Gavilán aceptó “pulpo”, pero lo que Atlantic Copper quiere instalar en la Avda. Francisco Montenegro es un vertedero de escoria

dig

En una pieza publicada por La Mar de Onuba, aseguramos que el Pleno del Ayuntamiento de Huelva celebrado este lunes  se había zanjado casi -y resaltamos ese casi en nuestro titular- al gusto de de todos. Sin embargo, el titular respondía a que Ciudadanos no había logrado el apoyo necesario para sacar adelante su moción contra los okupas.

Fue en error informativo que hoy queremos rectificar. Nuestro artículo estaba montado con las informaciones que cada grupo municipal -todos menos Mesa de la Ría, es importante destacarlo también-, había hecho llegar a las redacciones de los medios. Entra ellas, la nota oficial del Gabinete de Prensa del propio Ayuntamiento de Huelva. En esta se explicaba con (casi) detallada precisión lo sucedido durante el Pleno. Casi porque la nota omitía la moción presentada por el concejal de Mesa de la Ría, Rafael Gavilán, y rechazada por el Pleno) para pedir un pronunciamiento del Pleno contra el vertedero de escoria que Atlantic Copper pretende instalar en el espacio que antes ocupaba en la Punta del Sebo la empresa Fertiberia. También fue rechazada la creación un órgano interadministrativo (Estado_Junta-Ayuntamiento) para alcanzar “una solución urgente y definitiva a las balsas de fosfoyesos”. En este último caso, la moción sólo obtuvo el apoyo de la propia Mesa de la Ría.

Y fue la de Gavilán, con toda seguridad, la nota discordante de un Pleno que se presentó como de extrema placidez y en el que todos los grupos habían obtenido alguna medalla a costa de sus respectivas mociones. Todos menos Mesa de la Ría, que sólo obtuvo apoyo de los tres ediles de Izquierda Unida,  y de Jesús Amador, la silla de Podemos en el Consistorio capitalino obtenida en la lista de Participa Huelva.

La Mar de Onuba es un medio digital recién nacido, con escasos medios y recursos, y -aunque aspire a ello- incapacitado para destacar un reportero o reportera que cubra presencialmente los largos y tediosos plenos municipales. Cuando las empresas e instituciones onubenses lleguen a reconocer nuestra labor como ya hacen nuestros cada día más numerosos lectores, y algunos de nuestros aún escasos, aunque destacados, patrocinadores, las noticias que vayamos ofreciendo irán ganado en precisión y cercanía. Serán más de primera mano. A día de hoy, nos vemos obligados, como otros medios, a confiar en la buena fe y certeza de que las notas de prensa que recibimos responden fielmente a los hechos que relatan.

Pero lo cierto es que no ha sido así en el caso del Pleno del pasado lunes, en el que Rafael Gavilán no logró que el Ayuntamiento mostrase su oposición al “vertedero de escoria” de 15 hectáreas de Atlantic Copper en Francisco Montenegro.

El vertedero forma parte del plan del Puerto de Huelva para implantar su Zona de Actividades Logísticas en la parte posterior de la Avenida Francisco Montenegro, que choca no solo con la cerrada oposición de los grupos municipales de Mesa de la Ría, IU y Participa Huelva, sino con la presencia  del actual vertedero de escoria de Atlantic Copper, que ocupa un generoso espacio en medio de la pretendida ZAL de la Autoridad Portuaria. Por ese motivo, es el propio Puerto el que ha ofrecido a la compañía del cobre propiedad de la estadounidense Freeport-McMoRan el traslado al espacio que antes ocupaba la empresa Fertiberia, y poder liberar así un deseado terreno que necesita para la zona logística por la que ha apostado.

Mesa de la Ría, convencida de que “la ciudadanía impedirá que Atlantic Copper instale un nuevo vertedero de escoria industrial” con vistas a la Ria

Gavilán protagonizó un encendido debate con el portavoz socialista Manuel Gómez Márquez, con el concejal no adscrito Enrique Figueroa, y con el popular Manuel Remesal, quienes defendieron que lo de Atlantic Copper será un “almacén” para “silicato de hierro”, mientras que Gavilán argumentó que se trata de un vertedero y que el producto a acumular allí es un residuo.

En cualquier caso, la principal motivación del portavoz de Mesa de la Ría para oponerse, es que, sea vertedero o almacén, la ocupación de ese espacio por parte de Atlantic Copper incumple el pacto para recuperar la Punta del Sebo para la ciudad suscrito por todos las administraciones, partidos políticos (excepto el PP), sindicatos y patronal en 1991, y posteriormente recogido en el propio Plan General de Ordenación Urbanística de Huelva. Y que, por tanto, no ha lugar a su instalación en plena Avda. Montenegro. “Acepto pulpo, pero aunque fuesen bocadillos de jamón, el lugar no es óptimo porque incumple los acuerdos del 91″, señaló el edil. Le apoyaron IU y Participa; Cs se abstuvo y PSOE, PP y los no adscritos se opusieron.

El concejal de Mesa de la Ría, además, retó al portavoz socialista a admitir en el Pleno que el modelo del Equipo de Gobierno para la Avda. Francisco Montenegro y la Punta del Sebo es el diseñado por la Autoridad Portuaria de Huelva. “No es el de Mesa de la Ría. El nuestro es que fuera toda esta chatarra”, afirmó con rotundidad Gavilán, quién aventuró que “el empleo no vendrá a Huelva mientras permanezcan en activo las industrias” que aún permanecen frente la ría del Odiel. “Cuando acometamos valientemente un proceso de reconversión industrial hacia un modelo sostenible; porque donde está este modelo industrial no crece nada a su alrededor; porque esto es incompatible con cualquier otro sector productivo“, aseveró.

Lo cierto es que, tirando de diccionario y de enciclopedia, como hizo el propio Gavilán durante el Pleno del lunes, un vertedero es un “lugar adonde o por donde se vierte algo” (DRAE). Y que las escorias son “un subproducto de la fundición de la mena para purificar los metales. Se pueden considerar como una mezcla de óxidos metálicos; sin embargo, pueden contener sulfuros de metal y átomos de metal en forma de elemento. Aunque la escoria suele utilizarse como un mecanismo de eliminación de residuos en la fundición del metal, también pueden servir para otros propósitos, como ayudar en el control de la temperatura durante la fundición y minimizar la reoxidación del metal líquido final antes de pasar al molde. En la naturaleza, los minerales de metales como el hierro, el cobre, el aluminio y otros metales se encuentran en estados impuros, a menudo oxidados y mezclados con silicatos de otros metales. Durante la fundición, cuando la mena está expuesta a altas temperaturas, estas impurezas se separan del metal fundido y se pueden retirar. La colección de compuestos que se retira es la escoria”.

Atendiendo a esas definiciones, lo que la empresa Atlantic Copper quiere instalar en la parcela ofrecida por el Puerto es, ni más ni menos, que un vertedero de escoria.

La dura intervención de Gavilán y sus motivaciones pueden verse y escucharse en el siguiente vídeo:

 

Por nuestra parte, queremos pedir disculpas a los lectores de La Mar de Onuba por no haber dado la información sobre el Pleno de forma completa y fidedigna. En el modelo de periodismo veraz, independiente y comprometido que hemos decidido para nuestra línea editorial, no cabe esta omisión. Intentaremos que no nos vuelva suceder. Y esperamos que ustedes sepan perdonarnos.

El Puerto, la Aiqbe, Atlantic Copper y el futuro urbanístico de la capital. ¿Quién manda en Huelva?

Acerca de La Mar de Onuba 913 Articles
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*