AUGC pide investigar la atención en el cuartel de Moguer a una mujer marroquí «sin papeles» víctima de violación

La victima retiró posteriormente la denuncia en el Juzgado, «desconociéndose los motivos de dicha retirada», destaca la AUGC.

Consta un informe médico oficial que ratifica la agresión sexual sufrida.

Malestar entre los agentes por el trato dispensado a la mujer, una joven marroquí de 28 o 29, «sin papeles» y residente en Moguer durante las temporadas agrícolas desde hace tres años.

Viernes, 26 de febrero de 2021. La delegación de Huelva de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha solicitado a la Subdelegada del Gobierno en Huelva, Manuela Parralo, y al Coronel Jefe de la Comandancia, Andrés López García, la apertura de una investigación interna con motivo de «la orden dada por el oficial de guardia de la Compañía de Moguer, para que el guardia de puertas de dicho puesto confeccionara una diligencia por un delito de agresión sexual (violación) de una mujer de nacionalidad marroquí».


«¿Qué fue lo que usted le dijo para que se pusiera así?»

La campaña argentina sobre violencia machista y trato policial


En un escrito remitido a ambas autoridades el pasado martes, 23 de enero, se trasladan a Parralo y López una serie de hechos relacionados con las órdenes impartidas por el oficial de guardia de Moguer la noche del 19 al 20 de febrero, cuando en las dependencias oficiales se tuvo conocimiento de un delito de violación sufrido por una mujer de nacionalidad marroquí, «confirmado por los servicios sanitarios correspondientes».

Según explica la AUGC en un comunicado, «al tratarse de un delito de gravedad, se activaron los protocolos ordenados por la Dirección General, comunicándosele el hecho al Oficial de Guardia, para que por parte de Policía Judicial del Puesto de Moguer se hicieran cargo de las diligencias y de la atención a la víctima». Sin embargo, «y sin que se conozcan los motivos para ello», el oficial ordenó que fuera el guardia de puertas quien confeccionara las diligencias. 

AUGC considera que el Guardia de Puertas «no es el más adecuado y capacitado, por su servicio, al tener un servicio de seguridad, por sus limitaciones, no puede moverse del acuartelamiento, ni por sus conocimiento y preparación, no ha recibido ninguna formación específica al respecto, para atender a una víctima de una agresión sexual, y más cuando en la propia Unidad existe una Unidad de Policía Judicial, y varios mandos, incluyendo al propio Oficial de Guardia que dio la orden, que se encontraba de servicio y que podía haberlas instruido, como Jefe y más capacitado que el guardia civil, o al menos hacer acto de presencia alguno de los mandos de la Unidad, en apoyo y para auxiliar con la instrucción de unas diligencias tan importantes«.

«No dudamos de que la atención que prestó el guardia de puertas fue la mejor que pudo dar a una víctima de este tipo de delitos«, añade el comunicado de AUGC Huelva, «pero probablemente si la atención hubiera sido hecha por agentes de la Policía Judicial, Emume o incluso por algún mando de la Unidad, incluido este Oficial, la atención hubiera sido más adecuada al delito tan importante denunciado«. En este sentido, AUGC Huelva destaca que «ha tenido conocimiento que la victima posteriormente retiró la denuncia en el Juzgado, desconociendo los motivos de dicha retirada«.

AUGC Huelva reclama de la Subdelegada del Gobierno y del Jefe de la Comandancia «una investigación interna en la que se esclarezcan estos hechos, los motivos por los que no instruyó las diligencias un equipo de Policía Judicial, Emume o por qué no las confeccionó el propio Oficial de Guardia o uno de los mandos de la Unidad, dejando una instrucción de un delito tan importante a un Guardia Civil, que tenía misiones de seguridad y protección del acuartelamiento«.

Enfado en la AUGC: «Si no había nadie le tenía que haber atendido el comandante del puesto»

AUGC es la decana de las asociaciones profesionales y la mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil. Cuenta con representación en todo el territorio español, en cada una de las unidades y especialidades del Cuerpo y viene liderando el movimiento asociativo desde la llegada de la democracia, cuando nació como un sindicato clandestino. Su lucha por la democratización y la desmilitarización de la institución le valió en 2010 el Premio Nacional de Derechos Humanos que concede la Asociación Pro Derechos Humanos de España (apdhe).

Fuentes de la asociación en Huelva aseguran que hay un «gran malestar» entre sus integrantes, motivo por el que se han decidido a hacer pública la denuncia sobre lo sucedido en el cuartel de Moguer. «No es habitual que traslademos a los medios asuntos de carácter interno, pero pensamos este tipo de casos no pueden quedar impunes y requieren ser investigados para que no vuelvan a suceder», explicaba ayer a esta revista una fuente de la AUGC. La mismas fuente asevera que al conocer que la víctima había decidido no ratificarse en la denuncia, entendieron que podía haber una relación directa entre esta decisión y la deficiente atención recibida en el Cuartel de Moguer. En este sentido, destacan que la exploración médica realizada a la víctima confirmó que la mujer había sido víctima de una agresión sexual violenta, como ella misma había denunciado ante el «oficial de puertas».

También sostienen que no se entienden por qué no se activaron debidamente los protocolos para casos de Violencia de Género, que habrían facilitado a la víctima una atención integral con intérprete, asistencia psicológica, acompañamiento… y una explicación  detallada sobre los derechos y recursos asistenciales a los tiene derecho, incluso sin tener regularizada su situación como mujer extranjera en España.

«Si no había efectivos disponible tenía que haber actuado el sargento. o el comandante. Pero nunca ordenar que el compañero responsable de puertas, sin los conocimientos ni habilidades necesarias se ocupara de atender a una mujer que acaba de sufrir una violación», añadían ayer, notablemente enojadas, las fuentes consultadas.

Una mujer marroquí de 28 o 29 años, sin NIE y que requiere de intérprete

Fuentes cercanas a la comunidad marroquí de Moguer conocedoras del caso denunciado por la AUGC, han identificado a la mujer que denunció haber sido violada el pasado 19 de febrero en la localidad onubense, como una chica de unos 28 o 29 años, «sin papeles», que lleva unos tres años residiendo en la localidad onubense durante las temporadas agrícolas.

Las mismas fuentes aseguran que el agresor sería otro ciudadano de origen marroquí con el que la víctima mantiene una relación, y con el que había regresado de recoger fruta en Granada hace unas semanas. El individuo en cuestión tendría una condena por delitos de drogas en situación de suspenso, por lo que una denuncia por violencia de género, corroborada por un informe médico, supondría su inmediato ingreso en prisión por varios años.

Por este motivo, aseguran las fuentes consultadas, la victima habría desistido finalmente de ratificar la denuncia en el Juzgado de Moguer. 

Acerca de La Mar de Onuba 4623 Artículos
Revista onubense de actualidad, cultura y debate, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. - Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.