Francisco Martínez, ex Secretario de Estado de Seguridad: «Mi grandísimo error fue ser leal a miserables como Jorge, Rajoy o Cospedal»

El ex número dos de Interior avisa: «Si tengo que declarar, también irán Fernández Díaz y probablemente Rajoy».

El ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez, imputado en la pieza 7 del ‘caso Villarejo’, conocida como operación Kitchen, lamentaba en una conversación con el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, haber sido imputado en la macrocausa. «Mi grandísimo error en el Ministerio fue ser leal a miserables como Jorge, Rajoy o Cospedal», señaló.

El Ministerio Público pide la imputación del matrimonio compuesto por Cospedal e Ignacio López del Hierro y del exministro Jorge Fernández Díaz por delitos de prevaricación, descubrimiento y revelación de secretos y malversación de caudales públicos.

El escrito de Anticorrupción recoge una serie de mensajes enviados por Martínez a Enrique García Castaño o Eugenio Pino en los que se muestra preocupado y enfadado al sentirse abandonado por quienes le habían encargado la operación para hacerse con la información que manejaba Bárcenas sobre cargos del PP.

«Te garantizo que si yo tengo que declarar porque me implique GP (García Castaño), también irán JFD (Fernández Díaz) y probablemente MR (Mariano Rajoy), escribía Francisco Martínez a Eugenio Pino.

Según un informe al que ha tenido acceso Europa Press, la Fiscalía Anticorrupción cuenta con varios SMS y notas sustraídas del teléfono de Francisco Martínez hablando sobre la operación Kitchen, incluyendo un mensaje aportado en una comparecencia en sede judicial por el comisario Enrique García Castaño, en el que señala que este exalto cargo del Ministerio del Interior en la época del PP, sostuvo en un mensaje que su imputación conllevaría «probablemente» la citación en los tribunales del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy.

Además en una nota de su teléfono móvil un apunte sobre la operación Kitchen: «El asunto que investiga la Audiencia Nacional no fue iniciativa mía sino todo lo contrario. Recibí instrucciones muy concretas». «Escuché muchas veces de mi superior que era el asunto más importante que teníamos entre manos…Y todo eso lo puedo demostrar».

También en un escrito del apartado Notas , el exsecretario de Estado de Seguridad se queja que «nadie» del PP se ha puesto en contacto con él aludiendo incluso al actual ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. «Marlaska ha generado un gran daño mediante una desclasificación masiva de documentos para montar un ‘escándalo político», decía la nota.

Martínez señala a Fernández Díaz como origen de todos los líos, quien intentó desvincularse del operativo para la sustracción de los papeles a Bárcenas y de las declaraciones de Enrique García Castaño.

En junio de 2019 Francisco Martínez compareció ante notario para entregar varios SMS en los que Fernández Díaz le reportaba novedades en la etapa de ambos en Interior.

En el primero de los mensajes, fechado el 13 de julio de 2019 se puede leer: «Chófer. B: Sergio Rios Esgueva (ahora hace esa función con su mujer)».

Le siguen otros SMS cuyo remitente es el exministro Fernández Díaz: «Es importante». Y un tercero donde se habla del «contacto Cecilio» del que le hablará el extitular del Interior tras un Consejo de Ministros. «Ok. Espero tu llamada después del Consejo», le responde el número dos del Ministerio del Interior en 2013.

En otro mensaje del 17 de octubre de Fernández Díaz a Martínez le dice que: «La operación se hizo con éxito: Se ha volcado todo (2 iPhone y 1 iPad). Mañana tendremos el informe. Según el informador (veremos si es así), ese material lo había dado B a los abogados para poder obtener a través de ellos los teléfonos y otros datos de su agenda (…) Otra cosa es que nosotros con el volcado efectuado podamos acceder a una gran e interesante información… veremos. Te informo».

Lo que tiene claro Francisco Martínez es que si él se ve perjudicado por Kitchen, Jorge Fernández Díaz e incluso Mariano Rajoy también terminarán salpicados.


Quién es quién en el caso Kitchen

Están imputados el ex número 2 de Interior, la cúpula policial y el chófer de Bárcenas. La Fiscalía pide imputar a Cospedal y Díaz. Rajoy, en el punto de mira.

La llamada Operación Kitchen, la séptima pieza separada del caso Tándem, investiga el operativo dirigido por el ex comisario José Manuel Villarejo y presuntamente sufragado con fondos reservados del Ministerio del Interior entre 2013 y 2015 para recuperar documentos y grabaciones comprometedoras para el PP en manos de Luis Bárcenas, con el fin de ocultársela a la justicia.

Para llevarse todos los documentos y grabaciones, el ex tesorero del partido habría necesitado la colaboración de su mujer, Rosalía Iglesias, y de su chófer.

Los imputados

Sergio Ríos, el chófer de Bárcenas. La operación se llama Kitchen en referencia a él, apodado como “el cocinero”. El juez investiga si recibió 48.000 euros de fondos reservados del Ministerio del Interior para espiar a Bárcenas y conseguir documentación comprometedora para el PP que pasaría después a miembros involucrados de la Policía.

En la cúpula policial de la época, se encuentran imputados: Eugenio Pino (Director Operativo Adjunto (DAO) de la Policía Nacional), José Ángel Fuentes Gago y Bonifacio Díaz Sevillano (inspectores jefe) y Marcelino Martín Blas (jefe de la Unidad de Asuntos Internos).

Eugenio Pino habría encargado a sus subordinados, incluyendo a los comisarios Enrique García Castaño y Manuel Gómez Gordo y a Villarejo obtener información de Sergio Ríos, el chófer de Bárcenas, para sustraer la documentación y pasarla más tarde a la cúpula policial.

El número 2 del Ministerio del Interior bajo el mando de Jorge Fernández Díaz, Francisco Martínez, está siendo investigado sobre su relación en la autorización del pago de los fondos reservados para Kitchen.

La Fiscalía Anticorrupción pide la imputación del ex ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, al considerar que los «indicios» de su participación «son muy numerosos y concluyentes», ya que que ostentaba la cartera durante todo el periodo del operativo financiado con cargo a «fondos reservados de su departamento y bajo la supervisión directa» de su número dos, Francisco Martínez.

En unos mensajes enviados supuestamente por Fernández Díaz a Martínez en 2013 se menciona que el chófer de Bárcenas era “importante”y se hace referencia a la operación de acceso a los móviles de Bárcenas.

Además en una nota encontrada en el móvil de Martínez, el ex secretario de Estado de Seguridad afirma que escuchó muchas veces de Fernández Díaz que era el asunto más importante que tenían entre manos.

La exministra y ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, habría tenido «interés personal» en la operación porque la documentación que se buscaba era supuestamente comprometedora para ella y otros altos cargos del partido. Por ello, Anticorrupción pide también su imputación.

El marido de Cospedal, Ignacio López del Hierro, podría también ser imputado después de que en una grabación hecha por Villarejo al matrimonio en 2009 hubiesen hecho encargos puntuales al excomisario financiados con fondos del Partido Popular y que podrían estar relacionados con los casos de corrupción de miembros del PP, como el caso Gürtel.

Villarejo podría haber actuado también por cuenta directa del partido y en una conversación que aparece en el sumario presume de tener información comprometedora para el PP desde 2012: «Me llamó la Cospe, joder no delates a nadie, que tal… Y yo ¿Cómo que no? Os busco la ruina a todos y al primero, al ‘barbas’ (en alusión a Mariano Rajoy)».

Mariano Rajoy también ha sido salpicado en este tema después de que Francisco Martínez advirtiese de que si él era citado a declarar, lo sería también Jorge Fernández Díaz y probablemente Mariano Rajoy.

En las conversaciones pinchadas a Villarejo también aparece el nombre de Rajoy. Villarejo propone a Enrique García Castaño en una de ellas la utilización de la información Kitchen como chantaje a sus superiores. «Tronco, una operación para quitarle al Bárcenas los papeles que le comprometían al presidente, no me jodas macho, eso que es. Yo que tu de verdad, eh, sacaba los dientes», le dice el ex comisario.

En otra conversación con Adrián de La Joya, éste le dice a Villarejo: «Tenemos todas las grabaciones entre Bárcenas y el puto Rajoy hablando de toda la mierda».

En 2018, el propio Ministerio de Interior informaba del hallazgo de evidencias de la llamada Operación Kitchen como la participación de policías y confidentes, algunos pagados con fondos reservados.

El PP condenado por recortar ilegalmente la indemnización a sus trabajadores
El calificar como eventuales a trabajadores fijos pretendía evitar el pago del 95% de la indemnización.

Tal y como adelanta La Ser, los tribunales consideran despido improcedente que el PP calificara como “eventuales” a trabajadores fijos de su grupo parlamentario con 33 y 34 años de antigüedad, para ahorrarse el pago de sus indemnizaciones.

El Juzgado de lo Social número 4 de Madrid dicta que el calificar como eventuales a trabajadores fijos pretendía evitar el pago del 95% de la indemnización que les correspondía y declara improcedente ese despido tras tener en cuenta el testimonio de algunos ex–altos cargos del PP, entre ellos Francisco Álvarez Cascos, Arturo García Tizón o Iñigo Méndez de Vigo que firmaron por carta reconociendo a esos trabajadores la “reserva de plaza, categoría, nivel, trienios y demás derechos”.

Esta nueva condena obligará ahora al Partido Popular a escoger entre dos opciones: readmitir en sus puestos a los trabajadores o a pagarles la indemnización completa que reclamaban.

El PP dijo en su día que pediría un informe jurídico a los letrados de la Cámara y que actuaría en consecuencia. No hay respuesta.


Información bajo Licencia Creative Commons de

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.