Igual valor igual salario #CeroBrecha

por Sebastián Donaire

 

Este lunes, 22 de febrero, celebramos el día de la BRECHA SALARIAL. Desde UGT Huelva hacemos un análisis de cómo hemos detectado aun mas  diferencias entre hombres y mujeres durante este año de crisis sanitaria.  Así pues, el secretario general de UGT Huelva, Sebastián Donaire apunta que durante la pandemia, se ha puesto de manifiesto el valor social de los trabajos esenciales, asociados mayoritariamente a roles femeninos, incluidos el trabajo de cuidados y doméstico, pero no por ello se ha remunerado de manera adecuada. Aplaudir a las ocho de la tarde todos los días durante el primer confinamiento no hizo que se redujera la brecha salarial que padecen las mujeres.

Las diferencias existentes en el empleo entre mujeres y hombres son multifactoriales: las tasas de actividad, el porcentaje de paro, el tipo de empleo al que se accede, los sectores en los que se trabaja, las condiciones de trabajo, etc. son factores que te persiguen a lo largo de tu vida hasta llegar a la edad de jubilación. De esta forma, ser mujer, entrar y salir del mercado laboral para atender el cuidado de menores,  aceptar jornadas parciales para poder compaginar con el cuidado de menores o mayores, solicitar excedencias por los mismos motivos que en los casos anteriores, no poder acceder a un empleo por tu condición de mujer, con hijos/as menores a cargo o con posibilidad de tenerlos, son factores que penalizan a la hora de la jubilación con cuantías inferiores a la de los hombres.

Este año asistimos a la implementación de varios cambios legislativos:

El registro salarial y la auditoría salarial, desarrollados en el reglamento de igualdad retributiva que entrará en vigor el 14 abril de 2021 y el reglamento de planes de igualdad que entrará en vigor a partir de marzo de 2021, nos permitirá acercarnos  a la realidad de cada empresa. Por tanto, todos los Convenios Colectivos, deben ser revisados y adecuados a la nueva normativa.

La última brecha salarial que hemos conocido se sitúa en el 21,41 %, corresponde a los últimos datos disponibles, de 2018, publicada en julio de 2020 por el INE-. Las mujeres cobran de media al año, 5.726,30 euros menos que los hombres. Mientras que el salario medio de las mujeres en 2018, alcanzó 21.011,89 euros el de los hombres se situó en 26.738,19 euros al año.  A este ritmo, se necesitarían 43 años para que la brecha salarial entre sexos desapareciera en España.

De los 8.430.099 de personas trabajadoras que cobran como máximo al mes dos veces el Salario Mínimo Interprofesional (1.471,80 euros brutos al mes), el 55,82 % son mujeres. Pero aún es mayor el porcentaje de mujeres en relación a los hombres que solo cobran al mes como máximo 735,90 euros brutos, el 69,57 % de los 2.291.123 de personas asalariadas que cobran ese salario al mes. Del .593.935 de mujeres que cobran solamente el SMI, el 95,18 % desempeñan una jornada a tiempo completo.

Cuando las empresas son de carácter público la brecha aun siendo elevada, no llega al 10 %, pero esta brecha se triplica cuando la empresa es de carácter privado y se aproxima al 30 %. Una brecha vergonzante.

Donaire destaca que, aunque la brecha salarial persiste también en los convenios debido a que la reforma laboral ha desequilibrado las relaciones laborales en favor del empresario, los salarios de las mujeres son más elevados y superiores a la media cuando están protegidas por otra forma de regulación o por un convenio de ámbito de empresa o de centro de trabajo. A pesar de ello, en el ámbito de la empresa perciben 7.904 euros menos que los hombres de media anual.

Los pagos extraordinarios, suponen en torno a un diez por ciento del salario bruto anual, en este concepto la brecha salarial asciende hasta el 26,47 %, y suponen una diferencia media de 714,50 euros anuales. La brecha más elevada se concentra en el pago en especie, el 41,16 %, sin embargo, en este concepto la diferencia anual es de 55,87 euros.

Por otro lado, Sebastián Donaire lamenta que a nivel provincial, Huelva es la provincia con la mayor brecha de Andalucía con una diferencia en los salarios de hombres y mujeres de 5.260 €, situándose en el 31%, por encima de Andalucía (22,57%) y España (21,63%).

Por tramos de edad, Huelva está a la cabeza en todos los tramos menos en lo mayores de 65, que se queda la segunda andaluza más alta compartiendo posición con Almería.

La pensión media de las mujeres solo supera a la de los hombres en el caso de la pensión de viudedad (de media, las mujeres recibieron 696,43 euros en diciembre de 2020 frente a los 468,84 euros que obtuvieron los hombres). En el resto de tipos de pensiones, los hombres reciben mayor cuantía de media.

Desde UGT Huelva destacamos que en cuanto a las pensiones no contributivas vemos que en más de un 65% son las mujeres, siendo la cuantía media de estas pensiones de 385,74 euros al mes.

De los contratos registrados este mes, las mujeres no llegan al 38% de los mismos. La tasa de empleo de las mujeres está muy por debajo de la tasa de empleo de los hombres.

La edad, la formación y la segregación influyen de igual medida en el paro: hay más mujeres paradas en todos los tramos de edad, pero hay más diferencia entre el paro de las y los jóvenes. En cuanto a la formación, las diferencias entre mujeres y hombres también son más acentuadas en el tramo más bajo y más alto de la formación.

Dos han sido las principales razones por las que la pandemia ha afectado más al empleo de las mujeres: una de las razones es que los sectores más afectados por la pandemia están muy feminizados, como la hostelería y el turismo. La crisis del coronavirus ha afectado especialmente a quienes tenían peores condiciones laborales, como sucede a las trabajadoras, debido a la destrucción de empleo o a la reducción de horas trabajadas.

Así mismo, Donaire apunta que otra razón es la asunción de las responsabilidades familiares durante el estado de alarma. En el caso de mujeres con hijos e hijas más del 66% se vieron obligadas a quedarse en el hogar para asumir los cuidados de menores y personas dependientes, además de ver incrementadas sus horas de trabajo doméstico.

La destrucción de empleo derivada de la crisis ha afectado más a las mujeres que a los hombres. Un ejemplo es la afectación de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTES).

Por todo ello,  UGT reivindica:

    • Derogación de la reforma laboral
    • Subida del Salario Mínimo Interprofesional,
    • Recursos económicos y humanos suficientes para aplicar la nueva normativa de igualdad salarial.
    • El refuerzo de recursos públicos de conciliación.
    • Retirar ayudas públicas a empresas o entidades que discriminen a mujeres incentivando la aplicación de sanciones por la autoridad laboral a empresas que discriminen a mujeres y que incurran en discriminaciones salariales por razón de sexo y que no tengan planes de igualdad si tienen la obligación por ley.
    • Es necesario implementar y reforzar un sistema de cuidados de calidad, atendido por personas profesionales que atiendan a las personas en situación de dependencia y discapacidad para evitar el abandono del empleo de las mujeres para dedicarse al cuidado de las personas dependientes.

Alcanzar la plena igualdad. Si hay igualdad salarial se cerrarán la brechas.


Sebastián Donaire Salas es Secretario General de UGT Huelva
Acerca de La Mar de Onuba 3921 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.