Fiscalía da por bueno el informe de la Junta y archiva la denuncia por irregularidades en los protocolos de vacunación

El fiscal jefe de Huelva no encuentra motivos para investigar la gestión de la vacuna en la provincia.

Alfredo Flores expresa en su escrito su “reconocimiento al trabajo y profesionalidad de todo el personal sanitario y sociosanitario de la provincia”.

El decreto de archivo destaca que en el procedimiento seguido en el Distrito Sanitario Norte, «cuando se contaba con más vacunas disponibles de las suministradas a profesionales de los grupos 1 y 2, para evitar su perdida se ofrecía su suministro a los del grupo 3».

El equipo directivo del Hospital de Riotinto se ‘cuela’ entre el personal prioritario para recibir la vacuna anti Covid-19

Viernes, 26 de enero de 2021. El fiscal jefe de Huelva, Alfredo Flores, no ha encontrado indicios suficientes de irregularidades en la ejecución del Protocolo de vacunación anti covid desarrollado en los distritos sanitarios de Hueva y su provincia, motivo por el que ha desestimado abrir las diligencias de investigación que había solicitado el pasado 29 de enero en un escrito una abogada de la capital. Flores ha basado su decisión en un informe solicitado a la Delegación de Salud y Familias de la Junta de Andalucía en el que “consta la existencia de un completo y detallado protocolo de vacunación y ningún incumplimiento del mismo”.

La letrada onubense había denunciado «una situación general de incumplimiento de los protocolos de vacunación de la Covid-19 por parte de la Delegación Provincial de Salud y Familias de la Junta de Andalucía”, si bien, como destaca el fiscal Flores en su decreto de archivo, no aportaba datos o documentos. ni señalaba a ninguna persona como autora de hechos punibles.

“Se solicitaban del Ministerio Fiscal actuaciones que suponían una investigación general y prospectiva sin unos mínimos indicios claros y relevantes que permitiesen en ese momento una actuación acorde con las exigencias constitucionales”, explica Flores. “Por consiguiente, la cuestión era, dilucidar, en primer término, si los hechos denunciados pueden incardinarse en algún tipo penal, y en segundo lugar si existía algún elemento o principio de prueba en concreto que permitiese iniciar diligencias de investigación”, por lo resuelve el archivo de la denuncia.

«Un único caso publicado de una concejal que por ello había dimitido»

En el escrito, fechado el 25 de febrero, y que se reproduce al pie de esta noticia, el fiscal jefe sostiene que “el único caso publicado en prensa el 22 de enero, había sido el de una concejal en la localidad de Bonares”. Se refiere al caso de la edil de Salud y Bienestar Social del Ayuntamiento de Bonares (Huelva), Rocío Galán (PSOE), quien fue vacunada en el centro médico de su localidad tras ser invitada a ello por el propio personal sanitario, ya que el sobrante de las vacunas administradas ese día perdería su eficacia si no era utilizado, y, por tanto, se habría perdido. Flores zanja puntualizando “que por ello había dimitido”. Efectivamente, la concejala admitió que había infringido el protocolo de vacunación al aceptar la vacuna que inicialmente había rechazado, y asumió la responsabilidad renunciando a sus cargos políticos.

El de Rocío Galán no ha sido, como sostiene el fiscal Flores en su escrito de archivo, “el único caso publicado”.  El pasado 30 de enero, La Mar de Onuba daba a conocer que en el Hospital de Riotinto se habían producido, al menos, cuatro casos de vacunaciones irregulares de personas del centro no consideradas de “primera línea”, por lo que no les correspondía ser inmunizados en el ese momento del calendario de vacunaciones. Entre ellas, el gerente y otros integrantes de su equipo directivo. En el caso del gerente, Rafael Perea, él mismo admitió en su perfil de la red social de Facebook haber recibido la vacuna el 5 de enero, antes de que hubiera comenzado la inmunización de otros personal del centro considerado de «primera línea» por su mayor riesgo de exposición al coronavirus, a los que el protocolo sitúa por delante de trabajadores sanitarios con menor riesgo. Perea escribió que en su hospital se estaba siguiendo el plan de vacunación previsto, pero que «una vez no había nadie disponible por diversos motivos, se procedió a vacunar al grupo siguiente en el que me encontraba y aun así no fui de los primeros y me llamaron al finalizar la jornada del día de Reyes, donde había algunas vacunas que había que utilizar».

Una situación corroborada en el informe remitido por la Delegación de Salud y Familias el pasado 24 de enero, y que el fiscal jefe recoge expresamente en su decreto de archivo: “Es destacable», escribe Flores, «cómo el informe del distrito sanitario norte explica el procedimiento seguido cuando se contaba con más vacunas disponibles de las suministradas a profesionales de los grupos 1 y 2, de tal forma que para evitar su perdida se ofrecía su suministro a los del grupo 3 entre los que se encuentran todos aquellos que trabajan en centros y establecimientos sanitarios según el protocolo de vacunación para Covid-19″. Lo que no se explica en el informe ni en el escrito del fiscal es cómo pueden producirse en un Hospital de las características del de Riotinto, con cientos de trabajadores de primera línea, situaciones en las que resulto oportuno alterar el orden del protocolo porque «no había nadie» de los grupos a los que correspondía vacunar.

La inmunización irregular de Rafael Perea y otro personal directivo del Hospital desvelada por La Mar de Onuba fue recogida por otros medios de Huelva y otras provincias, así como en radio y televisiones de difusión nacional. Al punto que la Delegación Provincial de Salud y Familia se vio obligada a emitir un comunicado en el que se aseguraba, sin ser cierto, que no había habido alteraciones del protocolo y que el 100 % del personal sanitario del Distrito Sanitario Sierra Norte había sido ya inmunizado. El comunicado  destacaba que “en el caso específico del Área Sanitaria Norte de Huelva, al que pertenece el Hospital de Riotinto, se ha llevado a cabo ya la inmunización de toda la plantilla de profesionales”.

Sin embargo fuentes de la plantilla negaron que, en aquel momento, estuviera vacunada toda la plantilla del centro, y sostuvieron sin ambages que la información facilitada por la Delegación de Salud y Familias era falsa. “Incluso a día de hoy», aseguraban el 30 de enero, «hay personal de primera línea en el centro hospitalario que no se ha vacunado, y hay muchos que no han recibido aún la segunda dosis”. Esta revista pudo confirmar este extremo directamente de trabajadores afectados que mantienen contacto directo con los pacientes del hospital. La noticia confirmada de la vacunación irregular del gerente y otros integrantes de su equipo directivo llevó al PSOE de Andalucía a pedir el cese inmediato del gerente del hospital riotinteño, petición que también fue ampliamente reflejada en los principales medios de comunicación.

Ayer, el Fiscal concluyó en su decreto de archivo de la denuncia presentada por una abogada onubense que “de la documentación remitida consta la existencia de un completo y detallado protocolo de vacunación y ningún incumplimiento del mismo”. “Por todo ello«, finaliza el fiscal jefe de Huelva, “dejando expresa constancia del reconocimiento al trabajo y profesionalidad de todo el personal sanitario y sociosanitario de la provincia, resuelvo archivar el presente Expediente Gubernativo”.

Decreto de Archivo

Acerca de La Mar de Onuba 4144 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.