La 44 ª Feria del Libro arranca entre la euforia del sector editorial y el pesimismo de los libreros

La creciente industria editorial contrasta con la desaparición de librerías y las escasas ventas, reducidas a la mitad en la última década.

La 44 Feria del Libro de Hueva, una de las más antiguas, ha arrancado este viernes con el propósito, un año más, de promocionar la Cultura  (“con mayúsculas, en la palabras del Alcalde Gabriel Cruz)  a través de literatura. Será un evento que reunirá durante diez días a todos aquellos que tienen que ver con el libro.

Este año la Feria año cuenta, además de los libreros  que hacen posible el evento, con la presencia de las editoriales onubenses, y centrará su atención en la mujer no sólo como protagonista o lectora, sino como autora.

La Feria ha dado comienzo con la habitual visita de la autoridades locales y provinciales, entre ellas el alcalde Gabriel Cruz, la primera teniente de alcalde y concejala de Cultura, Turismo y Promoción de Huelva en el Exterior; Elena Tobar, la delegada territorial de Cultura, Turismo y Deportes de la Junta de Andalucía, Natalia Santos; la diputada de Cultura de la Diputación Provincial de Huelva, Lourdes Garrido; el presidente de la Asociación Provincial de Libreros, Juan Antonio García; el presidente de CECA-Comercio Huelva y vicepresidente de la FOE, Antonio Gemio; y el presidente de la Asociación de Editoriales Onubenses Ediwelva, Federico Pérez.

En su arranque, el alcalde ha hecho un llamamiento a los onubenses para que “disfruten de un programa con más de 70 actividades, para que participen, consuman literatura y tengan la oportunidad de encontrar algo que les enriquezca en un evento que dignifica a la sociedad, nos hace avanzar en el camino de la tolerancia y supone un apoyo fundamental al sector”.

La nueva edición de la feria está integrada por 20 stands, de los cuales 11 son librerías que este año participan de forma gratuita y en la que también están presentes cuatro editoriales, así como el Ayuntamiento de Huelva, la Junta de Andalucía, la Diputación de Huelva, la Universidad y la Universidad Internacional de Andalucía.

CARA Y CRUZ 

La 44ª Feria del Libro se celebra en la que se considera una “época dorada” del sector editorial onubense, que ha producido más de 300 títulos en los últimos cuatro años. De hecho, en enero el sector en la provincia de Huelva decidió unir sus fuerzas constituyendo la Asociación de Editoriales Onubenses, bautizada Ediwelva, que nació con el claro propósito de reforzar aún más la cultura literaria en Huelva y su provincia. La asociación, que tiene un papel protagonista en la Feria de este 2018, busca consensuar líneas de trabajo dirigidas a la consecución de objetivos tales como reforzar los vínculos entre la industria editorial y las diferentes administraciones e instituciones de la provincia; aunar la cultura literaria en Huelva, dándole mayor visibilidad; y formar parte activa de la dinamización social en los municipios onubenses con una clara vocación de difusión de obras editadas en Huelva y de fomento de la lectura y la escritura.

Sin embargo, cuando hablamos de librerías, el optimismo cambia radicalmente y deviene verdadero pesimismo.

Juan Antonio García, presidente de la Asociación Provincial de Libreros, Juan Antonio García, ha lamentado este viernes que sólo haya dos o tres librerías de referencia para una ciudad de 150.000 habitantes “¿Quién considera que eso pueda ser relevante?”, se ha preguntado. En Huelva capital, el total de librerías no alcanza la veintena, y otro tipo de establecimientos, como las papelerías o kioscos que venden libros y similares, no llegan a las sesenta en toda la provincia.

Huelva, además, carece de librerías especializadas, técnicas, de Derecho, de Humanidades… Esta carencia obliga a quienes buscan ese tipo de publicaciones a desplazarse fuera de Huelva, o acudir a Internet. “No existen. Y eso es penoso”, afirma García. “Entre todos”, y el portavoz de los libreros asume su propia autocrítica, “nos tenemos que poner las pilas, dejar de creernos que somos los reyes del mambo, modernizarnos y de verdad abrir nuestras puertas con el ansia de decir que estamos en Huelva, que tenemos una oferta inmensa, y pedir ayuda al lector onubense para poder vivir todo el año de nuestro trabajo”.

En cuanto a la venta de libros en la provincia, García ha cuestionado los datos del Estudio General de Medios que apuntan a un crecimiento del 3 % en relación al año pasado. Y lo hace porque, mirando a más largo plazo, “lo cierto es que las ventas han descendido en torno al 50 %  en comparación a las de hace 10 años. Ese 3 %, por tanto, no significa que vamos bien ni que se haya recuperado algo de lo que se ha perdido en la última década”. De hecho, García quiere creer que las bajas cifras de venta actuales marcan “haber llegado al nivel del suelo y que no podemos caer más bajo”, lo que debería dar lugar a cierto optimismo y a pensar que pueda iniciarse una recuperación para el sector.

En ese sentido el portavoz de los libros onubenses ha hecho un llamamiento a los lectores, y también a las instituciones públicas y privadas, para que ayuden más a fomentar la lectura. “Somos agitadores culturales en la ciudades”, dice, y por eso pide que se promuevan iniciativas que permitan abrir más librerías y que cualquier persona que quiera acceder a los libros de su interés puedan acudir no a uno, dos o tres establecimientos, sino que cuenten con una oferta acorde a una población como la de Huelva.

Respecto de la presencia de las librerías onubenses en la Plaza de las Monjas durante los próximos diez días, García la sitúa fuera del beneficio económico, pero considera que “una librería que se precie” tiene que estar presente en su feria del libro. “Si la participación dependiera del aspecto económico no vendríamos ninguna”, asegura. Sin embargo, la participación conjunta de los libreros “permite organizar una serie de actividades, como es traer a autores de prestigio para que tomen contacto con los lectores, como forma de recompensar la fidelidad del público con iniciativas que serían imposibles de realizar de forma individual en sus establecimientos. De hecho, García descarta que participar en la Feria suponga un incremento de ventas para los participantes, y rechaza que resulte rentable, aunque destaca las posibilidades de promoción y visibilización que supone para las librerías onubenses.

El presidente de los libreros de Huelva ha puesto como ejemplo países como Francia, en los que se hacen estudios sobre la situación social, económica y cultural de las ciudades, y se realizan a través del número de librerías que albergan. En ese sentido, García ha pedido un impulso para que Huelva no destaque “solo por los cruceros que llegan  o por nuestra gastronomía, sino por nuestra cultura literaria”, que pide difundir con más ahínco, “porque de verdad creo que tenemos una historia a tener en cuenta y que podemos tener un buen futuro en este sentido”.

MÁS DE 70 ACTIVIDADES CULTURALES PARA TODOS LOS PÚBLICOS

La 44ª Feria del libro desarrollará un programa con más de 70 actividades que han arrancado este mismo viernes con la presentación del thriller juvenil La Chica Invisible, por parte de Blue Jeans de la Editorial Planeta. La última obra del escritor andaluz Francisco de Paula dirigido al público juvenil es un cambio de registro en su trayectoria, donde  con las trilogías Algo tan sencillo o Canciones para Paula ha conseguido ser súper ventas. A las 19.00 horas los onubenses estaban citados a un encuentro con el autor Antonio Delgado Pino, que firmará su obra El sombrero hueco, de la editorial Pábilo. La primera jornada de la feria se ha cerrado con un encuentro con la finalista del Premio Planeta 2017, Cristina López Barrio, que ha firmado su libro Niebla en Tánger, una historia de amor y misterio en una ciudad cosmopolita y mágica, con un pasado fascinante que envuelve al lector.

La jornada del sábado se abrirá con el cuentacuentos Mil y una versiones del cuento de Caperucita Roja, a cargo del grupo El Sombrero Encuentado, que se llevará a cabo a las 12.00 horas.

Posteriormente, a las 13.00 horas, se ha previsto un encuentro con el autor de la obra Miroir. La Danza Prohibida, Antonio Pérez-Lepe. Miroir, la danza prohibida se debate entre la realidad y la ficción, en un ambiente enigmático que no dejará impasible al lector. Experiencias próximas a la muerte, mitos y leyendas de civilizaciones perdidas, persecuciones trepidantes, muerte y vida, realidad y ficción…, pero sobre todo, danza…, mucha danza.

A las 18.00 horas volverán los cuentacuentos a la Plaza de Las Monjas, en esta ocasión a cargo de la editorial Lumen con la obra ‘Cuando las niñas vuelan alto’.

La escritora Mara Torres, finalista del Premio Planeta 2012, llegará a la feria a las 19.00 horas para firmar su libro Los días felices de la Editorial Planeta, la segunda novela de la periodista, donde aborda la etapa más cambiante del ser humano, en la que el amor, la amistad, la cotidianidad y los sueños quedan reflejados en una historia tan sencilla, compleja y divertida como la propia vida.

Y, a las 20.00 horas, tendrá lugar la presentación y firma del poemario La corta vida de una pastilla efervescente de Estela Rengel, promovida por la Editorial Niebla, donde la escritora utiliza el símil de la vida de una pastilla para hacer caer y bullir sus recuerdos.

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.