Incertidumbre y caos en el campo onubense en los primeros días del estado de alarma

(Imagen de archivo)

El nuevo colectivo Jornaleras de Huelva en Lucha denuncia a nueves empresas de sector de los frutos rojos por incumplir las medidas de seguridad e higiene en el trabajo.

Grandes empresas del sector onubense de los frutos rojos están sumidas en el “caos” por el “incumplimiento de medidas de seguridad y de protocolos efectivos” y la incertidumbre de cientos de trabajadores que se quejan de falta de información y garantías sanitarias para no contagiarse no hacerse portador del coronavirus o enfermar de Covid-19.

Como adelanta hoy La Mar de Onuba, nueve grandes empresas del sector de los frutos rojos de Almonte, Bonares, Lucena del Puerto y Moguer han sido denunciadas este martes ante la Inspección de Trabajo de Huelva por la escasa o nula implementación de medidas de prevención en los puestos de trabajo, haberse negado a facilitar agua, guantes y mascarillas, o no poner a disposición de los trabajadores «ningún medio de seguridad homologado» durante la recogida de frutos y su manipulado en las empresas. En el sector de los frutos rojos continúan trabajando, con la normalidad de una campaña habitual, cuadrillas de entre 20 y 50 personas, sin que se garanticen las mínimas distancias de seguridad, se hayan mejorado las condiciones de ventilación en los invernaderos y naves de manipulado, o se hayan incrementado los medios de transporte para cumplir las limitaciones de movilidad y distanciamiento entre personas derivadas del estado de alarma.

En el caso de trabajadores extranjeros residentes en viviendas aportadas por las empresas o en los asentamientos chabolistas diseminados por la provincia, los temporeros de origen búlgaro, rumano, marroquí y subsahariano, principalmente, se desplazan en «vehículos al límite de su capacidad”, mientras que en las viviendas conviven “hasta ocho personas en una misma habitación”. En el caso de los asentamientos chabolistas la situación se agrava al carecer de agua corriente en las chabolas.

Algunos trabajadores que se han quejado han sido amonestados, amenazados o despedidos, como reveló este lunes la diputada de Adelante Andalucía María Gracia González. En un comunicado de prensa, la parlamentaria andaluza aseguró haber mediado personalmente entre una de las grandes empresas del sector y un grupo de trabajadores despedidos tras exigir medidas de prevención y seguridad frente a la propagación del coronavirus SARS-CoV-2. En otras explotaciones y empresas de manipulado, como Surexport, Bionest, Cuna de Platero (Moguer) o Lucena Fruit, que reúnen actualmente a miles de trabajadores en plena campaña de recolecta de berries, decenas de ellos empiezan a no acudir a su puesto de trabajo por miedo al contagio.

El colectivo Jornaleras de Huelva en Lucha (JHL) lleva desde el pasado sábado atendiendo multitud de llamadas de trabajadores que no saben qué hacer. «No damos abasto», aseguran en una conversación con esta revista. Los trabajadores se debaten entre el mísero salario de apenas 42,02 euros diarios (inferior al Salario Mínimo Inteprofesional) por extenuantes jornadas laborales, sin descansos ni vacaciones remuneradas y sin garantías de estabilidad, y la seguridad frente al coronavirus. JHL les informa de las medidas de seguridad establecidas por el Ministerio de Sanidad y les asesora sobre cómo actuar frente las que empresas que «vienen inobservando sus  obligaciones en materia de Prevención de Riesgos Laborales para evitar el contagio del virus”. Jornaleras de Huelva en Lucha ha denunciado este martes ante la Inspección de Trabajo a nueves grandes empresas en las que considera se han constatado los incumplimientos de las medidas decretadas por el Ministerio de Sanidad.

Poca información y falsos rumores 

Y es que el miedo al contagio empieza a instalarse en el campo onubense. El pasado sábado, un infundado rumor sobre un falso positivo generó una situación complicada en la empresa Surexport de Almonte. Según ha podido verificar de fuentes de la propia empresa La Mar de Onuba, desde primera hora de ese día su sucedieron ausencias de trabajadores de diferentes turnos del denominado grupo E. Varios refirieron tener fiebre ellos mismos, sus parejas o hijos. En torno a las 14,00 horas de ese mismo día, muchos trabajadores de las plantas de manipulado comenzaron a interesarse por guantes y mascarillas, medidas que, según fuentes  de los trabajadores, fueron denegadas por la empresa. Otros comunicaron a esta que no acudirían al trabajo tras conocer que “ayer [por la madrugada de ese mismo día] salieron personas con fiebre a las dos de la mañana”.

La alarma se desató en torno a las 18,00 horas del sábado. Alguien informó, aunque no era cierto, sobre “una persona que ha salido de aquí con fiebre y ha dado positivo en coronavirus”. Quien difundió la falsa noticia aseguraba que se la había confirmado “una persona de confianza muy pegada a la empresa”, y recordaba que “hoy ha faltado mucha gente por el mismo tema”.

El desconcierto y la incertidumbre se extendieron y provocaron la “fuga” de muchos trabajadores y las quejas de otros. A primera hora de la noche, la dirección de la empresa, que ha confirmado a La Mar de Onuba tanto la difusión de rumor como la situación vivida el pasado sábado por el mismo, distribuyó una circular interna entre los trabajadores en la que informaba de los aspectos básicos del coronavirus y recomendaciones de higiene personal y domiciliaria para evitar el contagio, así como de las “medidas preventivas” adoptadas por Surexport ante la pandemia. Entre ellas, una correcta ventilación de los espacios cerrados de la empresa y el refuerzo de la limpieza de espacios y equipamientos usando soluciones de agua e hipoclorito sódico (lejía). Para los transportes colectivos de trabajadores, la empresa ha activado un plan de desinfección diaria con «peróxido de hidrógeno al 0,5%”. Respecto de la movilidad de los trabajadores, Surexport restringe “todos los viajes”, que sólo podrán realizarse “bajo autorización expresa del Comité de Gestión COVID-19, “como acción preventiva tanto por contagio como por las medidas de cuarentena que se puedan producir en los países de destino”. No constan medidas extraordinarias para el traslado en los autobuses de la empresa. Los trabajadores consultados por esta revista no están satisfechos, creen que la empresa no está tomando medidas que les tranquilicen.

Jornaleras de Huelva en lucha

Lo vivido en Surexport, aunque agravado por el infundado rumor del falso positivo en coronavirus, no es privativo de esta gran empresa almonteña. Jornaleras de Huelva en Lucha trabaja sin pausa desde que el pasado sábado se anunció el estado de alarma, para atender llamadas y consultas a través de la mensajería de sus perfiles en las redes sociales. Para poder hacerlo hacerlo no paran de consultar ellas mismas leyes, normativas y convenios, y de hacer llamadas a abogados y otros expertos para ofrecer las respuestas más adecuadas en cada caso.

El colectivo, surgido como respuesta espontánea a unas desafortunadas declaraciones del presidente de los empresarios onubenses, José Luis García Palacios, se ha convertido en una voz de referencia para los trabajadores agrícolas de la provincia de Huelva. A pesar de su escasa vida, apenas unos meses, Jornaleras de Huelva en Lucha ya cuenta centenares de seguidores, y con algunos tantos en su haber. Su exitosa intervención como mediadoras en varios conflictos laborales de empresas agrícolas en esta temporada, así como haber conseguido ciertas mejoras laborales, sociales y salariales para sus trabajadores, les ha puesto en el centro de atención de los trabajadores del campo. También su buena relación y alianza estratégica con otro joven colectivo surgido para hablar en primera persona de sus propios problemas. El de los jornaleros africanos, de piel negra en su mayoría, obligados a malvivir en chabolas.

El pasado 8 de marzo, la «imagen de familia» de las Jornaleras de Huelva en Lucha, el Colectivo de Trabajadores Africanos y las Kellys de Huelva robaron protagonismo a las organizaciones feministas y a los grandes sindicatos. Cansados de nada se mueva, los trabajadores más precarizados de Huelva su unen en nuevos colectivos y toman el testigo de su propia representación ante quienes les oprimen.

Manifestación en Huelva del Día Internacional de la Mujer Trabajadora el pasado 8 de marzo.

Hace sólo unas semanas, Jornaleras de Huelva en Lucha denunció ante la Inspección de Trabajo una aberrante oferta de empleo de una empresa afincada en el polígono industrial de Escacena del Campo, tras haber obtenido pruebas de las abusivas condiciones propuestas. La empresa ofrece trabajo a destajo, pagando una cantidad de 0,15 cent por caja de fresa «derrabada», y pretende obligar a sus trabajadores a derrabar 600 kilos del fruto rojo para cotizar una peonada. En la práctica, esta fórmula implica que los trabajadores solo cotizarían una peonada por cada tres días de trabajo real.

Desde su perfil de Facebook, JHL informa cada día de las novedades que afectan, a nivel laboral, al campo onubense, y disecciona con un alto nivel crítico las informaciones que ofrecen los medios de comunicación sobre la poderosa industria agrícola de Huelva. En las últimas semanas han tenido que rechazar algunas invitaciones para intervenir en foros y actividades de diferentes organizaciones de fuera de Huelva. Sí han participado en varios eventos de esa índole en la provincia. La mayoría de ellas, trabaja todos los días en alguna explotación agrícola, y dedica su escaso tiempo libre al trabajo voluntario en JHL.

Desde que comenzó la crisis del coronavirus no dan abasto. Cuentan con el soporte de la Cooperativa de Abogadas Andaluzas que lidera la letrada y activista Pastora Filigrana, que les aporta asesoramiento y representación jurídica gratuita. Se han marcado como primer objetivo lograr que las empresas agrícolas onubenses cumplan, al menos, lo acordado en el Convenio Colectivo del Campo para la provincia de Huelva, y lo dispuesto en el resto de leyes laborales. Algo que, aseguran, no hace la mayoría de las empresas del sector. Con la crisis del coronavirus piden a los trabajadores que sean más exigentes que nunca a la hora defender sus derechos. Quien no los conozca, puede preguntarles: jornalerasdehuelvaenlucha@gmail.com. También han habilitado, desde este mismo miércoles, una línea para consultas por WhatsApp: 631528317.


Acerca de La Mar de Onuba 3334 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.