La Junta cede ante VOX y excluye la caza de la Ley de Bienestar Animal; un cazador y su hijo ahorcan a su perro porque «ya no les servía»

El salvaje anuncio de Bendodo de no considerar la caza como maltrato animal tomará forma legal cuando la Junta apruebe la nueva ley mal llamada de Bienestar Animal. Esta acción legal se la ha impuesto al PP el partido de ultra derecha Vox.

“Bendodo no tiene ni idea de lo que habla cuando se refiere a la ‘nueva Ley de Bienestar Animal’, en la que quiere que se excluya la caza, matar, del concepto de maltrato animal. Y también habla sin saber de un absurdo abandono cero de animales, como si eso se consiguiera por decreto. Tiene muy poca vergüenza política y mucha ignorancia animalista”, dice un vecino.

Jueves, 4 de marzo de 2021. El consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía, el malagueño Elías Bendodo, declara en Málaga que excluirá “la caza del concepto de maltrato animal” (?). Una semana después un padre y un hijo ahorcaron a su perro de año y medio en Almogía porque ya “no servía para cazar”. La salvajada anunciada por Bendodo de no considerar la caza como maltrato animal, tomará forma legal cuando la Junta apruebe la nueva ley mal llamada de Bienestar Animal. Esta acción legal se la ha impuesto al PP el partido de ultra derecha Vox. Informa EL OBSERVADOR.

Un vecino comenta: “Bendodo no tiene ni idea de lo que habla cuando se refiere a la ‘nueva Ley de Bienestar Animal’, en la que quiere que se excluya la caza, matar, del concepto de maltrato animal. Y también habla, sin saber, de que va a conseguir un absurdo abandono cero de animales, como si eso se consiguiera por decreto. Tiene muy poca vergüenza política y mucha ignorancia animalista”.

El consejero Bendodo, vino el pasado 18 de febrero a Málaga a ‘pastorear’ su rebaño del PP, ya que este domingo, 7 de marzo, lo reeligen de nuevo, a la búlgara, por aclamación (es el único que se presenta) sus fieles correligionarios presidente del Partido Popular malagueño, cargo en el que lleva 13 años, desde 2008, aunque públicamente él dice que es partidario de que no se esté en los cargos más de 8 años.

De paso que vino a sus menesteres particulares, el consejero quiso hacerse el ‘buen político’ y se fue a la puerta de la Protectora de Animales de Málaga a anunciar la nueva ley vergonzosamente llamada de Bienestar Animal, en la que se excluirá “la caza del concepto de maltrato animal”. Es decir, que matar animales no se considerará en Andalucía maltratarlos. O sea, solo se les matará, pero sin maltratarlos. El consejero no dijo cómo se llamará a lo que se hace cuando se dejan morir impunemente a los animales malheridos por disparos que se desangran hasta la muerte. Pero seguro que el amable consejero tiene un buen nombre legal para estos animales. Hay que leer la bonita crónica (parece pagada) que le hacen en diario Sur sobre su actuación AQUÍ en Málaga, no tiene desperdicio.

“Vamos a conseguir el abandono cero”, dijo también Bendodo en la puerta de la Protectora de Málaga, Sancta Sanctorum del verdadero bienestar animal en su máxima expresión y ejemplo para los políticos, como el popular. El abandono cero quiere decir que va a conseguir que nadie abandone a un animal. Nadie. Cero. Cómo va a conseguir este objetivo imposible en la actualidad, no lo dijo. Una cosa es el sacrificio cero que depende de las autoridades conseguirlo o no, y otra el abandono cero.

También habló de los perros de rehala, los que se utilizan en las cacerías y se ahorcan cuando no sirven, de los que está llena la Protectora por el maltrato y abandono que practican los cazadores con ellos.

Una semana más tarde de esta defensa de la caza y sus consecuencias, el 25 de febrero, un padre y un hijo, ahorcan a su perro de un año y medio en Almogía porque ya “no servía para cazar”. Esta es una de las tradiciones de los cazadores salvajes. El perro que ya ‘no sirve’ se le mata. Y con ese cariño cazador, la costumbre se traspasa de padres a hijos. Se transmite la tradición de generación en generación. La presidenta de la Protectora de Animales de Málaga, Carmen Manzano, se pregunta en una publicación el pasado martes día 2 (AQUÍ): “¿A cuántos más han ahorcado? ¿Qué vida habrá llevado ese pobre perro? ¿Y los demás? ¿Estarán ya enseñando esa bonita tradición a sus nietos?”.

Manzano, finaliza con una declaración que EL OBSERVADOR suscribe en su totalidad: “La caza maltrata y mata, mata perros, mata animales salvajes y libres, mata personas, esa es la realidad de la caza, les guste o no a políticos y cazadores, esa es la realidad que muchos españoles queremos que termine de una vez”.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.