La China comunista ya está por encima de EEUU en innovación tecnológica

El tiempo le ganó al espacio… y el libro rojo de Mao Tse Tung lo predijo. Lo notable de China no es la magnitud de su economía que es de 13.8 billones de dólares y crecimiento del 6,9% anual, o el impacto del boom de consumo (6.9 billones), sino la celeridad del cambio tecnológico y el carácter cualitativo adquirido por su transformación (77% de la expansión de su producto interior bruto es obra de la productividad de todos los factores de la economía.

Lo decisivo en los últimos 5 años en China ha sido su extraordinaria capacidad de innovación (nuevos productos, servicios, negocios), rasgo que hasta ahora había correspondido históricamente a EEUU, el país frontera del sistema, y que ha sido la base estructural de la excepcionalidad norteamericana.

El país comunista lidera ahora la innovación global; y el mundo de Steve Jobs, Mark Zuckenberg, Jeff Bezos y Warren Buffet deja paso en el primer plano de la escena mundial al universo de Jack Ma (Alibaba), Pony Ma (Tencent), y Liu Jun (Xiaomi). Lo imposible está ocurriendo; y esto sucede en el país del librito rojo de Mao y de la copia sistemática de la tecnología occidental.

De las principales startups de altísima tecnología mundiales con un valor en el mercado de más de mil millones de dólares, se desprende que el país comunista arrasa al referente capitalista. De las 50 principales startups en el mundo; 26 son chinas, 16 estadounidenses y ninguno europeo; y entre las 20 primeras valoradas en 10.000 millones o más, 11 son chinos, 6 norteamericanos y 2 de India; y el más valioso de todos, creado hace sólo 6 años, es Ant Financial (Alibaba), cuyo valor de mercado supera 150.000 millones. Más que Apple…..

El PIB chino creció 6,8% anual en 2018, pero el sector high tech aumentó 12,5%, y la producción de robots se expandió 35,4%, la de circuitos integrados (chips high tech) 17,2%, y 56,7% la de autos eléctricos. Esto ha ocurrido cuando los servicios de la industria de alta tecnología crecieron 30 % anual.

El trasfondo de esta situación es el siguiente: en los últimos 5 años, han surgido 21.4 millones de nuevas empresas, entre ellas 5 millones de startups de alta tecnología, que crecen 57% anual.

Esto modifica la naturaleza de la fuerza de trabajo que tiende a transformarse en un universo de nuevos emprendedores. Esta es la base material de la autonomía científica y tecnológica de la República Popular, ante todo frente a Estados Unidos.

Más de 40% de la expansión china en las 3 décadas posteriores a 1978 fue obra directa de la incorporación de tecnología norteamericana. China ha dependido de EE.UU. en el aspecto cualitativo de su fenomenal crecimiento (+9,9% anual) en el periodo 1978 / 2008, según los datos de fondo monetario internacional.

Esta situación es la que se ha modificado en sus raíces en los últimos 5 años. Las patentes internacionales han aumentado 17,4% anual desde 2007, las publicaciones científicas han crecido 22,9% por año, y los graduados en ciencias tecnológicas, que alcanzaron 6.081.600 en 2012, se han expandido 16,4% anual.

Xi Jinping estima que la tendencia central de la época (el otro nombre del futuro) es el despliegue de una nueva ronda de revoluciones científicas, tecnológicas, e industriales que reestructuran el mundo, sobre la base de la conversión del conocimiento como factor decisivo, prácticamente excluyente, del proceso de producción. Sostiene que es el nuevo punto de partida de los acontecimientos mundiales, y que China está en igualdad de condiciones con EE.UU. Lo esencial en la nueva etapa es lograr la plena autonomía en la investigación científica y tecnológica más avanzada. Agrega que ésta se sostiene en un fenómeno de innovación de masas, de los abajo hacia los de arriba, de alcance mundial… ¿les suena?

La innovación de masas ha convertido a China en un gigantesco laboratorio de las tecnologías más avanzadas, ante todo la “inteligencia artificial”; y todo esto ha ocurrido en 5 años. El comercio por Internet (Alibaba) era 1% del total mundial en 2005, y trepó a 42,4% en 2017; y el sistema de pagos digitalizado cubría 25% de los usuarios en 2013, y ahora abarca a 68%.

La situación de la República Popular se puede resumir se así: el terreno en disputa con EEUU son las tecnologías de avanzada, en especial la “inteligencia artificial”. Pero donde China ya se ha impuesto y es el nítido ganador es la conversión de esas tecnologías en innovaciones inmediatamente monetizadas e integradas a la economía real.

El proceso histórico se ha invertido en la República Popular, y lo cualitativo se ha tornado cuantitativo, se ha convertido en nuevos negocios, servicios y productos. EEUU ha sido derrotado en su propio terreno. Es la obra de su mejor discípulo devenido en autónomo.

Todo esto ha ocurrido con una celeridad sin par, en sólo 5 años, al ritmo de la instantaneidad propia de la revolución tecnológica. Es una revolución que ya vaticinó Mao. El líder comunista estaría orgulloso al ver como el tiempo le ha ganado al espacio, y el comunismo pareciéndose al capitalismo, le ha vencido. Impresiona y mucho.

Francisco Villanueva Navas, analista de La Mar de Onuba economista y periodista financiero. 

En Twitter: @FranciscoVill87.

 

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 1252 Articles
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X