en Palos de la Frontera». Fernández, que ha lamentado “el fallecimiento de este trabajador”, ha recordado que su sindicato “viene demandando desde hace años distintos actuaciones para resolver esta situación», y que, por ejemplo, «en 2015 y 2017 planteamos una batería de medidas para solucionar o paliar la situación que malviven”. Fernández también recordó que “hemos denunciado que son miles las personas que viven así cuando la campaña de frutos rojos está en plena expansión (de enero a mayo)”.

Durante todo el día de ayer se sucedieron en las redes sociales también mensajes de apoyo y solidaridad de pequeñas colectivos ciudadanos y decenas de particulares.

Todas la voces, colectivos, partidos, sindicatos y hasta el mismo gobierno coincidieron en relacionar la incómoda problemática de los asentamientos chabolistas con el crecimiento de la actividad agrícola. Ninguna de las organizaciones agrarias emitió ayer un comunicado. Cuando sucedió el último y definitivo incendio de la urba, en Lepe, en la que decenas de jornaleros migrantes perdieron sus chabolas, las patronales, a través de la interprofesional Interfresa, también declinaron comentar lo sucedido. «Remitimos a las administraciones con competencias en materia social que son las que tienen que tienen que tomar medidas acerca de la situación de estas personas», decía un portavoz en un mensaje enviado a esta redacción.

El lunes se hablará en el Parlamento Andaluz de los asentamientos, En su valoración sobre los asentamientos de Huelva, sus causas y sus posibles soluciones el Gobierno Andaluz tendrá que explicar cómo se va a evitar que se produzcan nuevas muertes en un contexto socioeconómico moralmente inexplicable.


El viceconsejero de Presidencia tras la muerte de un joven marroquí: “No se puede vincular que por la propia existencia de los asentamientos vayan a ocurrir las cosas, ¿no?”

Huelva en La Mar de Onuba

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.