Incendio en Lucena del Puerto: Comunicado de la Asociación Multicultural de Mazagón

Rita, trabajadora marroquí de 37 años fallecida este miércoles en Lucena del Puerto

Siempre puede ser peor. Hace tan solo tres días escribíamos un comunicado por un incendio producido en el asentamiento de Palos de la Frontera. Hoy, lo único que podemos hacer es, por desgracia, lamentar la muerte de dos personas en otro incendio. Esta vez, en Lucena del Puerto.

No conocemos el número de muertos que necesitan las Administraciones para reaccionar o para que esa anemia crónica se traduzca en voluntad política. Tampoco conocemos el número de muertos imprescindibles para que los discursos de exaltación de los derechos humanos se hagan realidad.

Porque Athos y Rita no murieron en un incendio, los mató la miseria en la que  se vieron obligados a vivir.

Ni la riqueza generada con los frutos rojos de la que todas disfrutamos, ni la previsión de mano de obra realizada por las organizaciones empresariales del sector en las campañas agrícolas, ni el cuerpo legal que protege los derechos de las trabajadoras y trabajadores, parecen ser suficientes para que los diferentes niveles de la Administración, y el sector empresarial, sean capaces de ponerse de acuerdo para proporcionar acceso a algo tan básico como un techo donde poder descansar de una manera decente, acorde con el estado de derecho en el que vivimos.

Como parte de la sociedad civil, tampoco podemos entender que la corporación local, la más cercana a los asentamientos de chabolas, no sea capaz de abrir las puertas de un espacio para acoger a las personas que lo han perdido todo. No solamente está faltando al deber de auxilio en un estado de emergencia humanitaria, también demuestra una falta de sensibilidad y humanidad impropias de una institución al servicio de una sociedad democrática, con todo lo que ello implica.

Tampoco podemos entender que, en una situación de pandemia, se exija a las ciudadanas y ciudadanos responsabilidad para guardar las normas de higiene y distanciamiento social y, sin embargo, consientan la existencia de guetos sin servicios básicos, como agua y electricidad, poniendo en peligro la vida de esas personas y, por extensión, la del resto de la ciudadanía.

Llevar una vida normal, trabajar para mantener a sus familias y tener documentos que les permitan desarrollarse como ciudadanas y ciudadanos de pleno derecho son las aspiraciones de las personas migrantes. Como cualquier ser humano. Salieron de sus países huyendo de la miseria a la que estaban condenados con el legítimo deseo de encontrar una vida mejor. Pero el sistema se empeña en encerrarlos en un círculo vicioso lleno de obstáculos insuperables con una Ley de Extranjería perversa y racista.

La tumba de Athos y Rita ha sido una frágil chabola fabricada con palés, cartones y plásticos, la fórmula perfecta para ser devorados por la llamas en cuestión de segundos. Es imprescindible conocer las causas del fuego, pero nunca podrán servir como cortina de humo para olvidar que, la existencia de los asentamientos, representa la vergüenza y la debilidad de una sociedad incapaz de responder a los desafíos de un mundo intercultural.

Jueves, 20 de mayo de 2021.

Dos personas fallecidas en el segundo incendio esta semana en los asentamientos chabolistas de trabajadores agrícolas de Huelva

Acerca de La Mar de Onuba 4304 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.