Finlandia: la guerra fría y el coronavirus

Finlandia ha tenido que recurrir a las reservas de emergencia que guardaba bajo llave desde hace más de 80 años. 

La crisis del coronavirus ha dejado en el país nórdico más de 2.000 contagiados y 56 fallecidos, unas cifras «buenas» dentro del impacto que ha causado el patógeno en otros puntos del mundo como Italia, España o Estados Unidos.

Sin embargo, Finlandia ha decidido no allanarle el camino al virus y ha tomado una decisión histórica.

El país ha anunciado que abrirá los almacenes secretos de la Guerra Fría y que hará uso de las reservas de emergencia que guarda desde esta etapa para hacerle frente a crisis como la del coronavirus.

El Centro Nacional de Abastecimiento de Emergencias (NESA) fue creado hace más de 8 décadas con la intención de proteger a los habitantes del país en caso de que volviese a ocurrir un hecho bélico como la Guerra Fría, o cualquier tipo de amenaza mundial que pudiera dejar al país en un estado de vulnerabilidad extrema.

En este lugar se ha ido guardando todo tipo de material médico, energético e incluso alimentario, para que evitar un desabastecimiento en cualquiera de estos ámbitos y, ahora, ha sido el COVID-19 el que ha obligado a Finlandia a abrir este almacén de supervivencia.

SISTEMA ÚNICO EN EUROPA

La importancia de este lugar es tan destacable que, desde el gobierno finlandés, no quieren dar detalles sobre dónde se encuentran estos víveres y elementos de protección al considerarlo información clasificada.

Lo único que han revelado es que este acopio de material se encuentra distribuido en diferentes partes del país, y que hay cantidades suficientes para hacer frente a una pandemia como la del coronavirus.

El director de NESA, Jyrki Hakola, ha hablado en el periódico nacional Helsingin Sanomat sobre el tipo de suministros que guardan estos almacenes. «Mascarillas, respiradores, material quirúrgico, guantes y batas de protección son algunos de los recursos que se pueden encontrar en estos almacenes» y añade que «también contamos con combustibles, cereales, herramientas agrícolas y los recursos básicos para subsistir durante, al menos, medio año«.

El jefe del centro, como recoge el diario El País, ha asegurado  que la regla básica que subyace bajo la apertura de estos almacenes es la de «el almacenamiento como elemento de ayuda frente al factor tiempo», consiguiendo que se administre y mantenga una reserva crítica de existencias.

Esta apertura del histórico espacio tiene dos objetivos. Por un lado, darle tiempo al Gobierno para que plantee y cierre las negociaciones pertinentes relacionadas con la llegada de materiales al país, y por otro lado, hacer uso de estos recursos – sin llegar a agotarlos – para evitar problemas de suministros hasta que se produzca la llegada de los materiales solicitados por el Gobierno.

Esta decisión vuelve a demostrar la potencia de Finlandia como país al establecer un sistema de protección y anticipación que le permite protegerse ante amenazas de cualquier índole.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.