La diversidad sexual del sujeto político del feminismo

Martha Shelley
Elena de León 

En pleno jolgorio y festejo conmemorativo de los 50 años del alzamiento LGTBI por sus derechos en Stonewall (NY), se nos olvida que la diversidad sexual no es igualitaria, que la libertad sexual de los hombres continúa mermando la de las mujeres en un espacio sin oportunidades reales. Martha Shelley, la lesbiana promotora de esa primera marcha del Orgullo LGTBI en 1969 (NY), por poco es olvidada, y en España no resuena nombres lesbianos ni feministas que en 1977 tomaran las calles por el movimiento de liberación homosexual, solo cantos de gesta masculinos.

Es preocupante que se desconozca la historia de la diversidad sexual de las mujeres, si bien tengan presente que sea cual sea el empeño popular en acotar al movimiento feminista a las “labores de su casa” y el consumo de “su propia salsa”, en torno al sujeto político del feminismo, éste último es uno de los pilares del antiesclavismo y sufragismo universal en la historia, y que cuando los hombres negros consiguieron el voto, se olvidaron de las negras (y las blancas), y de nuevo estuvo ahí el movimiento feminista para proseguir la lucha por el sufragio universal para blancas y negras, pues a pesar de abolida la esclavitud a ambas les unía la servidumbre. Hemos escuchado la crónica miles de veces, lo que no se cuenta es que algunas de ellas eran antiesclavistas y sufragistas lesbianas, pero sus nombres no se conocen, ni siquiera entre las filas feministas, ¿le pediremos el esfuerzo de reconocimiento al movimiento LGTBI?

Luego leo textos de algunas feministas heterosexuales que lucharon por la liberación homosexual en momentos difíciles de represión, y les doy muchas gracias, es cierto, las primeras manifestaciones del Orgullo 28J eran feministas, en torno al sujeto político del feminismo, pero los párrafos se llenan de nombres masculinos, héroes de leyenda, eso sí, desagradecidos y desleales que se olvidaron de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, y las víctimas de la violencia de género después, como aquellos negros que consiguieron el voto y se olvidaron. Y de nuevo tengo que reclamar los nombres de las lesbianas que ni entre líneas son reconocidos por el movimiento feminista ni LGTBI, las que también estábamos allí, arriesgando tras las pancartas, cuando la ley sobre peligrosidad y rehabilitación social no distinguía géneros. Somos las lesbianas, las invisibles del movimiento feminista y subalternas de la LGBTI.

Las lesbianas, esqueleto del movimiento feminista, hicimos la revolución silenciosa de la diversidad sexual y reproductiva en su seno, junto a todas promovimos la libre maternidad, el derecho al aborto y el acceso a la reproducción asistida, y ahora nos toca continuar en la LGTBI frenando un nuevo patriarcado, que no tiene otro objetivo que el viejo, la denuncia de antemano de las mujeres a sus propios hijos/as a favor de una única filiación, la masculina (la muerte de la madre). Me estoy refiriendo a la demanda de vientres de alquiler como derecho, aunque haya voces gais disonantes en el Movimiento Arco Iris que escapan del mismo, condenando la explotación de los cuerpos de las mujeres, renunciando al derecho paterno en pos de que el fin no justifica los medios.

Pero no nos engañemos, divide y vencerás, el capitalismo y su padre, el patriarcado, van juntos más lejos para descoronar al sujeto político del feminismo, y pongo ejemplo siguiendo lo anterior: si toman la bandera de la diversidad sexual y reproductiva mujeres (lesbis, bis, trans o hetero) que reclaman los vientres de las otras, las más pobres, y luego hay hombres (gais, bis, trans o hetero) que se oponen al comercio de los/as niños/s y los cuerpos de las mujeres… nos preguntamos ¿quién es más feminista?, ¿el feminismo es cuestión de género? ¿Son todas las mujeres, feministas por el hecho de ser mujeres? ¿Existe un feminismo masculino que no reconocemos?

Ojo, tengamos presente que “la mujer” puede dejar de ser el sujeto político del feminismo, para pasar a ser el mero centro de atención de la cuestión feminista, y no precisamente por una ilusión multigenérica Queer ni transfeminista.


Elena de León Criado. Politóloga y escritora. Presidenta fundacional de la asociación Comité Reivindicativo y Cultural de Lesbianas (CRECUL). Presidenta constituyente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB).

Lo más reciente en La Mar de Onuba

La Mar de Onuba en Facebook

Acerca de La Mar de Onuba 2769 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.